Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2011.

Amnistía Internacional condena la violencia ejercida por la policía griega contra los manifestantes

Viernes, julio 1, 2011, 0:29

 

Amnistía Internacional criticó este jueves el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía de la República Helénica en las manifestaciones de este martes y miércoles que reunieron a centenares de griegos en el centro de Atenas para protestar contra las medidas económicas del gobierno, según un comunicado de la organización.

“La policía en forma desproporcionada e indiscriminada roció de gas lacrimógeno y otros agentes químicos contra los manifestantes, cuya mayoría se comportó de forma pacífica. Representantes de Amnistía Internacional, presentes en la plaza Sintagma, fueron testigos de casos de agresión contra los manifestantes pacíficos por parte de la policía”, señala el documento.

Al indicar que el deber de la policía es contener los disturbios y arrestar a los culpables, el organismo internacional precisó que la fuerza debe ser aplicada por policía únicamente y en forma proporcional contra los manifestantes que violen el orden

Amnistía Internacional exigió a la policía griega que no exceda los límites permisibles de la fuerza y recordó que no se puede restringir el derecho legítimo de la gran mayoría de los manifestantes pacíficos de reunirse y de protestar en la plaza Sintagma.

El martes y el miércoles de esta semana, en el corazón de la capital griega, en la plaza Sintagma, se registraron fuertes disturbios tras una multitudinaria manifestación de la población contra las nuevas medidas de austeridad que exigen a Grecia la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de su ayuda financiera.

Decenas de personas fueron hospitalizadas o detenidas tras los disturbios en los que la policía utilizó masivamente gas lacrimógeno que corroe la mucosa de los ojos y dificulta la respiración.

El Parlamento de Grecia aprobó la víspera un plan de recortes por valor de 28.000 millones de euros hasta el año 2015 que, además de reducir sueldos, pensiones, subsidios y otros gastos sociales, prevé una subida de impuestos. Paralelamente fue anunciado un programa de privatizaciones por importe de 50.000 millones de euros hasta 2015.

Correo del Orinoco


 

Comentarios a guillermo_suecia@hotmail.com

Sábado, 02 de Julio de 2011 12:12. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. sin tema

A casi ya cuarenta años del Golpe Militar en Chile

... siguen apareciendo documentos que muestran claramente el papel que tuvo la derecha, financiada por Washington y la CIA, en la masacre más grande de la historia de Chile. Datos que una parte de la izquierda de esos años  ya venia denunciando, pero que nadie creía, y que ahora son legitimados por el propio autor de los hechos; el imperialismo yanqui.

El video que ahora presento es muy interesante y recomiendo que lo vean, sobretodo las generaciones nuevas, que nacieron y vivieron bajo la dictadura del Homosaurio, pero que poco o nada saben de cómo y porqué se gestó el Golpe de Estado, el 11 de septiembre de 1973.

Este video muestra una explicación de Diego Marin Verdugo, el director del documental “EEUU vs Allende”, de porqué lo realizó. Ese documental está en su versión completa en Youtube.

Desde mi punto de vista, lo más impactante de ese video son los comentarios de  personajes de la derecha chilena que promovieron activamente el Golpe militar, y que siguen viviendo en la más completa impunidad.

Me estoy refiriendo a Agustín Edwards, dueño de la cadena de diarios de la empresa El Mercurio, heredero de uno de los grupos económicos más antiguos de Chile. Este sujeto, recibió millonaria ayuda de la CIA (por lo menos un millón seiscientos mil dólares) para trabajar por el derrocamiento del gobierno de Salvador Allende. Fue uno de los apologistas y colaboradores de la dictadura militar. En la actualidad, vive protegido por sus millones.

A Orlando Sáenz, a la sazón presidente de la organización patronal SOFOFA y que declara en el documental de Diego Marin Verdugo, sin que se le mueva un músculo facial, la poderosa ayuda económica del gobierno de Richard Nixon que recibieron para desestabilizar al gobierno de Allende. Jamás ha sido condenado.

A Roberto Thieme, oscuro personaje de la ultraderecha chilena que estuvo involucrado en una serie de asesinatos y atentados terroristas, durante el gobierno de Allende, cuando era uno de los jefes del movimiento neofascistoide Patria y Libertad, creado y financiado por la CIA. Thieme reconoce sin tapujos su activa participación en la desestabilización del gobierno de Allende, los objetivos que debían cumplir ordenados por la CIA, y el rol “político” que su movimiento tuvo en esos años. Siempre acusado, pero jamás condenado, podría resumirse en una frase la vida de este personaje funesto.

Les deseo una buena lectura. Y no olviden nunca que El Mercurio siempre miente, y que EEUU es el enemigo principal de todos los pueblos del mundo. Incluyendo el suyo propio, como lo están demostrando las investigaciones recientes de como fueron derribadas realmente, las Torres Gemelas en Nueva York.

 

Guillermo Ortiz-Venegas ® 



Madrid gastará 55 millones de euros de dinero público en la visita del Papa

20110706235440-papa-benedicto-xvi.jpg

Benedicto XVI. Estupidus, nazistus, satanicus et pedofilus

Optime olere occisum hostem – Un enemigo muerto huele siempre bien.

 

Mientras los indignados de España luchan contra la irracionalidad del sistema capitalista, apaleos aparte, viene aquí la respuesta del estado español.

Al termino de este artículo, agrego un par de comentarios que representan el estado de animo del pueblo hispano en este preciso instante.

 


 

57 entidades y organizaciones de laicos, librepensadores y católicos se oponen a que sean destinados recursos públicos a la visita de Benedicto XVI y la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en España el mes de agosto.

Por ello, están promoviendo una campaña llamada “De mis impuestos, al Papa cero” en Facebook y con la divulgación de un cartel en el que muestran su rechazo.

Los organizadores, que han anunciado actividades “intelectuales, lúdicas y de reivindicación” como conciertos y debates, han convocado una manifestación en las calles de la capital el 17 de agosto, un día antes de la llegada de Benedicto XVI.

Los convocantes protestan por la “desviación de recursos públicos para fines privados” que supondrá garantizar la seguridad, sanidad y limpieza de la ciudad en los cuatro días de agosto en los que se celebrará la Jornada Mundial de la Juventud.

A esta iniciativa también se han unido grupos católicos como Cristianos por el Socialismo y Redes Cristianas que critican el gran desembolso que se destinará al evento, en tiempos de crisis.

120 sacerdotes agrupados en el Foro de Curas de Madrid han manifestado también su rechazo a lo que han considerado “un escándalo social”.

Según el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, para la visita de Bendicto XVI y la Jornada Mundial de la Juventud el Gobierno ha destinado 25 millones de euros; el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma de Madrid han dedicado otros 30 millones; y 25 millones más serán aportados por las grandes empresas españolas.

El Plural

 

Comentarios:

 

Alejandra:

Ya no es necesario drogarse para alucinar.!!! Basta con ver lo que se maneja en los poderes. 55 millones de euros para traer a una persona que no se que hace por el hambre, las guerras y el medio ambiente, mientras se recorta y suspenden plantillas medicas en Barcelona,se bajan sueldos y se aumenta todo dios!!! Es totalmente ridículo !!!!

 

 

Sergio:

Que vergüenza!! Vaya mierda de país! Si es que vamos de mal a peor! En lugar de gastárselo en edificios para que la gente joven pueda estudiar, se lo gastan en esta puta mierda. Yo me he quedado en la puta calle después de estudiar y trabajar como un cabrón y ahora me tendré que joder. Y encima me entero de esta puta mierda!! Si es que los metía a todos juntos y les prendía fuego.

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

 

 

Miércoles, 06 de Julio de 2011 23:54. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. sin tema

Sobre malvados e inocentes

20110718094649-manos7sq.jpg

(Amor animi arbitrio sumitur, non ponitur - Preferimos amar, que dejar de amar)

 

 

Algunas cifras que desnudan la situación del “milagro económico chileno”. Las diez familias más ricas de Chile, entre ellas las del presidente Piñera, acumulan un patrimonio de 75.000 millones de dólares, tres veces el PIB de Bolivia o el doble de Uruguay.

Por contraste, la mitad de los hogares chilenos sobrevive con 900 dólares mensuales y los más pobres con menos de 150 dólares mensuales.

No obstante, un estudiante de clase media que curse medicina en una universidad pública, donde la educación es pagada, egresará con una deuda bancaria de 50.000 dólares a pagar en varios decenios. O de por vida.

Radio del Sur

 


¿Me puede llevar por  cincuenta pesos? preguntó la doncella humilde y  desamparada, en la jungla de asfalto que encarcelaba su vida y pensó que según la ley de las probabilidades, tenia cierta chance de desatar ese pequeño nudo que ataba su presente a la metrópolis voraz en que habitaba.

¡No! respondió el feroz cochero  y echó a rodar su carruaje obligatorio de horarios inciertos lleno de transeúntes fugaces, cada uno sumido en el silencio de una fría mañana, rumbo a sus pobres obligaciones cotidianas y sin mucho sentido.

¡Pare, pare! gritó entonces el mecenas entumecido por la humedad del rocío en su barba, obligando al feroz cochero a hundir hasta lo más profundo de las entrañas de su monstruo metálico, su pie con calcetas de punto cocidas por su amante sin nombre ni rostro, hasta hacerlo frenar .

¿Dónde estás? pregunto el mecenas con pánico en su voz. Mas la doncella ya no era parte de esta narración sino de aquella en donde el viento la sopló, levantándole las polleras y también el resto de su aparición en este cuento. Se bajó del monstruo metálico y la buscó y la buscó (¿Dónde estás? ¿Dónde estás?) hasta que ya extenuado se dejo caer en la tibia tierra de un atardecer andino.

Gracias por querer ayudarme, le dijo la doncella cuando despertó. Porque en el mundo en que vivimos el riesgo que alguien te diga Hey! ¿Do you need some help? es tan quimérico como el plañido de una guitarra al calor de una fogata al amanecer, en el centro de la urbe deshumanizada. Y en ese instante preciso, se acordó de su infancia. Aunque a lo mejor fue su adolescencia la que fluyó en algún rincón de sus remembranzas. Difícil saberlo en tiempos en que la información es regida por el principio de la ganancia del neoliberalismo asesino, me dijo Pelle y asentí sin decir nada.

Correr por las calles que pasaban por afuera de la casa en que vivíamos no era peligroso, pero no era aconsejable, dijo Dirce de improviso sin levantar la vista del libro que leía. Y la figura de su estampa – indiferente y vestida de negro -  apareció ante mis ojos, con la misma autoridad de una sacerdotisa pagana cuando en exorcismo sin demonio ni dios, prepara el rito de la salvación de un alma deteriorada, anclada por cadenas de prejuicios en el limbo de los creyentes. Los gitanos se las pueden llevar, decían los más viejos. Los soldados las pueden violar, decían los más jóvenes. Y los policías las pueden apalear, agregaban los coetáneos. O los cocheros feroces les pueden negar viajar en sus carrozas, decían las madres inquietas por la suerte de sus crías.  

Y cuando la fueron a enterrar dijo a sus deudos que fue exactamente en ese segundo certero cuando  perdió su fe en la religión. Cualquiera que aquella hubiese sido.

Mi padre nació en 1925. Un año extraño de entre dos guerras mundiales que los europeos se empecinaron en crear, dijo Pelle.  Y mira los cojones que tiene el viejo aquél, le respondió Circe cuando sentada en un sauna, saboreaba el olor publico de cuerpos desnudos ya desgastados por el tiempo vengativo.

Y las rondas de mi infancia dieron vuelta en mi memoria de elefante semidormido, cuando el llamado de tu teléfono nunca sonó. ¿Y porqué tienes que seguir esperando? dijiste cuando yo, como telefonista de terreno en batalla obligada, cargaba penas y aparatos en mi espalda y daba vueltas desesperadas a la manivela de tal invento fantástico para poder escuchar tu voz, entre cañonazos, granadas, gemidos y risotadas. Pero solo el tit, tit, tit de su silencio ocupado me respondía mientras mirando fotos de mi memoria, trataba de entender que había pasado en mi vida. Que estaba tan lejano de todos ustedes. De las ciudades mal vestidas, de mi continente atormentado por la gula del imperio del norte. De terruños calurosos sin aire acondicionado ni cemento en sus calles. Y tan lejano tambien de las aguas de pozos sucios con culebras en su interior, que adornaron los baños de mi infancia algo triste.

Ven! le dijo el mecenas y tendiéndole la mano la ayudó a subir al carruaje obligatorio del feroz cochero. Y pagó lo que faltaba. Y sentados el uno al lado del otro, y sin siquiera conocerse ni decir palabra alguna, llegaron a la conclusión que sus vidas estaban siguiendo el mismo curso que siguió el ser humano, cuando dejó su cascara de erectus y comenzó a decaer.

Un dedo de ella rozo un dedo de él y diciéndole “Gracias” se tiro a dormir sobre su hombro (¿de quién?) y no despertó sino hasta cuando el cobrador les dijo "Y ustedes a donde viajan?" sin que pudieran responder a tan simple interrogación. Porque ambos pertenecían, a la gran mayoría de aquellos que sobreviven con menos de 150 dólares mensuales en el Chile de hoy.

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

 

 

TRÍPOLI. La operación humanitaria

20110720103743-tripoli.gif

Isabel Pisano  -  Escritora.

 

Desde el ventanal del Hotel Radisson, en Trípoli, el Mediterráneo parece una balsa de aceite de color rojo vivo, las primeras luces del alba reflejan por un breve instante el color del sol que anuncia una nueva jornada. Esta serenidad contrasta con lo vivido hasta ahora en este paraíso terrenal africano que empieza a ser devastado por la OTAN, con ataques indiscriminados sobre la población civil que presuntamente vinieron a defender.

Los faroles de la rambla aún no se han apagado, ni una brisa serena encrespa la inmovilidad de ese mar casi petrificado de asombro. Solo hay un barco en la bahía, es el de la Cruz Roja que trajo ayer a las familias que huían de Misrata contando viejas- nuevas historias de terror y de muerte.

Ignoran tal vez, o tal vez no, que tampoco en Trípoli estarán seguros. Esta minuciosa operación para dividir Libia en tres partes no es nueva. Ya se ha hecho con Palestina, con el imperio otomano y en Irak, aunque no termina de cuajar. Para alcanzar los objetivos no hay límites ni leyes que valgan. Y en este caso el intento de asesinato del coronel Kadafi no vale solo para él sino también para el padre de la revolución libia Al Kweldy Al Jamedi. Pero ninguna de las dos tentativas fue coronada con el éxito: el primero mató a Saif al Arab, uno de los hijos del presidente libio y a sus tres pequeños nietos. Esta vez fue Obama quien dio el vía libre para el asesinato de Estado; años atrás fue Reagan y el resultado fue la muerte de la pequeña hija de Kadafi. "Daños colaterales" les llaman, pero para la esposa del líder y para el mismo Kadafi esas dos palabras significaban solo que su adorada pequeña había muerto en un bombardeo salvaje. Cuando alguien busca a una persona para asesinarla sin juicio previo se le considera un mafioso o un terrorista, por lo tanto quien viola las leyes del propio país que representa, quien asesina en la impunidad, quien no da al acusado oportunidad de defenderse en un proceso, algo que hacen la OTAN, Francia y los EEUU a menudo, puede decirse con claridad y sin temor a equivocarse, que en los dos atentados terroristas que nos ocupan la OTAN alcanzó a catorce personas, libres de toda culpa.

Sucedió la noche del 19 al 20 de junio de 2011, cuando la Alianza Atlántica disparó ocho misiles de 900 kilos cada uno sobre la casa del ingeniero Kalid Al Coelli Al Jamedi, hijo del ideólogo de la revolución libia. La morada se encontraba a hora y media de viaje de Trípoli, en medio de un bosque poblado de animales que eran la pasión de sus pequeños. Un gigantesco hámster nos mira aterrado y escapa a toda velocidad. En una jaula de grandes dimensiones una cierva embarazada, de mirada triste, agoniza: la explosión le arrancó los cuernos de cuajo, los libios se los cosieron con un hilo de color negro, menos negro que la conciencia de Occidente. Sus compañeras, quemadas, ya están bajo tierra. Los avestruces que han sobrevivido pasean en ese edén de florecidos jacarandáes de un naranja intenso y azaleas de distintos colores, con un blanco que se impone a los demás; parecería que la naturaleza subrayase la diferencia entre el paraíso que ella encarna y la repugnante misión que la OTAN acaba de efectuar. La campaña bélica ha sido impulsada por un pequeño hombre, presidente de un gran país. Él quisiera ser grande de algún modo pero con cada acto que realiza se va convirtiendo en un insecto: el escorpión. Alimaña insignificante sí, pero asesina.

No queda nada en pie, los espaguetis marca Capa, los jabones Tide, las botellas de agua mineral River, de medio litro, dan fe que la despensa de la casa Al Kweldy reventó con el impacto de los misiles.

Pájaros calcinados a centenares y también conejos, un hombre muy joven vestido de luto con la expresión de quien no sabe lo que está pasando, camina entre las tumbas recién hechas, como un sonámbulo, en lo que fue el jardín de los juegos y travesuras de sus pequeños. Los nombres están escritos en árabe. Mirna, la adorada de su padre, Salam Mohammed Nouri, de cuatro años, Kalid el Khweldy que había festejado el día del bombardeo su onomástico.

-"Mirna era mis ojos, el 28 habría sido la fiesta por su cumpleaños, y como ese día estábamos festejando el de su hermano ella estaba muy contenta y ansiaba que llegase el suyo. Era mis ojos, mi angelito, siempre sonriente. Me decía cuando la cogía en brazos, -Papá, dame los árboles. Aún no había comprendido que nosotros íbamos hacia su copa y que yo no hacía otra cosa que alzarla hasta ella.

No sé adónde ha ido toda mi familia... Desaparecieron y basta... Falleció la tía Najiya, la hermana de mi esposa, y ella también me dejó. Esperábamos un nuevo hijo, tanto Safa como yo estábamos muy contentos con la llegada del bebé, pero no pudieron escapar a la trampa del destino, ella tenía 19 años.

Las explosiones también se llevaron por delante la vida del cocinero y su esposa que habían venido del Sudán buscando una vida mejor.

Los cuerpos de mis hijos, de mi adorada Safa, de mi cuñada, estaban deshechos, y yo me alegré, porque si no hubiese sido así no habría podido enterrarlos. Eran tan hermosos mis niños y mi esposa, que me hubiese sido imposible hacerlo."

El padre de Kalid, el mariscal Al Hamed Al Khweldy criaba pájaros, Kalid es el presidente del Iopcr de una de las más grandes organizaciones humanitarias árabes.

Pero ese día infausto no solo se estaba preparando el cumpleaños de Mirna sino la boda de su hermano Mohamed, que partió al frente para combatir a los mercenarios extranjeros controlados por la OTAN. En el enorme cráter dejado por los misiles aún quedan colgajos de muselina blanca atrapados en el techo, solo los agita el viento, enormes pañuelos solidarios dispuestos a enjugar un océano de lágrimas, a limpiar heridas que no se marginarán nunca más.

Fue un espía infiltrado en una fiesta familiar quien a través de Twitter envió a sus cómplices las coordenadas del domicilio de Kalid al cuartel general de la OTAN, y colocó los marcadores en la habitación de los niños. La estrategia es destruir las familias de los líderes libios para desmoronar su resistencia. "Me encontraba en el hospital recibiendo a los heridos del frente y a los que escaparon de Misrata cuando escuché los aviones y luego el boato de las explosiones; sentí mi corazón saltar en pedazos; supe en ese momento que toda mi familia había perecido. Nadie tuvo la posibilidad de escapar, excepto mi padre y mi madre que al primer impacto fueron arrojados quince metros fuera de la puerta. La casa estaba en silencio y los restos de catorce personas yacían por doquier. Los vecinos habían acudido pero no podían hacer nada. "

En medio del silencio sepulcral que envuelve el lugar se escucha una voz, es la de del director de la Fundación Sabra y Chatila, el americano Franklin P. Lamb, un hombre altísimo, de 62 años, un luchador por los derechos palestinos que dice, con voz entrecortada por la emoción:

-Perdone señor, pero le doy mi palabra que nuestro pueblo no aprueba los crímenes de nuestro gobierno, no, nuestro país no está de acuerdo en absoluto.

Ver a ese hombretón llorando estremecido por los sollozos y que lucha contra una histórica injusticia abre el dique que contenían mis lágrimas. Mientras en Bruselas, la OTAN declaraba que bombardeó el cuartel general de un ejército de Kadafi para proteger a la población civil, en peligro por el tirano. Mentía sin pudor.

Desde la época del bajo medioevo los teólogos y juristas prohibieron el asesinato de civiles inocentes, familiares de los jefes. "La operación humanitaria" de la OTAN ha alcanzado el cenit.

 

www.larepublica.com.uy

 

Comentarios a

www.guillermo_suecia@hotmail.com

  

 

Carta para destinatarios universales

20110728234317-queridomiguel.jpg

(Querido Miguel…)

Todo es más de lo que uno puede,

y puede uno lo que la memoria exige,

y exige el tambor, MIENTRAS SUENAN LOS TIMBALES,

Y EN LA NOCHES SOLAS, de los solos del mundo

rompemos el rompecabezas y lo recomponemos muchas veces,

se nos gastan las hojas, las letras de molde y el tiempo perdido

y la nieve, nos trabaja la nostalgia

y recordamos nuestros miedos iniciales,

los primeros ingobernables pasos,

de aquellas baldosas flojas,

que nos salpicaban, con el brillo de un mundo mejor,

de vivir de otra manera,

de relacionar el sexo y la LIBERTAD,

de matar el MESIAS,

porque el abstracto sustantivo PUEBLO

vive con el viento, viene desde el tiempo,

va más allá de los líderes temporales,

y decidimos ser herejes,

romper la ortodoxia de los libros "sagrados",

y con la timidez, de los que van a ser "desaprobados"

escribiremos en los muros de nuestro anonimato,

el viejo confesionario de los "locos",

la vida está hecha de entregas, 

sacrificios anónimos, abnegados,

gota a gota, de sonrisas perdidas

gota a gota, de noches compartidas

esperando que ellos vinieran a buscarnos,

con su inquisición,

su medioevo guerrero,

sus botas bañadas en sangre,

donde se escondía y se esconde

"la patria, la propiedad y la familia",

la prepotencia de los ricos,

con sus metamorfosis y sus cambios,

con su prensa conservadora, vende patria,

sus asociaciones de comerciantes y banqueros,

sus PG2 y sus masones, su capital hebreo-americano,

sus Opus Dei, sus triples alianzas,

sus invasiones militares,

sus bolsas recalentadas, por los robos,

de expropiar sus propios bancos,

haciéndose pagar por los de abajo.

Vamos a homologar a los aedos,

esos eternos caminantes,

con sus manos llenas de caricias

y sus miradas hacia las cumbres altas,

"nosotros que ya nos sabemos todos los cuentos"

romperemos el confesionario,

- hay que matar al rico, al presidente, al sub-presidente,

al banquero, al bancario, al cómplice

al comerciante dueño del supermercado,

que abrió puertas, "con los haberes de la solidaridad"

al que instala su prepotencia con evasión de fondos,

de bancos con "economía recalentada",

todo lo que ya sabemos,

químicamente "puro" no hay nada,

los milicos, son los mismos de siempre,

y cuando los políticos los precisen,

los llamarán de nuevo.

Y las voces de la sangre del verso bíblico,

el abnegado "sacrificio" "del cordero",

es la línea constante y fraticida,

que acompaña a los hombres, desde el origen de los tiempos.

 

La única flor que se alimenta de sangre, es la flor de la revolución,

desde ahí se levantan, los asesinados, los torturados, los muertos,

los sin nombres, los eternos olvidados del esfuerzo,

Pedro Rojas y la cuchara de albañil,

linda palabra, los albañiles que construyen las ciudades,

los carpinteros que arman la silla,

ahí donde se sientan los que aman,

los agricultores, que cultivan las flores,

que ayudan a vestir la casa,

Martín andando en bicicleta,

un "CORRE VE Y DILE" de los que luchan por la causa,

Idilio, con su otro yo "gauchito", desafiando

el malón uniformado,

la vieja Julia comiendo papelitos,

doña María, escondiendo tres fierros desarmados,

un ex marinero de la naval escuela,

con sus ganas de ser, de ser pueblo

y gesto libertario, en una larga noche de Tacoma barco,

en fin, un pueblo de rehén, por esa entente

por esa tripartita, del capital, la iglesia y el estado.

Ahora que no es táctico, ni estratégico,

que es de mal gusto decir lo que ha pasado,

que la historia es disciplina del pasado,

que mirar para delante es "progresismo",

"orientalidad" "de los festejos",

desfile militar, ministros de "primera",

un poncho verde, disimulado

entrando en las entretelas,

de un "contrato social" rousseauniano.

 

El anarquista Artigas, seguirá exiliado

con su escuadrón indígena, sambo, mulato

seguirá galopeando por la historia,

de unos campos ariscos y hombres bien montados.

 

 

Héctor Díaz

28/07/11

 

hectordiaz2000@hotmail.com

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris