Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2009.

Para subir al cielo se necesita…

20091001161049-afghanistan.jpg

ser yanqui o miembro de la Unión Europea.

(Visita también: Palestina)

Y como si no fuese suficiente que con mis impuestos ayudo a financiar entes burocráticos, ineficientes, obsoletos, represivos y antipopulares en sus medidas y soluciones, a la presencia incólume de la monarquía parasitaria, a la ineficiencia crónica de la hipermoderna policia sueca y su técnica super desarrollada al servicio de la defensa interna del capitalismo salváje y desesperado, mis arcas privadas y escuálidas contribuyen además a mantener y desarrollár la guerra de ocupación en Afghanistán que USA y la mal parida Unión Europea, estan llevando a cabo en ese pobre país, apoyados consecuentemente por el gobierno derechista, neoliberal e institucionalmente racista sueco y propulsada por el Pentágono en su heroica lucha contra el terrorismo internacional y por la libertad. Argumentos que por sus usos indiscriminados estan tan o más desfigurados que el concepto de democracia, que en la actualidad ya solo tiene carácter de retórica vacia, de dogma religioso, o de verdad universal sin validez sustancial.

El costo de la presencia militar sueca en Afghanistán, llegará durante el año 2009 a un poco más de los mil millónes de corónas suecas. Al mismo tiempo que durante los próximos años las inversiones de la maquinaria militar sueca en aviones de transportes norteamericanos, tendrán un costo aproximado de otros diez mil millónes de corónas suecas.

La cantidad del contigente de uniformados suecos que hoy día alcanzan a quinientos soldados, aumentará el doble. Lo cual significa en frias cifras que los gastos que el estado sueco a designado para tan honrosa tarea, se duplicaran.
Todo esto en momentos en que el déficit del presupuesto de los municipios y las direcciones provinciales sanitarias de Suecia, llega a más de los seis mil millónes de corónas por año. En que la cesantía amenaza a miles y miles de ciudadanos y que según pronósticos de los genios economistas neoliberales y globalizadores, llegará en el 2010 a un 12%, en tiempos en que las reducciones en el ámbito de la salúd, de la educación básica y de los servicios sociales en el agonizante estado de bienestar sueco son más regla que excepción, como producto directo de las “prioridades” que el gobierno derechista y reaccionario sueco ha optado por llevar adelante. Y para muestra un botón.

La Unidad para los sin casa (Enhet för hemlösa) dependiente del Servicio Social del municipio de Estocolmo – entidad que se ocupa de la ayuda social y médica de los sin casa - deberá ahorrar un millón de corónas por més, de acuerdo al plan de reducción económico presentado por el jefe de esa unidad, Gillis Hammar. Según cálculos, esta oficina presentará un déficit de entre 10 a 12 millónes durante el año en curso. Déficit que, según la misma oficina, habria sido provocado por el aumento en un 30% de los que reciben esa ayuda municipal. Es decir, la cantidad de “sin casas” en Estocolmo ha aumentado en un 30% en la estadistisca oficial, y la respuesta a ese aumento no son más recursos económicos para combatir esa tendencia, sino por el contrario, seran reducidos. Dónde está la coherencia de esa ecuación? habria que preguntarle a los genios del neoliberalismo.

El cuidado y la atención de un paciente sin casa le cuesta a la sociedad sueca un millón de corónas al año. La mantención de un soldado sueco en Afghanistán le cuesta al estado escandinavo dos millónes de corónas al año.
En otras palabras, mientras el estado sueco ahorra 12 ó 13 millónes al año en los más débiles de su sociedad, que ya estan sumidos en la indigencia ocasionada justamente por las condiciones de vida a que han sido obligados por el capitalismo neoliberal, deshumanizado e irracional, aumentarán el presupuesto militar en más de mil millónes de corónas para garantizar la presencia de los soldaditos de la monarquia parlamentaria sueca en Afghanistán.
Porqué ese empeño en reforzar la maquinaria bélica sueca en ese lejano país, en vez de preocuparse del bienestar de su propio? cabria preguntarse. Pero sobretodo, porqué tanto esfuerzo en financiar la muerte y la pobreza, en vez de la vida digna y sana?

Según Sten Tolgfors - actuál ministro de defensa, barón de la guerra y lacayo militarista yanqui y miembro del partido derechista Folkpartiet (Partido Popular) partiducho que intenta en forma desesperáda por mantenerse sobre el 4% que exige la constitución sueca para la subsistencia parlamentaria de cualquier colectividad política, y que se ha hecho famoso por su actitud xenofóbica contra los inmigrantes de este país - la ocupación del territorio afghano no es ni más ni menos que producto del ”sacrificado esfuerzo en que estan empeñadas las naciones civilizadas occidentales” (es decir, USA y la UE) para garantizar la ”seguridad de la población afghana, resguardar los derechos humanos de sus ciudadanos y asegurar la igualdad de las mujeres de ese país”. Coartadas yanquis que ese país agresor y arrogante usa ahora para intentar erguirse una vez más como el ”defensor de los principios de la civilización cristiano-occidental”. Algo asi como las infulas que se dan los payasos católicos del Vaticano, de pretender ser los únicos representantes de la religiosidad universal.
Pero que esos argumentos norteamericanos son una burda mentira, no es necesario siquiera comprobarlo con contraargumentos, puesto que los hechos hablan por si solos.

El cultivo del opio, que cubre todo el territorio afghano, no provee solamente a los talibánes de recursos monetarios multimillonarios sino, y sobretodo, al gobierno de Afghanistán que, entre otros ejercitos, es tambien defendido por las fuerzas armadas suecas.
La seguridad del pueblo afghano está en primer lugar amenazada por los despiadados y continuos atáques de las fuerzas ”aliadas” de ocupación. Cientos de civiles han sido masacrados por ataques aéreos llevados a cabo por fuerzas militares, alemánas entre otras. La ayuda económica hacia Afghanistan conque yanquis y políticos bien pagados de la mal parida UE hacen aspavientos, nunca llega al pueblo afghano, sino que sirve para pagar el sueldo a los burócratas que las fuerzas de ocupaciones mantienen en hoteles de lujo. Cualquiera de esos funcionarillos burocraticos tiene una entrada anual de 250 000 dólares al año, mientras que casi un 50% de la población afghana sobrevive con menos de un (1) dólar por día! (Fuente: Independent News and Media, 1 mayo del 2009)
Esto sin contar los más de 70 000 legionarios extranjeros que alli se encuentran, cobrando salarios por cada cabeza afghana que revientan.

Y es dentro de ese contexto entonces, que hay que entender cómo es posible que la resistencia de un ejercito mal entrenado y con armamento primitivo, combate con éxito a los mejores soldados del mundo, desde el punto de vista técnico-militar.
Los talibánes en Afghanistán son el unico grupo de resistencia ideológico, político y militar organizado que está enraizado en el pueblo afghano, y que logra interpretar con éxito sus necesidades de exterminar la presencia occidental en su territorio.
Y si el pueblo afghano elige su propio camino de fundamentalistmo religioso, pues allá ellos que las “democracias libres” en occidente han creado más de un monstruo fanático del cual poco tenemos que enorgullecernos.
Mi principal fundamento contra un estado talibán que controle la sociedad afghana, es la irracional explotación de la mujer que una sociedad de ese tipo conllevaria y el sistema feudal que instauraria.
Mas, por otro lado, cómo estan las cosas en Chile a ese respecto?

Comentarios

DIA DEL PUEBLO MAPUCHE EN ESTOCOLMO!

20091002231513-mapuches.jpg

- EXPOSICIÓN
- ALMUERZO SOLIDARIO
- INFORMACIÓN
- MÚSICA


DOMINGO 4 DE OCTUBRE, en el Centro Ché Guevara
Vasavägen 33, Jakobsberg

Desde las 14:00

Pelicula documental a las 17:00

Solidariza con la lucha del pueblo mapuche!

Comentarios




Yo, mapuche? Pues vaya pregunta…

20091003183205-yo-mapuche-hombre.jpg

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)

Y mientras el estado chileno intenta explicar lo inexplicable, el pueblo mapuche sigue siendo masacrado por las balas asesinas de la ”pacificación de la Araucania” que aun continúa en ese país austral, a las entradas del siglo XXI. Balas que son disparadas por agentes financiados por el estado chileno, y siglos de ocupación maldita.
El territorio mapuche en el sur chileno es cada vez más reducido, sus sobrevivientes cada vez más aplastados por la fuerza de la represión gubernamental heredada de la colonización española y de la dictadura militar creada por la CIA, y sus victimas mortales cada vez más normales.

Cada vez que entro a las páginas de internet para nutrirme de noticias del Chile-Mapuche, hay un nuevo joven indígena asesinado. Y cada uno de esos asesinatos son cometidos por las fuerzas policiales chilenas. Y cada vez que hay juicio por eso, los autores son liberados gracias al fuero militar creado por la dictadura del homosaurio. Dónde está la democracia, pregunto yo!? o es esta selectiva y funciona solamente para unos y no para otros?

En buenas cuentas, matar a un mapuche en el Chile de hoy, no cuesta nada y es una entretención para sádicos vestidos de uniformes verdes.
Y si quieren entonces experimentar un safari con munición pagada por el estado, pues vayan al sur chileno, carájo! que alli hay seres humanos in live a quién dispararle gratis! Mejor reality show habria que buscarlo con velas…

Viva la vida, mierda! Y si esto lo escribo en castellano, es porque la ideología oficial nunca me lo enseñó a decir en mapudungún.

Comentarios

Trabajemos contra la discriminación

20091006002932-bandera3.3.jpg

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)

Hace unas semánas atrás, y desde algún lugar del mundo hispanoparlante, me llegó este e-mail. Quisiera que lo leyeran con atención. Su desarróllo es simple, pero su contenido muy elocuente. Y agradezco a quién lo envió. La dirección desde donde me llegó es: zunclau@gmail.com.

En un avión, iniciado el vuelo, una "señora" oprime insistentemente el
timbre para llamar a la azafata.
- ¿Cuál es el problema, Sra.? - Pregunta la azafata
- ¿Es que no lo ve? - responde la dama
- Me colocaron junto a un sucio indígena. No soporto estar al lado de
uno de estos seres repugnantes. ¿¿¡¡No tiene otro asiento!!??
- Por favor, cálmese... - dice la azafata - Casi todos los asientos
están ocupados. Pero, voy a ver si hay un lugar disponible.

La azafata se aleja y vuelve de nuevo algunos minutos más tarde:
- Sra., como yo pensaba, ya no hay ningún lugar libre en la clase
económica. Hablé con el comandante y me confirmó que no hay más sitios
disponibles en la clase económica. No obstante, tenemos aún un lugar
en primera clase.
Antes de que la dama pudiera hacer el menor comentario, la azafata sigue:
- Es del todo inusual permitir a una persona de la clase económica
sentarse en primera clase. Pero, dadas las circunstancias, el
comandante encuentra que sería escandaloso obligar a alguien a
sentarse junto a una persona tan repugnante.
Todos los pasajeros alrededor, observaban la escena, indignados.

Entonces, la azafata, dirigiéndose al indígena, le dice:
-Si el Sr. lo desea, tome su equipaje de mano, ya que un asiento en
primera clase le espera.

Y los pasajeros, que sorprendidos presenciaban la escena, se
levantaron y aplaudieron.

Fin del e-mail

Nota
Si esto es ficticio o realidad, no lo sé. Pero el mensáje envuelto en la descripción de esa situación, es algo que rescatar. El racismo no es universal, ni tampoco actitud cotidiana entre los seres humanos. El racismo es una manifestación de la ignorancia, de la intolerancia inculta y del odio rabioso que los barónes del Poder han inculcado en la mente de los pueblos subyugados contra los más pobres de la sociedad, para decirles que estén felices, que abajo de ellos hay otros que son menos válidos. Y es ese argumento el que hay que combatir con toda la fuerza de la racionalidad del ser humano conciente! Porque cuando el capitalismo y su versión ideológica neoliberalista y enfermiza intenta poner algunas razas sobre otras, o cuando pretenden hacernos creer que el color blanco es más hermoso que el negro, es cuando tenemos que reaccionar con toda la energía que nos dá el saber que los débiles son ellos, y no nosostros!

El racismo incrustado en nuestros hijos a través de la Historia Oficial , la discriminación estructural contra los pueblos indígenas de nuestro continente, la injusticia institucionalizada por leyes constitucionales, la explotación deshumanizada del ser humano por parte del Capital, y la aceptación mental de nuestros pueblos que todo lo que es extranjero, rubio y caro es sinónimo de calidad, no es más que una gran mentira!

Cada pueblo tiene sus cualidades propias innegables e incuestionables, pero el capitalismo salváje nos está desviando la atención de la constatación de esa verdad.
Reflexionar hoy día es revolucionario, y pensar es rebeldía sabia. Acuerdense de eso si quieren vivir con decoro.

Comentarios

Elicura Chihuailaf, un poeta mapuche fantástico!

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)

A través de mi blog quiero presentar a un poeta inédito. Inédito en el sentido que escribe en dos idiomas, aún cuando eso tampoco podria, a primera vista, ser algo demasiado desacostumbrado en tiempos de políglotas caros, financiados por la necesidad de la globalización mezquina.
Y lo inédito entonces es que el poeta en cuestión escribe y declama en castellano, y en algo tan desconocido como el mapudungun, idioma que deberia ser lengua oficial en el sur de sudamérica, pero que el colonialismo español casi extirpó de la geografía de los idiomas del mundo.
Y esta aseveración me lleva a la constatación de que yo no sé casi nada del originario pueblo al cual pertenece el poeta que quiero presentar en este espacio virtual. Ni de su historia, ni de su cultura, ni de sus tradiciones y menos aún, de su idioma materno.

Yo viví gran parte de mi vida en el sur chileno. Entre Traiguén, pequeño pueblo de la provincia de Malléco, Temuco, gran ciudad de la provincia de Cautín, y Concepción ciudad más grande aun, de la provincia del Bio-Bio.
Si ustedes notan, de todas estas denominaciones hay solo una que es castellana; Concepción. Todas las otras son españolizaciones de términos del mapudungun.

En esas zonas agrestes pasé gran parte del término de mi infancia, del comienzo de mi pubertad y una pequeña parte de mi adolescencia adulta. Pero durante todo mi tiempo vivido en territorios mapuches ocupados por el estado chileno, jamás nadie me dijo que, aparte de mi realidad también existía otra: la del pueblo mapuche. Callada y manipulada por la Historia Oficial pro-hispánica chilena, fue una realidad fantasmal en donde sus protagonistas eran de ficción y no contables, y sus vidas algo de muy poco valor y al fin de cuentas, nada de que preocuparse.
Pero a pesar de todo esto, el idioma castellano en Chile, o su dialécto popular, está muy influenciado por vocáblos mapuches cotidianos, fenómeno que muchos desconocen.

Cuando yo era todavia un puber, decia “me achunché”. En donde achunchar en mapudungun, significa ruborizarse. O cuando decia que era un cahuin el que se armaba entorno a mis amores alocados. En donde cahuin en mapudungun siginifica que ha tomado el sentido de un chisme, porque mis amores prematuros confundian a vecinos y a maestros de escuelas rurales.
Y todavia digo que quiero fumarme un buen pucho cuando quiero decir que quiero fumarme un buen cigarrillo, después de un buen malon en mi ruka! Es decir, después de una buena fiesta en mi casa.

Mas nadie me dijo que yo usaba en mi idioma cotidiano palabras del mapudungun, de mi pueblo originario.

Elicura Chihuailaf, es un poeta mapuche que vivió, creció y se desarrolló en Temuco, la misma ciudad en donde yo pasé tal vez, los mejores tiempos de mi vida. Estudiamos en el mismo liceo, pero nunca nos encontramos. Vivimos bajo un mismo cielo, pero en dos realidades distintas. Porque mientras para él su estadia en la gran ciudad era un exilio, para mi era la normalidad de lo establecido por el estado opresor chileno.

Con mucho agrado presento entonces a Elicura Chihuailaf en una entrevista larga, mas no tan prolongada como los más de 500 años de opresión que aun sufre su pueblo.
Elicura es un poeta inedito. Escribe y declama en mapudungun, mas tambien en castellano. Esta es una entrevista larga. Pero es una entrevista necesaria.

La lucha del pueblo mapuche por su sobrevivencia, es la lucha de todos los pueblos originarios del planeta por la sobrevivencia de la Pachamama, la Madre Tierra.

Comentarios

Nacimiento y muerte

20091019185335-nacimientomuerte.jpg

(Visita también: Héctor Díaz )

Extensa dimensión del pensamiento,
el hombre y su tiempo,
tiempo del hombre y su poesía,
la poesía del tiempo,
y todos los tiempos,
que son los ecos de la poesía del hombre.

Borroneo, para saber quien soy,
indago en el fonema inicial,
la tierra parida por la galaxia,
la soledad primaria,
escondida detrás de la espera,
en el tiempo que no existían las palabras,
el barro y las gotitas de lluvia,
se amaron, para crear la vida.

Inmenso epitelio, de rocas y silencios,
horizontes quebrados, fuegos alucinados
noches de miedo, el sol inaugurando a dios
el alma del mar, con su canto mitológico
esperando la vida de los pies,
y las huellas de nuestros corazones.

Alguna vez vinieron los caminos,
cantos rodados,
la rueda, el fuego, la mirada furtiva
el llanto del niño, la lluvia, la primavera,
el sueño.
Apareció la palabra, en busca de nosotros,
inmensa aventura que inventamos,
fuimos instrumentos de los fonemas,
hicimos sonar nuestras gargantas,
llorando de amor en la rivera
de algún río que reflejaba luna nueva.

Esculpimos nuestra soledad en las paredes,
que nos expulsó del centro de la tierrra,
escribimos en las texturas duras de la piedra,
nuestra soledad convertida en impotencia,
“ Aquí te amé, bien lo recuerdo”
porque sino, no hubiera existido mi existencia.

Te amé, y te amo todavía y te amaré después de muerto,
tú eres el recorrido eterno de ese cosmo,
el cuento de terror en la vigilia,
el libro aquel del cuento de los cuentos,
el duraznero en flor, reventando en verano
la brisa con aliento a salitre, del mar de los albatros
las palmeras en fila marcando en el camino,
del aéreo espacio, las huellas de los vientos.

No somos más que la continuidad,
lo que diga de tí, lo diré de mí,
tu noche es mi silencio, tu dolor,
mi angustia.
Escribo, para saber quien soy
pinto para saber quien eres,
te busco para reconstruir la memoria
del tenue arcoiris después de la lluvia.

Cuando mis sorprendidos ojos abiertos,
dejaron la soledad de los senderos,
descubrí tu mítica mirada,
el tenue fuego de tu noche,
la inagotable sed que va contigo,
el amor que sigue siendo tan posible.

No somos más que una guitarra,
una caparazón para arrancarle el alma,
las cuerdas van templadas o disonantes,
las notas acercan nuestras ansias,
y se juntan el volcán, la lava y la mañana.

Ahora queda el silbar de una torcaza;
no es poca cosa la continuidad de la esperanza,
no somos más que el milagro de un momento,
ahí, donde se juntan, la muerte irracional,
la vida, va creando el nacimiento.

Héctor Díaz
2009-10-16

Comentarios

Elicura Chihuailaf . Su vida y obra

20091023092609-araucaria2.jpg

Foto: Árbol típico del sur chileno. Su denominación en castellano es Araucaria. En mapudungun se llama Pewen, y es un árbol sagrado en la cultura mapuche.

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)

Nacido en 1952, el destacado poeta mapuche Elicura Chihuailaf Nahuelpán, nieto de caciques, creció en una comunidad mapuche llamada Quechurewe, en un sector precordillerano a setenta y cinco kilómetros de Temuco.
Titulado de Obstetricia en la Universidad de Concepción, se dedicó a la creación poética y a la difusión y defensa de la cultura de su pueblo. Ha desarrollado una vasta labor literaria y cultural, fundamentalmente en la ciudad de Temuco, donde reside. Junto al poeta Guido Eytel publicó durante varios años la revista Poesía Diaria y en calidad de encargado del área cultural del Centro de Estudios y Documentación Mapuche LIWEN editó la revista de arte y literatura mapuche Kallfvpvllv (Espíritu Azul).
Fue organizador de importantes acontecimientos literarios como las dos ‘Zugutrawvn’ o ‘Reuniones en la Palabra’ entre poetas mapuches y no mapuches (Temuco y Santiago, 1994) y el Taller de Escritores en Lenguas Indígenas de América (Temuco, 1997). A petición de la editorial Pehuén tradujo al mapudungun una selección de poemas de Pablo Neruda, titulada Pablo Neruda, Todos los cantos / Ti kom ul (1996).
Hasta la fecha ha publicado los poemarios El invierno y su imagen (1977), En el país de la memoria (1988) y A orillas de un Sueño Azul (1991), – reorganizados y publicados bajo el título de El invierno, su imagen y otros poemas Azules (1991) –, y De Sueños Azules y contrasueños (1995).
El trabajo de Elicura Chihuailaf es muy valorado dentro y fuera de Chile. De Sueños Azules y contrasueños, volumen escrito gracias a una beca de la Fundación Andes, fue premiado en 1994 en la categoría ‘Mejores obras literarias inéditas de poesía’ por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura. El poeta ha participado en numerosos encuentros y jornadas literarias, tanto nacionales como internacionales, y ha sido invitado a leer su poesía en México, Suecia, Holanda, Italia, Francia y Alemania.

J.A. Moens
Agosto 1999
Tesis de licenciatura
Supervisor: Prof. Dr. F. Lasarte
Dpto. Lingüística y Literatura Hispánicas
Universidad de Utrecht




Presento más abajo un poema de Elicura, en su versión castellana y mapudungun.

LA LLAVE QUE NADIE HA PERDIDO
La poesía no sirve para nada
....me dicen
Y en el bosque los árboles
....se acarician
con sus raíces azules
y agitan sus ramas el aire
saludando con pájaros
....el Rastro del Avestruz
La poesía es el hondo susurro
....de los asesinados
el rumor de hojas en el otoño
la tristeza por el muchacho
que conserva la lengua
pero ha perdido el alma
La poesía, la poesía
es un.... gesto, un sueño, el paisaje
tus ojos y mis ojos muchacha
oídos corazón, la misma música
Y no digo más, porque nadie
....encontrará
la llave que nadie ha perdido
Y poesía es el canto de mis
....Antepasados
el día de invierno que arde
....y apaga
esta melancolía tan personal.

INI RUME ÑAMVM NOEL CHI LLAFE
Feyti vlkantun che mu rume
....kvmelay, pigeken
Ka fey ti mawizantu ayiwigvn
....ti pu aliwen
ñi kallfv folil mu egvn
ka ñi chagvll negvmi ti kvrvf
chalilerpuy vñvm egu
....ti Pvnon Choyke*
Feyti vlkantun alvkonchi wirarvn
....feyti pu lalu
kiñe pin ti tapvl rimv mew
feyti weñagkvn feyti wecheche
ñi petu zugu ñi kewvn
welu ñami ñi pvllv
Feyti vlkantun, ti vlkantun fey
kiñe.... pewma feyti afvl chi mapu
tami ge ka iñche ñi ge, vlcha
allkvfe piwke, ka feychi
....vl zugulvn
Ka zoy pilayan, ini rume penolu
ti llafe ini rume ñamvn nolu
Kas vlkantun fey ñi vl tañi
....pu Kuyfikeche
pukem antv mu vy lu ka chonglu
feyta chi kisu zwam weñagkvn.

*Rastro del Avestruz (Cruz del Sur)

Comentarios

El culturista

20091028022317-culturista.jpg

(Visita también: Reflexiones desde las cloacas)

”Si todos supieran nadar en éste mundo, nadie moriría ahogado”, dijo uno de los policias encargado de recoger el cadáver que el mar habia arrojado a la playa.
”Si nadie supiera nadar en éste mundo, entonces si que no moriría nadie ahogado, ya que nadie se atrevería a tirar al agua” - le respondió su colega y metiéndo una de sus manos a un bolsillo del pantalón, sacó un arrugado pañuelo con el que se sonó estrepitósamente la nariz.

Unos cuantos meses antes de que su cuerpo fuese encontrado en una de las tantas playas del litoral, ya maloliente pero intácto, se habia decidido. Empezaría a entrenar culturismo físico, como una primera fase de la recomposición general de toda su vida que se habia propuesto. En varias ocasiones habia estado a punto de dar ese paso, pero siempre algo se habia interpuesto, aplazando su decisión. Y cada vez que esto así ocurría, sentia como una angustia gigantesca lo invadía entero, hundiéndolo en largos periodos de depresión.
Sólo, sin amigos ni conocidos, se iba a la playa y se dedicaba a observar de lejos como el grupo de hombres jóvenes que entrenaba en el gimnasio al aire libre alli dispuesto, mostraban sus enormes músculos y sus bronceados cuerpos a las muchchitas que iban a ese lugar en busca de un furtivo polvo sobre la arena y también - porqué no? - con la esperanza de ser la amante permanente de alguno de aquellos hermosos y fuertes machos. Veia con creciente envidia como estos soltaban fuertes carcajadas al viento y llenos de confianza en si mismos, galanteaban con las jóvenes y bellas hembras, que él tanto deseaba poseer.
Podía estar horas y horas contemplándo aquél ancestral juego entre el hombre y la mujer, bebiendo cortos sorbos de una botella de vino que siempre era su única compañía. Al caer la tarde, se incorporaba penosamente de la ya fria arena, recogía sus pocas cosas y arrastrando con cierta dificultad su pobre cuerpo, se iba al cuchitril en donde vivia y con frenesí e impaciencia, comenzaba a planear el día siguente.

Pero la sóla idea de imaginarse entrenándo al aire libre lo llenaba de pánico, haciéndolo desistir de su decisión tomada cada noche. Después de mucho cavilar caía en un agitado y tormentoso sueño que lo hacían despertar cada vez más y más convencido que debía llevar a cabo lo que se habia propuesto. Pero no se atrevía. Sin embargo, algo en su interior, le decía que esa era su única alternativa de vida. Y cada día se encontraba más y más cercano a la terrible disyuntiva de tener que traspasar el zócalo de la puerta de algun gimnasio o no. Para enfrentarse con la cruda realidad de ver su cuerpo reflejado en los montónes de espejos que llenaban las paredes de esos locales y que lo ponian literalmente enfermo. Pero peor aún era pensar que tenia que recurrir a la ayuda de un instructor para que lo guiase a través del laberinto aquél de máquinas y pesas desparramadas por todos lados. Porque si habia algo que estaba mucho mas allá de lo que podía tolerar, era justamente su incapacidad de reconocer que su cuerpo no era más que una caricatura de hombre. Ya que, a pesar de todo, aún le quedaba algo de vanidad en vida.

Habia dedicado varios dias a la búsqueda de algún otro gimnasio, algo más discreto y cubierto, que le permitiera comenzar su pequeña y privada revolución personal. Y - para bien o para mal - lo habia encontrado. Los dias siguientes los ocupó planeando como haria su entrada en ese local. Frente al mismo y por la acéra de enfrente, habia una pequeña y muy agradable cafetería, en donde se instalaba a contemplar a la gente que entraba y salía del gimnasio, bebiéndo incontables tazas de café que lo ponian más nervioso aún, y cuyo sabor ya detestaba.
Cada vez que veia entrar a alguien de su misma edad y con ciertos parecidos físicos a él, se sentía optimista, sintiéndo una cierta complicidad con la persona en cuestión. Pero cada vez que veia entrar a hombres bien entrenados y llenos de energía, renacían sus complejos y su convencimiento de que jamás sería capaz de entrar, se transfomaba en obsesión.

Muchos de lo habituales de aquella pequeña cafetería, eran precisamente hombres y mujeres que venían de su entrenamiento diario y pasaban por allí a servirse algo reconfortante, como premio a sus esfuerzos después de un duro rato entre pesas y ejercicios comunes.
Al comienzo los escuchaba con mucho interés y envidia, al evidenciar que no entendía de lo que hablaban. Pero, luego descubrió que ahí había una fuente de información muy valiosa de la cual podía profitar, cuando se dió cuenta que en sus conversaciones se referian a tal o cual ejercicio, a una u otra dieta, ese o aquél método para optimizar el desgaste de grasas en el cuerpo, a la definición de tal o cuál músculo y en general, cuando los escuchaba utilizar términos que para él eran totalmente desconocidos, pero que podrían ser de provecho en su incierto futuro.
Los odiaba a la vez que no podía evitar admirarlos, cuando los veía moverse de un lado a otro por ese local, llenos de vida, alegres y hermosos, cubriendo sus bien definidos cuerpos con ropas que les hacian resaltar los músculos y que - con toda seguridad - costaban mucho más de lo que él podría permitirse. Más de alguna vez se habia quedado sentado en su mesa por horas y horas, sin atrever a irse de alli por la verguenza que le causaba el tener que pararse de la silla y caminar por entre las mesas circundantes hasta la salida, dejándo al descubierto su caricaturesco y deformado cuerpo, revestido con ropas estropeadas y pasadas de modas.
No es que tuviera algún defecto físico. No. De ninguna manera! Pero era obeso, de baja estatura, de piernas gruesas y cortas y - lo que él consideraba peor - dueño de una panza descomunal que comenzaba en su pecho y terminaba sobre la parte superior de sus muslos, escondiendole totalmente la pingaja vírgen que hacía el papel de pene.
Permanentemente brillando como efecto de una pegajosa transpiración que siempre le cubría el cuerpo, no era precisamente un Adonis. Amargado y triste, se sumergía en su acto de beber taza tras taza de café, esperando con resignación que fueran abandonando el local para poder hacer lo mismo sin que nadie lo viera.

Ya en su habitación, demoraba lo que más podía el momento de desvestirse porque, aún cuando nadie lo veia, sentía que ese sólo acto era ya una ofensa a la Belleza. Y una rabia enorme lo invadía cuando, sacandose la camisa, dejaba su enorme barriga al descubierto mientras en su cerebro se repetía una y otra vez una sola pregunta: ”Porqué yo?”, ”Porqué justamente yo?”.
Una vez en la cama se tumbaba de cúbito dorsal para, de esa manera, aplastar esa repugnante masa de grasa y carnes flácidas y evitar sentirla a su lado, sobre la cama, como si fuese algo que tuviese vida propia. Ya extenuado, se ponía a pensar en el día de su liberación, de su redención definitiva y su paso a otra vida mejor y llena de tentadoras hembras jóvenes que no harian más que follar y follar con él, y su nuevo y hermoso cuerpo. Se hundía en un pesado sueño cargado generalmente de pesadillas en las que - casi siempre - se veía corriendo desnudo por las calles más céntricas de la ciudad.
A veces lograba masturbarse después de haber soñado con una hembra jóven y bronceada. Y a veces, no.

Hasta que un buen día se decidió. Como la caida de un rayo del cielo, le llegó el valor necesario para dirigir sus pasos hacia el gimnasio, abrir su pesada puerta y acercarse hasta la recepción del mismo, donde una guapa muchacha lo invitó a entrar con una amable sonrisa en su cara. El nerviosismo casi le impedía hablar, pero ya no habia vuelta atrás y con temor, se ubicó en el mostrador sin saber exactamente que decir.
Dió una rápida mirada por el gimnasio y se tranquilizó un poco, cuando advirtió que nadie tomaba nota de su presencia alli: cada uno estaba en lo suyo, preocupado de cuidar su cuerpo de la manera más efectiva posible sin tiempo para nada más.
Cordial y amistosa, la muchacha de la recepción le lanzó una mirada interrogativa, invitandolo a hablar. Balbuceando algunas frases incomprensibles trató de expresar sus intenciones, pero no lo logró del todo y la muchacha acentuó más aun su interrogante mirada hacia él, haciendolo arrepentirse de su audaz decisión.
Pero el instinto de sobrevivencia fue más fuerte que su endeble autoestima y logró hacerse entender sin que fuese demasiado penoso.
La guapa muchacha tomó un micrófono y llamó a uno de los instructores para que se hiciera cargo de él y su enorme panza. Al instante llegó un tipo buenmozo el cual lleno de energía, dientes blanquisimos y movimientos preestudiados, le preguntó cual era el objetivo final de sus planes deportivos, ”Bajar de peso?”, ”Ganar masa muscular?”, ”Obtener una buena condición física?”, ”O tal vez, una combinación de todo lo anterior, eh?” - Y agregó, así como al pasar - ”Y porqué no un cuerpo hermoso y atrayente, eh?”, ”Qué te parece la idea?”. Sin más ni más ya lo habia empezado a tutear, cuestión que no supo como interpretár, ruborizándose al sentir la mirada del otro, escudriñando su cuerpo de arriba a bajo y deteniéndola en su colgante barriga de senador romano decadénte.
En el interior del gimnasio, una pesa cayó pesadamenate sobre el piso de linóleo produciendo un sonido sordo y seco. Como un gongón del destino.

Demostró ser un alumno muy eficiente y empeñoso, y al cabo de unos cuantos méses había logrado bajar veinte kilos de grasa, sustituyéndolos por casi diez de fuertes músculos. Si bien es cierto algo de su antigua panza aún luchaba por hacerle la vida imposible, estaba conforme con lo logrado y, seguro además, que al cabo de unos pocos méses más, tendría el cuerpo que siempre habia deseado y por el cual luchaba hora tras hora en el gimnasio.
Sin ser un gran aficionado a los libros, se habia enriquecido, sin embargo, de un amplio y erudito vocabulario, escuchando a instructores, culturistas profesionales que allí entrenaban y, en general, de conversaciones dispérsas que escuchaba por aqui y por allá, mientras atacaba con entusiasmo las pesas.
Pocas veces preguntaba algo y no conversaba con nadie, lo cual creó una errada imágen de su persona cosa que a él no le desagradó en absoluto sino, muy por el contrario, aceptó de buen grado. Daba la impresión de ser un empecinado y muy responsable culturista. Pasaba además por serio, respetuoso y de hombre de objetivos bien definidos. Y aunque algunas de esas cualidades coincidían con sus verdaderos propósitos y su manera de ser, no era tampoco menos verdad que su motivación básica era la de lograr simplemente erradicar el enorme complejo de inferioridad que lo había acompañado durante casi toda su vida, transformandolo ahora en un fanático irracional y totalmente dependiente de los preparados hormonales que secretamente habia empezado a consumir, para lograr un rápido y eficaz crecimiento muscular. Y con ello, un lugar también en lo que él creia era el mundo normal.

Con no disimulada vanidad, habia descubierto que algunas de las muchachas que alli entrenaban le lanzaban una que otra mirada de interés, haciéndolo doblar el peso de las mancuernas con que entrenaba para impresionarlas y llamar aún más su atención.
Había decididio que era tiempo ya de ir a entrenar al gimnasio al aire libre que tanto añoraba! Y a pesar que aún se seguía masturabando en la solitaria cama de su lúgubre cuchitril, sentía que el desvirgamiento estaba cada vez más al alcance de su mano.

Como en todo lugar en donde hay seres humanos envueltos, se encontró con una rigida y muy respetada jerarquía interna. Los más fuertes y musculosos de aquél reino encadenado por los prejuicios, regian despiadadamente sobre los más débiles y todo lo que ellos decian o hacian era aceptado como verdad absoluta sin derecho a réplica ni critica. Y como en toda escala social, constaba también éste orden, de un jerarca superior con una pequeña elite de elegidos a su alrededor.
El Maestro, como se hacia llamar por sus ”súbditos”, era un hombre de unos 30 años de edad, de pelo corto cortado casi al rape, lo que acentuaba aún más la crudeza de su rostro marcado por las huellas del abuso prolongado de anabolas, hormonas de crecimiento y otros esteroides. Tenía los ojos permanentemente inyectados en sangre y no era raro verlo hablar solo mientras atacaba con furia una y otra vez las mancuernas mas pesadas del gimnasio.
Si notaba que alguien lo miraba demasiado, lo atacaba sin piedad levantando a su victima del suelo con una mano, mientras que con la otra le acertaba repetidos golpes en el estómago hasta que el otro caía sin respirar. Porque estaba convencido de que, aquél que lo miraba le absorvia energias de su cuerpo haciendolo más débil y enclénque.
Y cuando levantaba pesos casi inhumanos, exigia completo silencio y nadie se atrevía a violar esa norma absurda de tirano despiadado.
Alabado por su consorte de ser un gran follador, tenia 3 ó 4 amantes que dócilmente aceptaban ser tratadas como esclavas sexuáles y que le concedian sin chistar todas las perversiones que se le antojaban.

Nuestro personaje sentía, por supuesto, una gran admiración por ese paquete de anabolas y aún cuando nunca le habia dirigido la palabra, se sentía como un miembro más de su elite. Entrenaba a las mismas horas que él y de reojo, lo miraba e imitaba casi a la perfección los distintos ejercicios que éste hacia. Ya finalizado su entrenamiento, se tiraba sobre la caliente arena a descansar a prudente distancia del Maestro, pero lo suficientemente cerca como para oir lo que decía. Incluso, se habia cortado el pelo de la misma manera que su gran ídolo.

Cierto dia se atrevió a dar el gran paso y acercandose a su dios, le dirigió la palabra para pedirle consejos e instrucción, lo cual se demostraría más tarde haber sido una idea fatal. ”Maestro! - le dijo con voz temblorosa - ”Quisiera tener el cuerpo que tu tienes y la fuerza que tú posees”. ”Como lo puedo lograr?”. ”Estoy dispuesto a hacer todo lo que me digas, con tal de ser como tú!”. El Maestro lo miró con mezcla de curiosidad y desprecio y con ironia en su voz le respondió: ”Estás verdaderamente dispuesto a todo?”. ”Ok!”. ”Mañana a las 5 de la mañana empezamos tu entrenamiento”. ”Sé puntual pues de lo contrario te arrepentirás!” No hubo amenaza en su voz sino más bien una advertencia implicita. Como esas que se le hacen a los niños: grave pero a la vez suave y tranquila.

Esa noche pudo apenas conciliar el sueño y una alegría profunda lo invadió. Se sentía realizado y lleno de optimismo y las horas se le hicieron interminables de largas. Porque casi no durmió por temor a despertar tarde y no llegar a la cita con el Maestro.
A las 4.30 de la mañana dejó su cuarto y se encaminó a paso calmado al lugar de la cita: un lugar desolado y apartado de la playa y aunque sintió extrañeza por lo desusual de la ubicación del lugar, no se atrevió a comentarlo con aquél.
Aún hacia frio y una tenue neblina se desplazaba desde el mar por sobre la gris arena de la playa. Habia elegido sus mejores ropas para tan gran acontecimiento y sentía prisa y apuro por empezar su entrenamiento que lo llevarian a lograr un cuerpo perfecto: como el del Maestro!

Al llegar al lugar de la cita se encontró con aquél reyezuelo de gimnasios ya esperándolo. Se puso un poco nervioso pues pensó que a lo mejor lo habría irritado al hacerlo esperar, pero su sorpresa fue grande cuando vió que el Maestro lo estaba esperando con una amplia sonrisa en su rostro y una actitud general que nuestro personaje interpretó como amistosa.
Se detuvo frente a él y sin saber que hacer desvió su mirada hacia el mar que parecia un gran caldo en ebullición. ”Sácate la ropa.” ”Vamos a nadar. Es la primera fase del entrenamiento!”, le dijo.
Se sacó toda la ropa y conservó solamente los calzoncillos. Un frio intenso lo invadió y sintió como si miles de pequeños cuchillos le estuvieran penetrando el cuerpo. El Maestro hizo lo mismo y con decisión y sin dudar, se dirigió hacia el mar zambulliéndose en sus frias aguas. El lo imitó y dándo algunas brazadas se situó a su lado. El Maestro dió vuelta su cabeza y lo miró en forma intensa y ya no había amistad en su mirada sino odio y desprecio: ”Hijo de puta!”. ”A mi nadie me dirige la palabra asi como lo hicistes tú!”. ”Y eso no te lo voy a perdonar!”. E irguiéndose sobre el agua, levantó sus poderozos brazos y los dejó caer pesadamente sobre los hombros de nuestro sorprendido personaje, hundiendolo bajo el mar. Le tomó unos cuantos segundos entender lo que estaba a punto de pasar, pero cuando lo hizo era ya demasiado tarde. Dos fuertes brazos lo mantenian allá abajo, próximo al infierno y a la muerte. Se batió en forma desesperada, pero lo único que consiguió fue gastar sus últimas energias en ese intento desquiciado por agarrarse a la vida. La boca se le llenó de agua salada, que rapidamente bajó a sus pulmones impidiéndole respirar. Al cabo de otros cuantos segundos ya estaba todo consumado y, transformado ahora en cadáver, se deslizó lentamente aguas adentro, hacia el cadálzo de la muerte.
Un nuevo día comenzaba a nacer, y un nuevo ser acababa de morir.

”Seguramente le dió un calambre.” ”A quién se le ocurre nadar en aguas tan frias?”. Dijo uno de los policias. ”O a lo mejor estaba borracho”, dijo el otro y prendiendo el primer cigarrillo del día, le dió una profunda aspirada que lo mareó y le produjo náuseas. ”Mierda! Tengo que dejar de fumar!”, dijo y tiró con rabia el pitillo aplastandolo sobre la húmeda arena.
”Se veía bien entrenado, el hombre”, acotó uno de los representantes de cualquier Ley, cuando cerró el cierre de metál del saco en el cual metieron el cadáver.
Y tal vez, fue ese el único reconocimiento que alguien le hiciera y aunque póstumo, es necesario contarlo para no faltar a la verdad.
Porque tarde o temprano a todos se nos hace justicia. O no?

Comentarios

Miércoles, 28 de Octubre de 2009 02:23. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Cuentos del autor

Gota a gota, tiempo a tiempo

20091031220135-pasoapasotiempoatiempo.jpg

(Visita también: Héctor Díaz )

Perdida tarde de invierno
escondida en la memoria,
tenuemente va llegando
con el andar de los tiempos.
Cavilante, la gotita,
suspirando en los cristales,
sucesivamente, corriendo,
como un hilo en la tormenta.
Simfonía de los techos,
va saturando canales,
es la música del trueno,
que se muere en la vereda.
La monótona cascada,
que va bajando del techo,
mientras el olor de la leña
va dibujando a mi abuela.
Sombras despide el brasero,
fantasmas que se entretienen,
mientras llorando ese fuego
su llamas van sin regreso.
El mundo se apiada un tanto
del suave y humilde sueño,
y son seguras las horas
que las va alargando el viento.
Y me va doliendo el horno,
horno de pan del abuelo,
paja y adobe con un algo de revoque,
enfrentado en solitario,
con los miedos de la noche.
A fuerza de otros recursos,
entrecruzamos los dedos,
la pared se va llenando,
con gaviotas y sus vuelos.
Con el premio de la luz
que va dejando el brasero,
las luciérnagas se alzan,
lentamente y sin apuro
acompañando mi sueño.

Chispitas que van al techo,
y se apagan sin consuelo,
mientras se siente el aullido
del viejo guardián, mi perro,
aún me sigue ladrando,
con sus ojitos de bueno,
con sus orejas caídas,
en las memorias del tiempo.
Por eso cuando la lluvia,
me va escribiendo el silencio,
busco las horas tranquilas
gota a gota, tiempo a tiempo.

Héctor Díaz
31/10/2009

Comentarios

Sábado, 31 de Octubre de 2009 22:01. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris