Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2011.

Algunos buenos consejos para sobrevivir el año que viene

20110101012235-anonuev2010.jpg

(O la mejor manera de quedarse solo viviendo con una mujer de goma)

Decían que  por donde pasaba el ejercito de Atila no salía pasto. Y después de aniquilar a sus enemigos, “El azote de dios” cobraba el tributo de que cada pedazo de tierra conquistada, deberia ser tierra huna. Y Atila en su ultima embestida contra el imperio romano en el siglo V d.c . contribuyó en gran medida a la desaparición del mismo. De sus enemigos. Y si queremos aniquilar a los nuestros a lo Atila a comienzos del siglo XXI, tenemos que comenzar por identificarlos. Una lista de los mismos, sigue a continuación:

- El catolicismo y la desolación creada por su presencia, gracias a sus magnificas obras:  la Inquisición, la Conquista, la colonización, el Opus Dei, los prejuicios y la intolerancia.

- El acto de la confesión, que le permite a los torturadores seguir lacerando a sus victimas después de rezar un “Padre nuestro” para lavarse la sangre de sus vencidos.

- La Censura oficial en todas sus manifestaciones y la proclividad ordenada por la misma de sentenciar a los disidentes sexuales, a los discapacitados, a los simpatizantes de la izquierda, y a mi hermana que se le ocurrió ser puta.

- El Poder Judicial que le cohertó a mi padre la posibilidad de decirle a todos los leguleyos del mundo váyansealaconchadesumadrehijosdeputa! Y que también le impidió hacer la hoguera que tanto deseaba plasmar cuando se jubilase, con todos los libros de códigos penales que tenia en su biblioteca privada.

- Al Poder Legislativo de las así llamadas democracias cristiano-occidentales, que aparte de llenar los bolsillos de sus miembros con dietas parlamentarias provocativas en su monto, no hacen más que aprobar resoluciones que les garantice a las transnacionales la mejor manera de explotar sin pagar.

- Las Constituciones políticas de todos los países, que regula nuestra libertad mas no la de los que la redactaron.

- El infierno terrenal creado por el Ku Klux Klan, el Pentágono y la CIA que la Casa Blanca en Washington DC ha creado en Guantánamo Bay y otras cárceles clandestinas en Europa, para enterrar a todos los que no estén de acuerdo con ella.

- Los periodistas cobardes que cuando transan con sus principios, ni siquiera se acuerdan de eso de que la verdad siempre triunfa.

- El nacionalismo barato (y el caro también!), el chauvinismo patriotero, y todos sus derivados exquisitos tales como la canción nacional y otros residuos parecidos.

- La gran mayoría de mis vecinos, que no le hacen el quite a una buena y gratis (por supuesto!) copa de estupidez bien cargada.

- La miliqueria parasitaria que solo come y caga sin razonar. Algo así como los protozoos rizópodos de instintos muy primitivos, cuyos cuerpos carecen de cutícula y emiten seudópodos incapaces de anastomosarse entre si. Se conocen numerosas especies de las cuales unas son parásitas de animales, otras viven en las aguas dulces o marinas y algunas en la tierra húmeda. Dentro de las más conocidas están las fuerzas (fuerzas?) armadas chilenas.

- Los fundamentalistas confundidos de Chile, que opinan que hay que exterminar a todos los bolivianos y peruanos por un pedazo de mar universal.

- Los que trazan fronteras y diseñan mapas para joderle la vida a sus limítrofes.

Y muchos otros que no me dan ganas de mencionar, porque si lo hago me voy a quedar solo. Y ese riesgo no lo quiero tomar, porque al final de cuentas a nuestros enemigos o los elegimos nosotros mismos, o se nos imponen por genes, tradiciones, simbiosis, ignorancia o imbecilidad.

Un buen año nuevo para todos ustedes!

 

(Visita también:
Reflexiones desde las cloacas)

 

 

 

 

Qué seria del humor si no existiese la estupidez?

20110107190523-noentiendonada.jpg

(Hmmm... no entiendo nada!)

 

Cuando tomé la decisión de volver a mi tierra natal después de jubilarme, y comenzar un nuevo exilio – esta vez, voluntario – me di cuenta que tenia ciudadania sueca y no chilena. Algo que nunca me había preocupado antes, pero para ahorrarme conflictos burocráticos, decidí entonces intentar recuperar la nacionalidad con la cual timbraron mi soma y mi psiquis, cuando salí atragantado del útero de mi madre.

En 1987 y como bienvenida a mi país de origen después de 14 años viviendo fuera de sus fronteras, me quitaron la ciudadanía chilena en el aeropuerto de Pudahuel, como condición para dejarme entrar en calidad de turista a mi propio país.

 

Hace poco me enteré en Estocolmo que en la “fértil provincia y señalada” hay una nueva ley que permite a los “ex-chilenos” recuperar su nacionalidad. Somos algo así como 360.000 los que estuvimos  gozando del privilegio de ser apátridas, hasta que una nueva nación nos adoptó. Se nos promete además, que ese proceso se llevará a cabo sin mayores complicaciones. Sin embargo, tengo mis dudas que esta ultima aseveración tenga algún arraigo en la realidad. Eso está por constatarse. Y para que vean que mis dudas al respecto son más que motivadas, va de muestra un botón.

 

Después de haber llamado incontables veces al consulado chileno para formalizar mis propósitos, me encontré con las primeras sorpresas a las cuales ya deberé acostumbrarme, si he de volver a esos lejanos pagos, pienso. Nadie contestó nunca las veces que marqué ese dígito. Y el tono mismo de las señales del teléfono del consulado, fueron pájaro de mal agüero, pues sonaba como si hubiese estado tratando de comunicarme con los mineros del norte chileno, aquellos que estuvieron enterrados en esa burla de mina por más de 70 días y el mismo número de noches. Porque no era el ring-ring armonioso de un teléfono en uso el que resonaba, sino algo así como un ptrrr-ptrrr, ptrff-ptrff de artefacto en desuso o con defectos crónicos. Muchas veces esas señales simplemente desaparecieron misteriosamente del éter. O fueron reemplazadas por un pip-pip, pip-pip disonante y estridente que me hizo cavilar que, con toda seguridad es más fácil conseguir la nacionalidad china, que recuperar la chilena.

 

Decidí entonces, enviar un e-mail a esa legación para echar a rodar la rueda de la burocracia de nacionalidades, que no hará más que reafirmar algo que conoce hasta el más ignorante de los sabiondos. A saber; que el artículo 10 de la Constitución chilena (si es que sirve de algo…) establece que son chilenos, entre otros:  

­1. Los nacidos en el territorio de Chile, con excepción de los hijos de extranjeros que se encuentren en Chile en servicio de su Gobierno, y de los hijos de extranjeros transeúntes, todos los que, sin embargo, podrán optar por la nacionalidad chilena.

 

En fin, alcancé a enviar tres e-mailes antes de recibir respuesta del consulado chileno en Suecia, el reino de juguete escandinavo. Esta llegó hoy día a las 09:21 de la mañana, 7 de Enero del 2011. Y reza así:

 

Estimado Guillermo,
Ud. debe solicitar una hora de atención para hacer la solicitud de Recuperación de Nacionalidad. Nuestro horario de atención es de 9 a 11.30 hrs. 08-53480030. Deber traer
identificación chilena (el cursivo es mío) y es gratuito.

Le saluda atte.,

XXX

 

Que este tramite sea gratuito me parece más que justo. Y es lo menos que pueden hacer por todos aquellos cuya única “culpa”, fue haber luchado honestamente y sin remuneración por la creación de una sociedad nueva, socialista y justa para todos.

Pero la torpeza de la burocracia mundial no tiene fronteras (Burocracia sin fronteras?) Buen nombre tal vez, para una asociación que apiñe a todos esos ominosos en una sola y gran compacta agrupación internacional de insensatez, para cuando hagan alguna conferencia internacional, poderlos mandar al carajo con la inmolación de algún bombardero suicida. Que inmaculado en su rol de usuario crédulo y cansado de tanto tramite estéril que tinterillos despiadados han descuidado con placer sádico, se ofrenda en la creencia férrea que su acto desesperado lo llevará a un paraíso libre de burócratas, y en cuyas puertas nunca colgará un letrerito que diga “Horario de atención al público, de 9 a 11 de la mañana”, escrito con tiza blanca.

 

Lo inexplicable de ese mensaje que recibí fue el enunciado aquel que escribí en cursivas y que todavía resuena en mis oídos como el culmea culmelor, como una plácida melodía a mis tímpanos profanos, como una cascada de agua que cae en cámara lenta ante mis ojos castos de paisajes impresionantes. Porque fue justamente ese, el efecto cautivante, hipnotizador y hasta fascinante que esa frasecilla causó en mi, cuando el funcionario de turno del consulado chileno la formuló: debe traer identificación chilena…

Me quedé un rato largo sin responder. Mudo. Atónito. Perplejo. Para luego preguntarme con desaliento, es esto una broma de mal gusto? Me están tomando el pelo? O no seré yo el que estoy confuso y turbado y nada entiendo de cómo funcionan las cosas en el país al cual pretendo reintegrarme? Porque esa frase no resiste análisis! Ni siquiera uno trivial. Yo he vivido 38 años fuera de las fronteras de Chile. Hace un cuarto de siglo que el estado chileno me arrebató la nacionalidad. Y ese mismo estado pretende ahora, que yo presente una IDENTIFICACION CHILENA, para recuperar esa misma nacionalidad perdida. Es inconcebible, por decir lo menos.

 

Porque es igual de irracional y ridículo que argumentarle a una persona cualquiera que va a comprar un hoyo terrenal en donde quiere ser sepultada, que la condición inquebrantable para llevar a cabo tan atrayente transacción, es que debe estar muerta.

 

Que me estoy metiendo entre las patas de los caballos? No cabe ninguna duda.

Pero como escribí al inicio de esta reflexión, qué sería del humor si no existiese la estupidez?

 

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

www.guillermo_suecia@hotmail.com  

 



Pelicula recomendada (si es que la encuentran en algún lugar del mundo)


I samarbete med Filmtrailer.se

La pelicula FAIR GAME está basada en hechos reales. El film narra el desenmascaro por parte de la Casa Blanca de la agente de la CIA, Valerie Plame, con el objeto de ensuciar el nombre de su esposo, el embajador Joseph Wilson. En el año 2003 Wilson escribió un articulo en el New York Times en el cual afirmaba que la administración de Bush (el-Ignorantón) había manipulado información relacionada con las armas de destrucción masivas que supuestamente tendría el régimen de Sadam Hussein, para de esa manera, justificar la invasión a Irak.

Interesante película que desenmascara la farsa inventada por Bush and Company. Por supuesto que hay que considerar que es una producción de Hollywood.

Sean Penn y Naomi Wats, en los roles principales. Tuvo estreno en noviembre del 2010 y apareció en las pantallas de los cines suecos, de la misma manera como desapareció. Muy rápido!

Envié un e-mail a la distribuidora de películas suecas Svenska filminstitut (SF) y pregunté en que cine mostraban ese film. La respuesta que recibí, fue sorprendente. Por decir lo menos: "La cinta Fair game tuvo su estreno a mediados de noviembre y terminó de exibirse en los cines suecos, antes de navidad." Presiones de la embajada yanqui? No seria raro. 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com  

Quejas del alma

20110108215903-quejasdelalma.jpg

Ahora, es la hora de cerrar el alma

como se cierran los ojos,

en el incógnito y angustiante resquicio

que la noche le deja a los  recuerdos.

Cuando la luna se hace más pálida

porque se la come el día,

o se gastó, como tus años,

buscando el filo agudo de la vida.

 

Y regresas de tu muerte prematura,

atado a la utopía del amor posible,

al sentir la voz de tu enemigo

como tu propio aliento.

Y lloras por todos tus muertos,

por las noches ebrias cargadas de sueños,

y buscas atajos  para inventar lo nuevo,

para sentir que valió la pena haber vivido.

 

No son tus calles, y te duele

ni las casas son tus casas, nunca lo fueron

los sueños, los pícaros fantasmas del silencio

te siguen llamando de otro tiempo.

La cuasi pobre valija de cartón y agujeros,

transportadora de libros, y algún sueño

es tu viejo penacho, tu hidalgo símbolo huero

donde descansan tus consultas a lo incierto.

 

Refuerzas el confesionario, con lo que te queda,

con los retazos que te dejaron los momentos,

y recuentas al azar, como contando al viento:

dos lunas llenas, una ventana bañada por la lluvia,

un perro rabón de nombre Toni, zapatos de charol,

la gorra de golero, la soledad de todos y cada uno,

la pelota de cuero, el higo tibio del verano

el día en que el sol  hizo cantar a los jilgueros.

 

Ese es tu abecedario, y lo sigues queriendo,

el aljibe que te hablaba desde el hueco,

con la tortuga, como si fuese un presidente,

el zumbido del mangangá, para ahuyentar silencios,

el amor, cuando despuntaron los encuentros,

el querer vivirlo, sin entenderlo

como aquel beso que cauterizó aquel momento.

Ahora que vas cerrando el alma,

te abrazas más a los entuertos,

y comprendes más la soledad del caminante,

el miedo triste del guerrero,

la noche ebria, para juntar silencios,

el refugio de Rey Solo,

donde la belleza refugiada en el ámbar,

espera paciente el filo del magneto,

y el mar, el mar, siempre el mar

el mar del Río de La Plata.

 

2011-01-05

 

Héctor Díaz

hectordiaz2000@hotmail.com

 

 

 

Realidades impúdicas

20110115234945-solicitantes-asilo.jpg

Presento a continuación un artículo que fue publicado en el diario sueco "Svenska Dagbladet" (SvD), que por primera vez divulga una crónica en español.

El manifiesto en cuestión, trata del aprovechamiento de oportunistas inmorales que usufructan de la precaria situación de latinoamericanos que llegan a Suecia, en busca de un futuro mejor, y en donde viven como ilegáles.

Al “consejero” de cual trata este reportaje, lo conozco. Yo sé quien es. Un oportunista y “lameculos” que llegó a este país en la década de los ochenta. Por cuestiones legales, no puedo escribir su nombre ni publicar su foto. Pero a todo el que lea esto, cuídense de los “consejeros latinoamericanos” en Suecia y divulguen este escrito.

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

 


 

 

 Solicitantes de asilo latinos son utilizados como negocio en Suecia

(Publicado: 29 mars 2009, 00.01)  

2009-03-29 00:01:41

Son jornaleros trabajando en la construcción o limpiando la casa de tu vecino. Gente de Latinoamérica en busca de un mejor futuro en Suecia. Pagan en silencio para tener una dirección falsa. Hoy Svenska Dagbladet (SvD) denuncia a una red que engaña a las autoridades suecas vendiendo direcciones a los que solicitan asilo.

 

El hombre está sentado al fondo de la cafetería en Åhléns City, el gran almacén en el centro de Estocolmo. Está sentado donde los cajeros no lo ven y allí recibe llamadas telefónicas. Tiene 55 años, va bien vestido, y cobra cada mes una subvención de enfermedad de la seguridad social sueca (Försäkringskassan).

Pero trabaja de ”consejero” para los latinoamericanos que quieren conseguir asilo político en Suecia. Sus consejos son gratis, segun su publicidad. En realidad todo es parte de un negocio.”Necesitas dos cosas”, dice al hombre boliviano con quien habla. ”Una dirección y un abogado…”.

SvD puede hoy denunciar que hay una red que se dedica a vender direcciones c/o (care of). La meta es engañar a Migrationsverket (Dirección General de Migraciones). Estas direcciones son las que los latinoamericanos que solicitan asilo presentan a las autoridades para no estar obligados a ir a vivir en un centro de refugiados, lejos de los trabajos en Estocolmo.

Esta red esta integrada por personas que han recibido anteriormente asilo político y que ahora profitan con la necesidad de los recién llegados.

La acción de esta red puede comprobarse leyendo los archivos en el Tribunal migratorio (Migrationsdomstolen) en Gärdet en Estocolmo. Todos los asuntos latinoamericanos siguen una pauta muy clara: cuatro direcciones surgen como domicilios de 187 personas en total que están solicitando asilo.

Este engaño se produce desde hace muchos años. Pero nadie en Migrationsverket ha reaccionado. El vendedor y el comprador se callan también, pero por diferentes razones.

Son pasadas las seis de la mañana cuando Isaura Vargas, con pasos rápidos, atraviesa un parque de juegos. El capuchón de su chaqueta oculta su rostro – no quiere llamar atención en el suburbio de casas particulares donde trabaja.

En Perú limpiaba solamente en su propia casa. Ahora, con su trabajo de limpiadora, sus brazos se han vuelto más fuertes y musculosos.

Hay mucho que Isaura Vargas no quiere que su hija Juliana de cuatro años sepa. Como que la niña ha vivido casi toda su vida sin permiso en Suecia. O que ella en cualquier momento podria ser embarcada en un avión rumbo a un país que nunca ha visto. O que su papá ahora tiene dificultades para respirar de tanto trabajar sin máscara de protección derrumbando casas.

– No quiero mostrarle el miedo que tengo. Ella es una niña pequeña y es importante que ella sienta que tiene los mismos derechos que todos los demás, dice Vargas.

Pero un día le contará tambien a su hija sobre una mafia de la que ella ha sido victima.

– Uno encuentra gente que uno piensa que te van a ayudar, pero en realidad solo quieren hacer necogios. Es un engaño, dice.

Así funciona: a la gente que vive en Suecia sin permiso de residencia ”el consejero” les recomienda solicitar asilo político para conseguir un permiso de trabajo temporal. A veces les da numeros de teléfono de las personas que venden direcciones. El ”derecho” de usar una dirección puede costar entre 200 y 600 coronas al mes por persona.

 

El papá de Juliana, Paolo González, había trabajado tres meses al negro cuando supo del ”consejero”. En el Åhléns tuvo un encuentro con el hombre bien vestido que hablaba y hablaba. ”Como un verdadero vendedor”, dice Paolo, oriundo de Bolivia.

A su esposa Isaura Vargas le dieron una tarjeta de visita del ”consejero” – con un símbolo que le daba confianza: la Cruz Roja. Ella lo llamó y consiguió una cita con él en Kulturhuset (Casa de la Cultura) en Sergels Torg.

– El dijo que me podía ayudar, que yo necesitaba dos cosas que él podía conseguir: una dirección y un abogado.

El le aconsejó pedir asilo y le informó de como ella podía evitar vivir en un campamento de refugiados mientras estaba esperando la decisión de las autoridades. Isaura Vargas llamó al número que él le dió y obtuvo una dirección. De las 800 coronas al mes que recibía de Migrationsverket pagaba 400 coronas cada mes por el derecho a usar la dirección de una mujer chilena en el sur de Estocolmo.

Cuando Isaura Vargas fue a buscar su correo se encontró con otros bolivianos que también venían con dinero.

– Ahí entendí que no era solamente de mí que se aprovechaban. Me sentí tan estúpida.

Pero no dijo nada y su marido pagó los 400 coronas..

– Aquí no podemos tener enemigos. Todos tienen que ser nuestros amigos no importa lo que hacen, dice ella.

 

A Isaura y a su marido les rechazaron su petición de asilo, como a casi todos los latinoamericanos. La pareja pasó a la clandestinidad y continúan trabajando. Sin embargo las mujeres que venden sus direcciones pueden seguir haciendo negocios sin problemas.

Hace unos décadas muchos latinoamericanos pidieron asilo político en Suecia, huyendo de dictaduras sangrientas. Hoy en día la gente emigra a Europa para tener un trabajo que les permita vivir.

Una gran parte de los que viven sin permiso en Suecia vienen de Bolivia, el país más pobre de Sudamérica. Uno de cada cuatro bolivianos vive y trabaja en el extranjero, la mayoría en los países vecinos. El dinero que mandan a casa corresponde a una decima parte del PIB boliviano, el valor de todo que se produce en el país.

Al mismo tiempo que Isaura Vargas camina hacia la casa particular donde limpia, un grupo de jóvenes latinos están temblando de frío en la mañana al otro lado de la ciudad. Aquí, frente al Seven-Eleven en Gullmarsplan están esperando: son jornaleros en Suecia. Llevan vaqueros y chaquetas que no abrigan y mochilas pequeñas. La noche anterior les ha llamado el jefe: ”Mañana tenemos trabajo en la construcción: derrumbar, limpiar ventanas o hacer aseo”.

Una furgoneta se detiene junto a la vereda. Y otra más. Son casi las seis y media. Muy luego todos los jornaleros estarán en sus lugares de trabajo.

Unos kilómetros más allá, en un techo en Hantverkargatan en Kungsholmen León Rivera, un chileno, está sacando la nieve. Hoy, junto con los otros obreros, tienen que alcanzar a sacar la nieve en ocho edificios más.

Es bien conocido que mucha gente es explotada en el mercado laboral. Hay tantas historias como inmigrantes sin permiso de trabajo. Las condiciones parecen ser de otra época – como la historia del chileno Cristian Rodríguez: ”Una vez cuando ibamos a limpiar un local en Estocolmo no nos dieron la llave para salir”, dice. ”Tuvimos que hacer pis y caca en una bolsa.”

Es justamente la posibilidad de conseguir este tipo de trabajos lo que hace que los inmigrantes compren direcciones falsas y pidan asilo. Muchos han invertido demasiado para viajar a Suecia. Por eso a la llegada los contactos significan todo.

– Por eso es tan fácil caer victima de otros hispanohablantes, dice Rubén Tastas Duque, que vino de Uruguay hace más de 30 años.

El trabaja por SAC, el gremio sindicalista, y es bien conocido entre los obreros latinoamericanos de Estocolmo. Ahora muchos sindicatos de LO (la organización central obrera sueca) intentan organizar a los obreros sin permiso de residencia. Antes actuaban más como policía haciendo redadas en lugares de trabajo. Ahora se concentran en denunciar la explotación de la gente en el trabajo. Pero del comercio de las direcciones nadie habla en voz alta.

Cuando suena el teléfono en casa de una mujer de 59 años que vive en un suburbio de Estocolmo, el asunto se arregla rápido. Pero ese mismo día, cuando ella estaba en una reunión política, no quiso hablar con el hombre que ella cree que es otro boliviano que va a pedir asilo y que necesita su ayuda.

La mujer dá instrucciones detalladas por el teléfono: quiere 200 coronas al mes. Los amigos bolivianos del hombre sí pueden llamarla para usar la dirección, pero prefiere inmigrantes de Nicaragua, dice.

El primer encuentro se producirá en Kulturhuset y ella describe su vestimenta: un gorro negro y abrigo.

– Planta baja. Si los vigilantes aparecen simulo que estoy sólo mirando. Digamos a las tres? dice.

Las personas de esta red que vende direcciones compiten y cooperan entre ellos al mismo tiempo. Pero no son personas con poder o de grandes recursos – al contrario: tienen mala economía y tienen deudas. Pero los ”clientes” tienen que tener buenas relaciones con ellos. La única manera de poder recibir el correo – e incluso la decisión importantísima de Migrationsverket – es pagar cada mes sin retraso.

 

”El consejero” se hace propaganda a través de blogs y YouTube. Se presenta como experto en asuntos de asilo, y también como experto de Försäkringskassan, de asuntos jurídicos y el servicio social. Escribe que trabaja junto con La iglesia católica, con UNHCR (ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados), Médicos sin fronteras y RFLS (organización defensor de los derechos sexuales). Y lleva en su ordenador portátil un registro de ”sus” casos de asilo.

Entre las personas a las que ”el consejero” envía sus ”clientes” hay dos mujeres conocidas entre chilenos en Suecia:

– Una mujer que vive en el sur de Estocolmo. Su casa ha sido domicilio de 41 personas durante los últimos años. Esta mujer se dedica a un actividad dirigida a latinoamericanos en Suecia. Ella está dada de baja a tiempo completo.

– Otra mujer ha recibido correo para 32 personas que estaban pidiendo asilo. Ella tiene un puesto importante en una organización que tiene lazos con el gobierno chileno. Ella también vive de la ayuda social.

Pero hay un hombre que tiene el número más alto de inquilinos; de él vamos a hablar más adelante.

 

En casa de la mujer que aparece puntualmente en Kulturhuset viven, según Migrationsdomstolen, 37 hombres, diez mujeres y tres niños – en 44 metros cuadrados. Allí, en la planta baja, la mujer se encuentra con el reportero de SvD que con un sobre en la mano pretende ser un boliviano que solicita asilo. La mujer le saluda y quiere ver el dinero.

– Cuatrocientos?

Ella cuenta los billetes en el sobre; dos meses de arriendo adelantado – como quedamos.

– Muchas gracias.

Escribe su dirección en un papel. No tiene tiempo para quedarse. Tiene que ir a otro encuentro, dice.

Un tiempo después SvD le pregunta por teléfono sobre la venta de su dirección, pero ella niega que ha recibido dinero. Dice que ”casi no recibe ningún recién llegado ahora”. Que va a terminar con esto, dice. No soporta que venga la policía a su casa preguntando por personas que van a expulsar del país. Luego le pasa el teléfono a su marido y él repite que no han cobrado dinero para que alguien usara su dirección.

– Son tonterías. No ha habido ninguna transacción.

– Pero nosotros lo tenemos grabado. Como explica esto?

– Eso lo dices tú.

El marido piensa que Migrationsverket debería haber reaccionado al ver que tantas personas tenían la misma dirección.

– Lo curioso es que viene gente a Suecia pidiendo asilo, dando esta dirección. Y qué? Nunca ocurre que llaman preguntando si nosotros conocemos a esta persona.

 

Las fuentes de SvD apuntan hacia la mujer que trabaja en la organización que tiene lazos con el gobierno chileno; ella vende direcciones, dicen. Han pagado, tal como Isaura Vargas, entre 300 y 500 coronas al mes. Pero la mujer lo niega:

– Estoy ayudando a aquellos que necesitan ayuda.

La dirección que aparece con más frecuencia en el archivo de Migrationsdomstolen es la de Rubén Tastas Duque, el ombudsman del gremio sindicalista SAC. 64 personas que piden asilo tiene su domicilio en su casa. Se han convertido automáticamente en miembros del SAC. Un comité especial del sindicato lleva el asunto. Ser miembro cuesta 30 coronas.

– Hay muchos que no van a recibir asilo. Ellos no pueden dar su verdadera dirección porque no quieren que la policía les busque. Así de simple es.

Rubén Tastas Duque explica que SAC lo hace por razones ideológicas – están a favor de ”un mundo sin fronteras”.

– Nosotros no cobramos por este servicio. Pero hay ladrones que cobran. Esto es para contrarrestar este comercio con las direcciones, dice.

– Ellos se aprovechan de personas que apenas tienen dinero y los hacen pagar para recibir sus cartas.

 

La pareja que vive en el apartamento de una habitación, de 44 metros cuadrados, confirma que es ”el consejero” de 55 años quien envía a la gente a su dirección. Cuando SvD llama a este hombre él lo niega categóricamente:

– Comprar una dirección? No. Mis consultas siempre están dentro de la ley, lo puedes comprobar hablando con Migrationsverket.

Y no, él no cobra por dar consejos.

– Pero a veces la gente contribuye con algo de dinero, porque yo no tengo ninguna subvención para mi trabajo voluntario.

Por que has usado Cruz Roja en tu promoción?

– Es una cruz roja no mas. Soy miembro de la Cruz Roja.

Con esto se termina la conversación.

– Te recomiendo que tu hables con uno de mis abogados.

 

Isaura Vargas está de vuelta en casa después de su jornada de limpiadora; en la sala está sentada su hija Juliana hojeando un libro de niños. Para que pueda jugar su tío tiene que dormir en un colchón en el suelo del ropero.

La crisis de la construcción perjudica mucho a un obrero no calificado como Paolo González. Pero Isaura Vargas recibe nuevas llamadas todo el tiempo: ”Tu haces aseo donde mi vecino. Dicen que eres buena”. Ella dice que se ha acostumbrado a limpiar.

Lo peor son los latinos que venden direcciones y consejos falsos, opina. Por qué nadie dice nada? pregunta.

– Si yo tuviera un permiso de residencia lo diría: esto está muy mal, es una mafia!

 

----------------------------------

 

Los nombres de Isaura Vargas, Paolo González, Juliana, León Rivera y Cristian Rodríguez son ficticios.

 

Escrito por Matilda E. Hanson y Josef El Mahdi.

 

Josef el Mahdi

08-13 55 28

josef.el.mahdi@svd.se

 

Matilda E Hanson

08-13 56 21

matilda.e.hanson@svd.se

Cavilaciones meditabundas

20110117182147-cavilaciones.jpg

Una pelusa de polvo ilumina mi obscuro gabán de invierno y cuando la soplo, pienso en ti. En tu figura exquisita. En tu olor a hembra primitiva de poros abiertos y mañanas sin adiós. De cilantro y tomates jugosos. De susurros encantados que salen de tu voz deliciosa. Recuerdo tu piel sin nieve y mucho sol, por la que recorría mi lengua insaciable buscando el gusto mismo de la Creación.

Porqué? Me pregunto. Porqué he de imaginar tu maravillosa estatua tallada por ríos y vientos en vez de tenerte entre mis brazos, acariciando el huracán de tu pelo fascinante, sin cauces que lo detengan?

La última vez que abofeteé mis angustias para sacármelas de encima, fue pensando en ti. Y levantando la bandera inodora con tu nombre impreso allí, cargué contra mis enemigos con la misma furia del que sabe que va a morir en su intento libertario, de poner freno a la demencia del siglo XXI y sus antecesores. 

Y fue cuando el deambulo de la ciudad se detuvo ( pues se te ocurrió recorrer sus calles solo con lo que tu madre te heredó cuando naciste. Y hasta los policías que te fueron a buscar, se quedaron impresionados por  lo que estaban viendo con sus ojos.) que me di cuenta que la sincronización de mi marcapasos aumentaba su frecuencia cada vez que sonaba mi celular, y que mientras el ritmo de mi aurícula sinistra era como el batir salvajes de congas africanas, el ventrículo izquierdo danzaba un vals vienés sin ninguna comunicación con su aliado cardíaco.  

Ahora estoy rompiendo las olas solo. Porque nunca me dijeron que los faroles de mi infancia que todavía alumbran senderos por los que pisan mis huellas, se iban a apagar antes que los ecos de mi sombra invisible de cenit inmutable, y dejaran de palpar la superficie del sueño sin parpados que dejó el recuerdo de tu presencia en mi vida.  

Y cada vez que una ola cargada de sal y agua choca contra mi pecho en el Mediterráneo, me acuerdo cuando cantando juntos, entrabamos al Pacifico cobrizos de calor y salíamos azulados de frio a secarnos en su arena rubia, tiritando los dientes con gusto a salmuera en nuestras bocas agitadas.  Ese océano amplio que amo y odio más que al Atlántico, cada vez que tengo que atravesarlo en el vientre inaudito de pájaros metálicos, para llegar de nuevo a la pesadilla de un pasado que, como morral, cargo sin poder sacármelo de encima.

El gato duerme enrollado entre los huesos de su cuerpo acrobático, y lo envido. Un jazz rompe el silencio de la soledad que me rodea, y lo bendigo. Veo el perfil de tu cara hermosa y concluyo que a tu lado, puedo hasta acceder a ser infinito.

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

Rockefeller es repudiado a su llegada a Chile

Hace un par de días atrás llegó a Chile el representante del capitalismo mundial, David Rockefeller invitado por el yanacona chileno Agustín Edwards, dueño entre otras cosas del fatídico diario “El Mercurio”. El decrépito capitalista yanqui es uno de los hombres más ricos del mundo, con fortuna amasada a costa de los explotados del mundo pobre de todos los continentes.

A su llegada fue repudiado y filmado por un ciudadano que le encaró en repetidas ocasiones diciéndole  “estás matando a mucha gente”, que abandone Chile y que sus planes de un Nuevo Orden Mundial, han de fracasar. El magnate patriarca de la fortuna recibida de John D. Rockefeller, el fundador de Sandard Oil, está nuevamente en Chile.

También fue increpado su recepcionista, Agustín Edwards, a quien el joven lleno de rabia y coraje acusó de traidor de Chile, recordándole su accionar como gestor del golpe de Estado en Chile, junto a Nixon y Kissinger, para poner su medio de comunicación El Mercurio, al servicio de la infamia y los organismos de inteligencia norteamericanos.

Se espera que el magnate pase varios días en Chile, lugar que habitualmente visita para compartir junto a Edwards en una  isla privada ubicada en el lago Ranco, donde Agustín mantiene un viejo vapor que restauró y llevó desde el río Bueno al lago Ranco, entre otras “joyitas náuticas”  que también son hobbie de Rockefeller, cuya fortuna se calcula en 222.500.000.00 millones de dólares.

La manera como fue tratada esa decadente figura del ruinoso sistema neoliberal imperialista y globalizante a su llegada a Chile, es la forma de  como deben ser recibidos todos los representantes del capitalismo yanqui y europeo! A seguir el ejemplo de ese joven!

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

 

Alegoría a la palabra

20110122174924-las-palabras-1-med.jpg

Tanteamos la palabra,

sin peso, impresa de seguro

en ”negrita cursiva“,

decorada, con silueta

curva, de sueños confesos

besos de extremaduras.

En los comienzos,

presagios casi yertos,

en los estertores

finales del ritmo

que siempre se engancha

en otro comienzo.

Y rueda por el tiempo,

recostada a algún verso,

perdida en el cajón

de algún escriba,

traída por la voz  de algún profeta

cantada, por la recia garganta de algún sueño,

que le cuenta su amor a alguna amada,

alguna pena, que de belleza dice,

alguna flor, que deslumbró el estío

cuando el sol alumbra los presagios,

y el vidrio de tus ojos llenaban los espacios.

 

La palabra llora en el coro

de las musas, se hizo puente

de la fábula, del secreto del río,

del viento y los sueños liberales,

numen del arte y del conocimiento.

 

En ese barro de la geología,

nació la flor de la palabra,

son GERANIOS de una música coqueta,

PALOMAS de una brisa levantisca,

el ADJETIVO justo, que califica el SUSTANTIVO,

el BESO, que te despertó en los comienzos

cuando el BALBUCEO de tus pasos

se arriesgaron en la incertidumbre,

de estos VERSOS.

 

Desde ahí, siguió creciendo,

un largo recorrido, sin medida,

idiomas, ríos, geografías,

fuegos, pueblos, caminos, pies descalzos,

idas y venidas,

y los fonemas, haciendo la memoria,

la tan vetusta y necesaria

para inventar el tiempo,

para inventarle al hombre, un ALA

una LENGUA, un PIE derecho

una metafísica de ganas.

 

Héctor Díaz

22-1- 2011

 

hectordiaz2000@hotmail.com

 

 

Euforias pueriles magnánimas

20110130105240-guillermo1.jpg

Me puede prestar un bisturí? me inquirió con  voz apenas perceptible. Y para qué lo necesita? le pregunté a mi vez, y me di cuenta de inmediato de lo estúpido e innecesario de mi indagación. Porque si lo hubiese requerido para trinchar mi cuerpo o el de otros que allí se encontraban, en pequeños trozos de carne de carbonadas humeantes al  vapor de papas cocidas (versión en miniatura de la cazuela), con toda seguridad que ya lo habría hecho. Su voz tenia el mismo tinte ese que usan los comentaristas de cuestiones económicas, cuando se refieren a La Bolsa (“Se está recuperando!” o “Está inestable…”) o al Mercado (“Está optimista!”. “No lo había planeado…”. “Está saturado!”) como si esos dos conceptos fuesen entes vivos con sentimientos, y pudiesen sentir. Una cosa si es cierta, la ausencia de empatía en esas dos entidades son manifiestas.

O como la contradicción entre la vida y la muerte. Mahmour leía todos los días la biblia. Pero traducida al árabe. Lo cual hacia pensar a la mayoría de los prejuiciosos que en su cama de agonizante, estaba leyendo el Corán y lo consideraban un fanático sin fronteras, terrorista potencial y enemigo de la sociedad cristiana y occidental. Alguien dijo incluso que la CIA lo tenia entre sus candidatos para enviarlo con pasaje gratis a Guantamo Gay con uniforme naranjo y antifaz negro en la cabeza.

Y yo que estoy leyendo el Corán en español! pensé y me imaginé tirado en una camilla en Tunes con ese compendio en mi bolsillo cuando el pueblo apedreaba a su gobierno , y las masas quemaban todo lo sagrado así como las turbas en USA quemaron los discos de los Beatles, cuando John Lennon tuvo la mala idea de comparar su fama con la de Jesús, el pastor.

Lo cierto es que así le contesté y esperé su respuesta dispuesto a transar, pero lo único que pude apreciar fue un murmullo incomprensible, cuando recibió el escalpelo y desapareció con ese instrumento entre sus dedos agarrotados, por los pasillos del albergue. Cojeando, y con la mano que soportaba esa herramienta colgando más abajo que la vacía, se alejó dejando una estela pestilente en su peregrinación por la vida. Y pensé que a lo mejor había una contradicción en lo que yo pensaba que era correcto y mi accionar cotidiano. Pero no es siempre así? Que declamamos con ardor, la necesidad de revolucionar la sociedad capitalista que nos oprime, pero no hacemos nada concreto por llevarla a cabo. O por provocarla. O seria el maldito piiiiiiii!!! monótono y continuo de mi puto tinitus que sonaba en mi oreja izquierda,  lo que hacia que siempre transaba con cualquiera que me preguntaba algo, pues nunca estaba seguro de lo que me decían. Y  que a veces apagaba hasta el sonido del piano que Pelle se empecinaba en tocar. Porque para hacer la revolución se precisa no solamente un férreo convencimiento ideológico, sino también cojones! Me dijo Vargas Llosa desde el privilegio de su premio Nobel, cuando al despertar una mañana me acordé que estaba leyendo un libro suyo.

La figura se reflejaba en sus recuerdos, como papel traspasado por luz de luna en noche de murciélagos, y pensó que a lo mejor era una buena idea provocar reacciones, para lograr respuesta a dudas acumuladas durante milenios. Y por eso fue a pedir un cuchillo, a sabiendas que era prohibido tener un  instrumento filudo en su poder. Pero tuvo la buena suerte de pedírmelo a mi, que tenia una relación confusa y contradictoria en mi accionar diario, porque el convencimiento de todas tus gesticulaciones es muy débil, agregó Pelle con algo de pesimismo en su voz pegajosa de hipocresía.

Y  decidí odiarte cuando todo el mundo decía que debía amarte. Y el porqué de tal descabellada decisión nunca lo sabré. Porque la mejilla que mis enemigos tenían que abofetear dos veces para convencerme que era cristiano, murió la primera y ultima vez que fui  al dentista. Y la progresión de mis ilusiones se aletargó, al mismo tiempo que salí de allí con el dolor de muelas más terrible que pueda recordar. Y cuando comencé mi paso por la vida, sin saber que ese lapso nació sin rasguños ni odas de muertos , ni mantenimientos de bocas vacías, ni tabaco penado por ley, agregué a mi curriculum vitae este párrafo triste de listas macabras.

Y lo mejor es que me vaya, que dices tú? indagó Pelle con sus ojos de gato afable. Pues aún no lo sé si mi madre se muere, le dije por decir algo. La mía se murió y nadie agregó en su testamento que también tenía un hijo ateo, sin gracias del dios que nunca existió en sus parámetros de pantomimo desamparado, pues su esencia era  la de  los muertos y no la de los vivos. Porque cuando el loco Armando me dijo que me comiera la lengua como chicle de asuntos olvidados, le dije que el cuchillo no era mío sino suyo. Y que la mierda de mi conciencia aun seguía en vida, sin que nadie la aplaudiese porque hiso lo suyo sin empaquetadura de comerciales desechables. Y todo el mundo se cagó de la risa, puesto que ya nadie tenia nada que agregar, cuando el hambre de mis sueños se clavó en mi mente y todo  se enmudeció.

Pero no  era ese tu verso? me preguntó Pelle y sin saber que responderle  di  vuelta esta página para ver si había otra. Mas cuando lo hice y levanté mi cara, ni siquiera recibí el sabor de su boca, añadió  Pelle y el sonido de una gota de agua que sonaba como tromba, corría y corría o a lo mejor caía, cada vez que su sueño era interrumpido por otra ficción que nunca nadie pudo interpretar, puesto que la fiesta del entierro obsceno que las viejas brujas prepararon, en ningún tiempo se llevó a cabo  porque la policía lo prohibió.

PD:

Agrrhl…! dijo cuando le pusieron la bota en el cuello. Y Ahhhhh! cuando se murió.

Un fuerte abrazo solidario!

Luis

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

 guillermo_suecia@hotmail.com



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris