Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2014.

Cumpleaños sin opción

Y cada vez que llega el 3 de Abril, saco mi cumpleaños del  cajón de las cosas que ya no uso, lo envuelvo en papel de diario, le ato una cinta del  color que sea, le hecho una gruesa gota de lacre para que quede bien sellado y no lo abra el panteonero en el cementerio de los desechos, le deseo suerte y le digo que a lo mejor nos vemos dentro de un año, y sin nostalgia ni remordimientos, lo tiro a la basura.

Porque aun no he logrado llegar a la sabia conclusión de si hoy es un año más o un año menos de mi vida, y como la incertidumbre es incompatible con mi  día de nacimiento, prefiero obviar elucubraciones malignas, borrar la imagen de mi espejo, y confiar que los técnicos del medio ambiente harán lo suyo con mi cumpleaños, incinerando mi calendario personal en presencia de testigos vestidos de mendigos, pero sin biblia en sus manos.

Hoy día cumplo 62 años y 40 de ellos, fuera de Chile. Y unos versos de Antonio Machado cantados por ese genial cantante que es Joan Manuel Serrat, se  vienen a mi memoria:

“Caminante, son tus huellas

El camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

Se hace camino al andar.

Al andar se hace camino

Y al volver la vista atrás

Se ve la senda que nunca

Se ha de volver pisar.”

Que tengan un buen día! Que yo me las arreglaré para que estas veinticuatro horas que dura mi cumpleaños, no sean del todo tan malas.

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com

La doctrina del shock

Y mientras dejo que un tibio sol de la primavera escandinava acaricie mi rostro, a través de la ventana de la cocina que temporalmente ocupo, reflexiono sobre el puto mundo en el que me tocó vivir, sin opción de elegir otro. Y concluyo que el principio básico en el cual se basa el sistema capitalista actual es uno solo: “la ganancia”. Sin” ganancia” no hay capitalismo, sin “ganancia” no hay sistema. Y en nombre de un régimen económico que no hemos elegido, sino que se nos ha impuesto como el único legitimo, aceptable y normal, la “ganancia” se vislumbra como la panacea que todo sana, y – lo que es peor – como el mito de que ese seria el único motor que permitiría el desarrollo económico del mundo entero. El otro concepto que va mano a mano con el anterior es la “competencia”. Según ese principio, la “competencia” crearía - gracias a la dialéctica de anteponer un producto o un servicio contra otro - las condiciones necesarias para crear algo nuevo, más rentable, beneficioso y de mejor calidad que produciría las “ganancias” necesarias para crear nuevos puestos de trabajo, productos de mejor calidad, etc, etc. Pero todo esto, no es más que una farsa.

Porque el principio en el cual se basa el sistema financiero capitalista actual es muy primitivo. Comenzó con el intercambio de SERVICIOS: yo talo tu bosque y tú me das a cambio, un par de vacas. Pero todo cambió cuando apareció el DINERO para VALORAR esos servicios. A las vacas se les otorgó un valor, y a la tala de bosques también. Y si no se podía pagar con cosas concretas se creó entonces el “interés”. Es decir, si yo te presto cien unidades en metálico, tú me devuelves ciento cinco. Y de ahí a la creación de las firmas de préstamo, los bancos y las financieras, el paso fue muy corto. Y gracias a una tala de bosques y a un par de vacas, estamos como estamos, con una “crisis” ficticia en España y en Grecia - entre otros países - creada por la troika constituida por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Para no hablar de Latinoamérica, Africa, parte de Asia, y sus crisis económicas permanentes y crónicas.

Que tengan una buena semana! Y les recomiendo que lean el libro de Naomi Klein “La doctrina del shock” y entenderán mejor la aparición del Homosaurio en la historia de Chile, y también que lo que sucedió en ese país a partir de 1973, no fue más que el primer experimento creado por el neoliberalismo de Milton Friedman y sus “chicago boys”, y no una “lucha para liberar a Chile del comunismo internacional” como lo quisieron hacer parecer los gorilas uniformados chilenos.

Guillermo Ortiz-Venegas ®

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com



Gabo y Ucrania: lo bueno y lo malo del mundo actual

20140418194157-gabo.jpg

En la crisis de Ucrania, el tratado militar de la Nato ha comenzado a mover sus piezas como sobre un tablero de ajedrez, y envía parte de sus fuerzas al mar Báltico, mientras los yanquis, autoimpuestos como los amos y señores del mundo, siguen exigiéndole a Putin que no atente contra el “derecho internacional”. Con qué moral exigen estos genocidias, que los rusos no rompan la legalidad internacional, si son ellos los primeros en hacer y deshacer como quieran en la política mundial, me pregunto yo. 

Gabo a muerto físicamente, pero su grandísima obra y el así llamado “realismo mágico” quedará para siempre en el mundo literario. No te despido, Gabo - maestro de la fantasía - pues seguirás existiendo en la inmortalidad de todos tus escritos magníficos.

Qué mejor entonces que citar a García Márquez para recordarles a todos aquellos que intentan resolver impases con la primitiva fuerza de las armas, que sus hechos los aislaran, y se quedaran solos en sus mundos irracionales y que coroneles de toda clase y estirpe se quedaran sin que nadie les escriba. Porque como ya lo he dicho en un par de ocasiones anteriores: destruir es mucho más fácil que construir, y por eso hay más militares que poetas en nuestro torturado mundo.

Guillermo Ortiz-Venegas ®

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com

 

La crisis en Ucrania toma otros carices y se profundiza

20140420185137-ucrania22.jpg

Un grupo ultraderechista y nacionalista ucraniano atacó ayer sábado en la madrugada un puesto de los prorusos en el sudeste de Ucrania , matando a cinco de sus ocupantes. Con esto la tregua que había prometido el ultraderechista gobierno de Ucrania,  - quien dio un Golpe de Estado derrocando al legitimo presidente de ese país hace unas semanas atrás,  - después de las tratativas cuatripartitas en Ginebra entre representantes rusos, ucranianos, de la malparida Unión Europea y los siempre no invitados yanquis, que habían llegado a un acuerdo de paro a la violencia armada a raíz de la Pascua ortodoxa, queda anulada según el sector proruso ucraniano. Según fuentes prorusas, que contraatacaron a los ultraderechistas, se habrían encontrado armas de origen alemán, según la prensa sueca, o estadounidense, según el periódico español El Mundo. Lo cierto es que todo esto no hace más que profundizar una crisis ya casi incontrolable, donde el rol yanqui no hace sino que desestabilizar más aún el frágil balance entre Rusia y occidente, con su política de patrón del mundo. El Pentágono ha ordenado a parte de sus fuerzas militares en Europa, entrar a Polonia para “reforzar” las fronteras de la OTAN con Rusia. No es eso una ocupación militar?

Guillermo Ortiz-Venegas ®

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com

Crisis en Ucrania. Acabar con la violencia

20140426172912-crisis-en-ucrania.jpg

Menos de una semana después de la firma de la Declaración de Ginebra sobre Ucrania, todo el optimismo inicial se ha desvanecido para dar paso a dudas, escepticismo y pesimismo. Cada vez a más políticos y observadores se les hace ahora cuesta arriba creer que pueda mantenerse en absoluto el "espíritu de Ginebra". De hecho, hay quienes incluso afirman que la reunión de Ginebra ha hecho más mal que bien, al suscitar falsas esperanzas de que Rusia y Occidente puedan superar sus diferencias fundamentales sobre Ucrania y al crear la ilusión de que todas las partes puedan llegar a un consenso en torno a una salida de la crisis.

No puedo estar de acuerdo con esa opinión. La reunión del 17 de abril en Ginebra era necesaria, no cabe duda. Como mínimo, los participantes se sentaron juntos a la misma mesa y se miraron a los ojos. No obstante, los escépticos también tienen su punto de razón: la declaración conjunta sobre los resultados de la reunión puso de manifiesto que ninguna de las partes está dispuesta a asumir la plena responsabilidad de resolver los problemas [latentes] en el corazón mismo de la crisis ucraniana. No han sido capaces de demostrar disposición alguna a llevar a cabo acciones conjuntas específicas, en ausencia de las cuales posiblemente no puedan ofrecer una ayuda eficaz a Ucrania.

Rusia ha manifestado públicamente su posición y ahora muestra poco o ningún interés en proporcionar ayuda a gran escala a Ucrania. Eso es comprensible, teniendo en cuenta que no importa lo que Moscú pueda hacer ni lo buenas que sean sus intenciones, ni la histérica campaña mediática desatada en Ucrania, ni que Occidente atribuya todo pecado mortal a Rusia y le eche la culpa de todos los problemas, reales o imaginarios.

Los principales estados europeos han decidido adoptar una postura de esperar y ver, a pesar del hecho de que la crisis de Ucrania es lo que copa allí los titulares de la prensa. Entre ellos hay que incluir Alemania, Francia y Polonia, cuyos ministros de Asuntos Exteriores firmaron el acuerdo de Kiev de 21 de febrero y que, por tanto, tienen una responsabilidad directa a la hora de llevarlo a la práctica. Reino Unido también se ha retirado a estos efectos de cualquier participación real en la solución de la crisis, con su consentimiento de que se enviara a la jefe de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, a la reunión de Ginebra a pesar de que no está autorizada a tomar decisiones por su cuenta. Con ese mismo espíritu, la Unión Europea (UE) indicó al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, que discutiera la cuestión de la deuda del gas entre Ucrania y Rusia, a sabiendas de que siempre ha adoptado una postura de lo más inflexible respecto de la cooperación con Rusia en el ámbito de la energía. La UE no ha hecho más promesas de ayuda económica o financiera, a pesar de que Bruselas es consciente de que Ucrania necesita ayuda inmediata para evitar la quiebra.

Juego geopolítico

Para Washington, Ucrania no es más que un peón de su juego geopolítico más amplio. Estados Unidos no tiene intención de ofrecer en serio ayuda a Ucrania o de asumir el más mínimo coste económico para respaldarla. Washington no para de hablar de los 1.000 millones de dólares [alrededor de 723,45 millones de euros al cambio de hoy], en su mayor parte avales a préstamos a largo plazo, que ha prometido a Kiev, cuando al mismo tiempo es consciente de que va a hacer poco por sacar a Ucrania de la actual crisis económica.

Para Washington, lo importante no es Ucrania sino cómo Estados Unidos puede aprovecharse de esta crisis para defender sus propios intereses. En esta fase, [los norteamericanos] tienen tres objetivos principales. En primer lugar, EEUU quiere parar los pies a Rusia e impedirle que refuerce su posición internacional. En segundo lugar, quieren dar un nuevo aliento a la OTAN en unos momentos en los que la alianza ha dejado de tener una idea clara de su función y, al mismo tiempo, forzar a los europeos a soltar dinero para sus necesidades militares. En tercer lugar, Estados Unidos está tratando de fortalecer su posición en los mercados energéticos mundiales.

Declaración de Ginebra

En semejantes circunstancias, difícilmente debería sorprenderle a nadie que, entre todas esas declaraciones de "solidaridad con el pueblo ucraniano", se haya desvanecido rápidamente el impulso positivo que prendió con la firma de la Declaración de Ginebra. Una vez más, nos hemos quedado enzarzados en un debate infructuoso sobre cómo interpretar frases descontextualizadas de ese tan manoseado documento de una sola página.

Por desgracia, resulta evidente que Ucrania es en estos momentos un polvorín a punto de estallar y que las consecuencias van a ser graves para todos. Constituiría un error fatídico que no se diera continuidad tan pronto como sea posible al trabajo iniciado la semana pasada en Ginebra. A pesar de su brevedad y su ambigüedad, la Declaración de Ginebra sigue siendo la única base sobre la cual desarrollar esfuerzos de cooperación internacional con vistas a la superación de la crisis de Ucrania. En el empeño de dar continuidad a ese trabajo, los participantes deberían tener en cuenta los siguientes factores.

En primer lugar, la tarea más urgente es poner fin a la violencia y aflojar las tensiones. Las fuerzas responsables de Ucrania y todos los actores internacionales que sinceramente quieran contribuir a resolver la crisis deberían centrar sus mayores esfuerzos en la consecución de este objetivo.

Crisis social y económica

En segundo lugar, a pesar de los muchos desacuerdos sobre temas políticos, todas las partes comparten una visión común acerca de la gravedad de la crisis social y económica a la que Ucrania se enfrenta. Todos los expertos, tanto sean del Oeste como del Este, reconocen el riesgo inminente de que Ucrania sufra un gravísimo hundimiento económico y financiero. Ésta es la razón por la que Rusia, la UE y Estados Unidos deberían poner en marcha de inmediato medidas económicas que eviten tamaño desastre. Si no se da ese paso, y con urgencia, cualquier diálogo sobre reformas constitucionales o políticas carece por completo de sentido.

En tercer lugar, los participantes en las conversaciones de Ginebra deben llegar rápidamente a un acuerdo sobre la manera de organizar unas elecciones democráticas, transparentes y justas en Ucrania, tanto presidenciales como parlamentarias. Lo peor que puede ocurrir es que se lleven a cabo esas elecciones y que, sin embargo, una parte importante de la sociedad ucraniana y de sus socios en el mundo no reconozcan su legitimidad. Por supuesto, el momento de las elecciones es importante, pero aún más importante es crear las condiciones necesarias para que se puedan llevar a cabo. Esto incluye la aplicación escrupulosa de los procedimientos pertinentes, la presencia de observadores internacionales y otras medidas de este estilo. Los socios internacionales de Ucrania deben desempeñar un papel activo para garantizar la legitimidad de las futuras elecciones.

Por último, todas las partes interesadas deben centrarse no ya en lograr ventajas tácticas sino en ayudar a Ucrania a librarse de la agitación en la que se ha visto sumida. Cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó públicamente sus dudas de que la Declaración de Ginebra se pusiera en práctica apenas unas horas después de que se firmara, se puso al lado, ya fuera a propósito o involuntariamente, de aquellos que no quieren una solución a la crisis y que están trabajando para que aumenten las tensiones en Ucrania.

La crisis de Ucrania es una prueba de la máxima exigencia para la comunidad internacional pero, como dijo hace unos 50 años el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, "Nuestros problemas están producidos por los hombres; por lo tanto, pueden ser resueltos por los hombres".

Igor Ivanov fue ministro de Asuntos Exteriores de Rusia desde 1998 hasta 2004 y actualmente es presidente del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia.

 

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com


Alemania y Estados Unidos han manipulado la crisis de Ucrania


La crisis que ha estallado en Ucrania tras el golpe de Estado de los neonazis de extrema derecha dirigidos por Estados Unidos y Alemania, y la intervención de Rusia en Crimea ha creado la confrontación internacional más peligrosa desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Todas las fuerzas militares se han puesto en alerta máxima desde una manera que no se ha visto desde los años 30. Las afirmaciones de que la disolución de la URSS marcó el fin de la era de las guerras y de las revoluciones del siglo 20 han volado en pedazos por los acontecimientos de los últimos días. Justo cien años después del estallido de la primera guerra mundial la humanidad se enfrenta a los peligros de la guerra y el fascismo.

La principal responsabilidad en la escalada de la crisis en Ucrania recae en Estados Unidos y Alemania. Ambos países, junto con sus aliados de la Unión Europea, han intervenido sistemáticamente para canalizar el descontento popular con el régimen corrupto del presidente Viktor Yanukovich detrás de las fuerzas nacionalistas y fascistas de extrema derecha. Su objetivo ha sido derrocar al gobierno electo e instalar un régimen alineado con el imperialismo occidental y dispuestos a participar en sus planes para el aislamiento geopolítico de Rusia.

La canciller alemana, Angela Merkel, se reunió con los líderes de la oposición de derecha y su partido, la Unión Demócrata Cristiana, ofreció apoyo financiero a su lider, el ex boxeador Vitali Klitschko. Altos funcionarios de la Unión Europea se reunieron con los líderes fascistas del partido Svoboda y sus bandas armadas en la plaza central de Kiev. Asimismo, la subsecretaria de Estado para Europa y Asia de Estados Unidos, Victoria Nuland, hizo al menos cuatro viajes a Kiev, uniéndose a los "manifestantes" neo-fascistas y sostuvo reuniones con las figuras de la oposición Vitali Klitschko, Arseni Yatsenyuk y el notorio líder Svoboda Oleh Tyahnybok. Nuland reconoció en diciembre que Estados Unidos había cedido 5 mil millones de dólares a Ucrania para acumular fuerzas aliadas a Estados Unidos en el país. La filtrada conversación telefónica de Nuland con el Embajador de Ucrania Geoffrey Pyatt, en la que discutieron la instalación de Yatsenyuk después de derrocar a Yanukovich, expone el grado en que Washington manipuló los acontecimientos en ese país.

No hay duda de que Rusia se enfrenta a una amenaza existencial. La integración de Ucrania en la expansiva alianza anti-Moscú puede hacer a Rusia más vulnerable a los ataques imperialistas. Las declaraciones del secretario de Estado de EEUU John Kerry condenando la "violación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania" son de una hipocresía monumental. Kerry, que votó en 2002 para autorizar al presidente George W. Bush de invadir Irak en base a mentiras sobre las armas de destrucción masiva iraquíes, es un hecho que habla por si mismo. Sólo en los últimos 25 años, Estados Unidos ha invadido, bombardeado o derrocado gobiernos en Panamá, Granada, Somalia, Haití, Sudán, Serbia, Afganistán, Pakistán, Irak, Yemen y Libia. Ha llevado a cabo asesinatos y ataques cibernéticos contra Irán y está interviniendo masivamente para derrocar al gobierno de Siria.

Washington y Berlín, en la utilización de estas fuerzas para instalar un régimen títere y hacerse con el control efectivo sobre Ucrania, están avivando una explosión de las tensiones entre los diferentes grupos étnicos y religiosos que amenaza con eclipsar el baño de sangre que acompañó la desintegración de Yugoslavia en la década de 1990. Ese hecho también fue instigado con el apoyo de Estados Unidos y Alemania.
______
Ver más información en www.eldiario.es

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com

Ucrania; la desestabilización continúa

Noticias desde el este de Ucrania, en donde las contradicciones entre los separatistas prorusos, y el autoproclamado gobierno ucraniano de ultraderecha, que tomó el poder hace unas semánas atrás gracias a un Golpe de Estado, se siguen agudizando. Les ofrezco algunas noticias frescas en vivo, de la situación en esa región.

Guillermo Ortiz-Venegas ®

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris