Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2012.

Políticas capitalistas llevan a Italia a batir récord histórico de desempleo

20120802233130-politicascapitalistasitalianas.jpg

La tasa de desempleo en Italia ha alcanzado en junio el 10,8 por ciento, un récord histórico en los últimos 13 años, según ha informado este martes el Instituto Nacional de Estadística (Istat).

 

La cifra declarada ha marcado un récord al superar los registros trimestrales de 1999. El número de desempleados ha superado en el sexto mes del año alcanzando los 2,79 millones de personas, un aumento del 2,7 por ciento respecto a mayo y del 37,5 por ciento, en términos interanuales.

Istat ha añadido en su informe que los jóvenes en el país europeo han sido los más perjudicados, ya que estas cifras son aún mayores entre las edades que van de los 15 a 24, situándose en 34,3 por ciento en junio.

Los duros recortes sociales y reformas en las pensiones introducidas por el Gobierno del primer ministro italiano, Mario Monti, han despertado serias preocupaciones en la sociedad, la cual se ve afectada desde el año pasado por una crisis capitalista sin precedentes de alcance europeo.

Los italianos siguen organizando manifestaciones con el objetivo de protestar en contra de las altas cifras de desempleo, la adversidad económica y las dificultades causadas por las políticas neoliberales de los sucesivos gobiernos.

LibreRed

 

Comentarios a:

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

 

España: Aumenta número de personas que acude a por comida al cierre de supermercados

20120820191020-espa-aumentanumerodepersonas.jpg

No queda mucho para la medianoche cuando Pedro, un jubilado de 70 años, se acerca a un Carrefour Market en el centro de Madrid y deja discretamente su carro de dos ruedas frente a la puerta. El establecimiento lleva un rato cerrado y sólo queda un par de empleados dentro. Pedro se aleja del carro, mira a la puerta, se distancia un poco más y permanece a la espera.

Unas semanas antes, el gerente dio la orden a los trabajadores de sacar la basura justo cuando pase el camión de recogida, de modo que nadie pueda llevarse nada de los contenedores. “La cantidad de personas que se acercaba a por comida era ya demasiado grande”, asegura el jefe del establecimiento. Por eso, Pedro no quiere llamar la atención y espera que, como cada semana, los empleados hagan la vista gorda y le permitan coger algo de la comida “que hay por arriba, sin rebuscar demasiado”.

“Vengo una vez por semana, y cojo sobre todo fruta y verduras”, explica con media sonrisa este mecánico retirado que no llega a fin de mes con sus 400 euros de pensión. “Tengo cuidado de que estén empaquetadas, poco dañadas, y que luego se puedan pelar”, añade, y asegura que con la cantidad que recoge semanalmente consigue sobrellevar su situación económica.

Poco después de la llegada de Pedro, se acerca una mujer de piel oscura con dos bolsas de plástico y ambos entablan una conversación distendida. En las noches más tranquilas, el goteo de personas que se acercan a buscar lo que el supermercado desecha es incesante y Maira, dominicana de 34 años y madre de un hijo, es otra de ellas. “Vengo a coger fruta, leche y otros alimentos que no estén muy dañados y se encuentren dentro de fecha”, cuenta.

La joven, que ha trabajado durante años como cuidadora de niños y que ahora está en paro, asegura que ha acudido en varias ocasiones a comedores sociales y a iglesias para pedir ayuda, pero la comida que le suministran no es suficiente. “Tengo que sacar adelante a mi hijo y, aunque tengo el apoyo de mis hermanos, la cosa está demasiado mal, necesito hacer esto”, afirma. Maira es aún una novata. “Es la primera vez que vengo sola, pero ya vine la semana pasada con una amiga ecuatoriana que también recoge comida. Ella fue la que me animó”, comenta.

Mientras, a pocas calles de distancia Antonio, el gerente de un AhorraMás, entrega una bolsa con alimentos básicos a un hombre que lleva todo el día pidiendo una ayuda económica a los clientes al pasar por la puerta. “Normalmente, si se cae algún producto o se daña un poco el envase hay que tirarlo, así que de vez en cuando le doy algunos”, explica, aunque reconoce que la mayor parte de la basura la tiran, después de triturarla para que nadie la recoja. “Me da mucha pena tirar tanta comida, pero es la política de la empresa”, se justifica.

Escenas como éstas se repiten en la mayoría de las calles de Madrid, una ciudad que cuenta, según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, con 1’4 millones de personas en riesgo de exclusión y casi un millón por debajo del umbral de pobreza, mientras que buscar en la basura puede acarrear una multa de 750 euros. Sin embargo, la decisión del alcalde de Girona de sellar los contenedores para evitar estas escenas evidencia que el fenómeno es común en otros lugares del país.

El despilfarro de comida, en el debate público

El Sindicato Andaluz de Trabajadores, que la semana pasada realizó una acción de “expropiación” de alimentos básicos en un Mercadona sevillano, ha colocado en el debate público las dificultades que atraviesan decenas de miles de familias tras las últimas oleadas de recortes. El alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, aprovechó la cobertura mediática para proponer que los productos de consumo de las grandes superficies fueran donados cinco días antes de su fecha de caducidad. “Hay 1.700.000 familias con todos sus miembros en paro y se les está acabando el subsidio por desempleo. ¿De qué van a comer ellos?”, espetó.

Lo cierto es que buena parte de los alimentos que diariamente se tiran en los supermercados se encuentran en condiciones aptas para el consumo. Así lo reconoce un gran número de gerentes de establecimientos consultados por Público, quienes indican que días antes de su fecha de caducidad —varía según la cadena de supermercados— los alimentos son arrojados al contenedor aunque estén en condiciones óptimas. En algunos de ellos, debido a “políticas de empresa”, trituran la comida o abren las cajas de leche y zumos cuyos envases se hayan dañado, aunque no se haya visto perjudicada la calidad del producto, y, sobre todo, tratan de esperar a que pase el camión de la basura para sacar los contenedores del establecimiento.

La entidades benéficas, colapsadas

Según un estudio elaborado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, los supermercados no suelen donar a ONGs o bancos de alimentos, y sólo un 20% asegura realizar esta práctica. Sin embargo, ellos no son los únicos que tiran comida diariamente, sino también los restaurantes, que, según otro informe, elaborado esta vez por la Federación Española de Hostelería y Restauración, arrojan al año cerca de 63.000 toneladas a la basura.

Mientras tanto, los bancos de alimentos, que han visto cómo la demanda de comida ha crecido un 45% en el último año, no dan abasto en medio de una dura crisis que golpea a multitud de hogares españoles y ha obligado a muchos a recurrir a entidades sociales para obtener productos de primera necesidad. El Banco de Alimentos de Madrid, por ejemplo, tiene una lista de espera de unas 15 organizaciones. “Nos vemos obligados a rechazar muchas solicitudes porque no hay alimentos para todos”, lamentaba Agustín Alberti, portavoz de la organización, hace un par de meses.

Eduardo Muriel / Público

 

Comentarios a:

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com



Multan a una mujer por alimentar a niños pobres en EEUU

20120820191622-multanaunamujer.jpg

Angela Prattis, de la ciudad Chester Township, donde el ingreso anual per cápita oscila en torno a los 19.000 dólares, decidió repartir comida gratis a los niños de la localidad durante varios meses. Prattis distribuía la comida en su garaje, a donde acudían unos 60 niños cinco días en la semana.

La Archidiócesis de Filadelfia suministraba la comida y controlaba el programa, ya que Prattis le presentaba informes semanales. Sin embargo, cuando la alcaldía de la localidad se enteró de su labor, decretó que para ello Prattis debía de obtener un permiso para repartir comida o bien pagar una multa de 600 dólares por cada día de caridad.

Dado que su labor de beneficencia duró tres meses, dicha multa ascendería a más de 50 mil dólares. En cualquier caso, la obtención del permiso es también bastante costosa y asciende a 1.000 dólares. Las autoridades insisten en que la mujer violaba las leyes de la localidad, ya que vive en una zona residencial donde el reparto de la comida gratis está prohibido.

En un primer momento la administración tenía la intención de cobrar la multa por este verano, pero después de que medios locales se hicieron eco del asunto, decidieron no hacerlo. La alcaldía permitió a Prattis a repartir gratuitamente la comida hasta el 24 de agosto, pero el próximo verano la mujer tendrá que pagar por sus labores de caridad.

Prattis, que tiene tres hijos propios y uno acogido, declaró a los medios locales que nunca dejará a ayudar a los niños pobres.

RT

 

Comentarios a:

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris