Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2009.

Interrogantes

20090407195241-suicidio.jpg

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)


Hay ciertas ecuaciones que son difíciles de entender. Si trabajamos de lunes a viernes, seria fácil suponer que al término de cada semana laboral, estemos cansados y al borde de un soponcio potencial. Y con algo más de dolama sobre nuestra doblada cérviz de asalariado sin más futuro que un entierro sin la voz de Pavarotti, algo desganados y sin muchas energías, no queramos más que descansar.

Por otro lado, cada lunes deberiamos estar frescos y lozanos después de reposo decretado por diálogos impuestos sin discusión democrática.
Y dispuestos entonces a metérle el diente a nueva semana de trabajo - chorreándo energías y con el mismo entusiasmo y la pasión de un adolescente cuando descubre los sabrosos secretos de la vida sexual - deberiamos marchar contentos, rumbo al reloj que marca la entrada y la salida de nuestra rutina cotidiana, en la planilla de puntos de nuestra jubilación vendida al mejor postor.

Sin embargo, éste fenómeno es inverso. Los días viernes, al terminar nuestra faena remunerada y fastidiosa, nos olvidamos de todas las etiquetas que nos imponen las reglas éticas y morales del comportamiento social y también, de lo que es aceptable y no. Estamos dispuestos a zapatear un buen flamenco sobre cualquier suelo o mesa que nos ofrezcan, a seducir a la jóven y bella esposa del vecino o a llamar a nuestro jefe por teléfono y decirle que es un gran cabrón.

En definitiva, nos invade una sorprendente energía, que dura más o menos hasta el Domingo al mediodía, porque ahi lenta pero implacable, comienza a aparecer la otra cara de éste fenómeno. A saber; la angustia dominical. Pero no es ese el tema de ésta reflexión, aún cuando el tema dé para mucho. Entre otras cosas, para definir estados habituales de muchos indefensos. Entre otros, los mios propios.

Qué sucéde entonces cuando llega el día lunes? Lejos de estar como se supone que deberiamos estar (leér más arriba), nos encontramos en un estado de aturdimiento y pasmo. De desconcierto y estupefacción ante una nueva semána laboral que nos espera y la que, como enorme ola desvastadora, amenaza con ahogarnos en su cenagal de espesas reglas y obligaciones absurdas que – según se nos dice – van a ennoblecer nuestro rol de seres humanos.

Que el trabajo emancipa no cabe duda. Y si no, acuerdense de lo que rezaba sobre las cabezas de las victimas judías del Holocausto, a la entrada del campo de extermino de Auschwitz: ”El trabajo libera!”. Claro! Libera al cuerpo de la vida terrenal, a traves de chimeneas xenofóbicas ideadas por Hitler.

Y el problema con el cual nos encontramos entonces, no es el trabajo en si; sino la relación que nos han impuesto hacia el trabajo mismo. Relación desigual, en la que unos venden su fuerza de trabajo, y otros pagan por la misma. Y por supuesto que aquellos que pagan son los que siempren ganan (ya que son esos además los que sustentan el poder) y los que la venden, los perdedores eternos. Ya que lo suyo se vende a menudo en realización barata.

Una gota de buen socialismo en ésta amárga copa de sinsabores, no estaria nada de mal.
Porque la única solución a la ”crisis financiera” actual, es la abolición del sistema capitalista de opresión y su apéndice, el neoliberalismo, apoyado por oportunistas pro yanquis, que siempre han sostenido la manga de la sartén con una mano, mientras que con la otra frien los sueños de los pobres, y calientan los billetes de los ricos, como popcorn en ebullición eterna. Algo asi como cercenar su propia cabeza con tijera alquilada.

Comentarios

Suma y sigue

20090409162301-sumasigue1.jpg

(Visita también: Palestina)

El grupo de los 20 (G-20) constituido por los países más ”ricos” del mundo, se reunió en Londres para intentar solucionar la crisis económica por la cual atravieza una gran cantidad de países de esa conglomeracion, o dependientes de la misma. Y a qué conclusión llegaron? Los países pobres deberan conformarse con un subsidio de 160 mil millónes de dólares a repartirse entre ellos, para intentar sobrevivir.
Un cuestionamiento estructural de fondo y serio al sistema neo-liberal capitalista que está haciendo agua por todos lados, y que ha sido el causante directo de la llamáda “crísis financiera”, no apareció en ningún documento emitido por esos privilegiados.


La miseria de millónes y millónes de seres humanos que intentan sobrevivir en Africa, Asia y Latinoamérica es en la actualidad, cuestión que no tiene prioridad. Lo que si tiene prioridad, en cambio, es el apoyo de los estados y de las organizaciones mundiales financieras, hacia los bancos y las actividades borsatiles del neoliberalismo imperante.

En la gran mayoria de los países capitalistas dependientes o ”subdesarrolládos” como los llaman algunos con algo de desprecio, la población vive con 1 ó 2 dólares al día!
Y cuánto es lo que el estado de esos países invierte en sus habitántes? Absolutamente nada, puesto que la concepción neoliberalista de que todos los servicios de un país, ya sean sociales, de salud, vivienda o educación, deben estar en manos privadas, ha dejado a la gran mayoria de sus habitantes al márgen de las posibilidades de obtener los derechos que le corresponderian, ya que no cuentan con los recursos económicos como para poder comprarlos.

Uno de los medios que el capitalismo salvaje utiliza para medir el nivel del desarróllo económico de un país es el llamado BNP (Producto Nacional Bruto). Y se logra sumando el valor de todos los productos y servicios que un país produce durante un año. Y ese valor, a su vez es dividido por la cantidad de habitántes de un país cualquiera.

De esa manera el BNP en Chile es de 5 856 dólares/per capita, lo cual haria creer a cualquier no iniciado en esto de las cifras económicas, que a cada ciudadano le corresponderia entonces una ”inversión” sobre si mismo de alrededor de 6 mil dólares por año. Es decir, algo asi como 30 millónes de pesos anuáles.
La realidad sin embargo es muy distinta. Porque como ya decia más arriba las grandes masas populares de los países pobres, viven con 1 ó 2 dólares diarios. Es decir, entre 30 ó 60 dólares al més. 20 ó 40 mil pesos por més, en el caso chileno. O séa algo asi como 380 000 pesos por año. Cifra algo distinta de la que muestra el BNP de ese país.

Cabe hacer notar también aqui, que esos 1 ó 2 dólares por día no es el resultado de una inversión conciente del estado hacia cada ciudadano, sino que es producto en primer lugar, de trabájos esporádicos y mal remunerados que la población misma se ingenia para sobrevivir.
Tenemos todo el derecho a preguntar entonces, adónde van a parar todos los millónes que no se invierten en cada ciudadano.
Y la respuesta a esta pregunta es muy simple en su frialdad.

La deuda externa de Chile es una de las más grandes del mundo: 21 millónes de dólares por habitánte! Lo cual significa que las divisas salen del país en forma de interéses hacia los bancos privados que ”financiaron” el boom económico creado por la dictadura del Homosaurio y que hoy día todo el pueblo chileno debe cargar sobre sus hombros.
La gran mayoria de las industrias chilenas estan en manos de capitales extranjeros, y las ganancias que generan van indiscutiblemente, a dar a los bolsillos de esos especulantes despiadados.

Durante la década del 80, tanto en Chile como en otros países ”subdesarrolládos”, las industrias nacionales solicitaron grandes préstamos a bancos extranjeros, y cuando estuvo más que claro que nunca podrian pagar esa deuda, fueron sometidos a chantájes, si es que el estado respectivo no se hacia cargo de esas deudas.
Cualquier ”inversionista” pudo entonces comprar el crédito de la banca privada extranjera otorgado a industrias chilenas, con una rebaja de un 30% o a veces más. Para los bancos era mejor que nada.
El ”inversionista” a su vez exigía el pago de un 100% de la deuda, condición que las industrias nacionales no podian satisfacer viendose ante una sola alternativa: permutar la deuda a cambio de la totalidad de las acciónes que iban a parar de esa manera a manos de esos especulantes.

Este tipo de chantájes ha sido normal en toda Latinoamérica y en el sureste asiático a partir de 1997.
La enorme deuda extranjera de Chile significa que, gracias a la política de ”créditos generosos” otorgados por la banca internacional a los industriales chilenos durante la década de los 80, ha provocado que la gran parte del capital generado en el país, va a bolsillos extranjeros, lo cual a su vez ha resultado en una falta de capital inversionista, sobretodo en el sector público, que continuará quien sabe hasta cuándo.

El estado chileno no toma ningún tipo de responsabilidades respecto a sus ciudadanos, permitiendo con su pasividad y complicidad, que el pueblo de ese país viva en total desesperación, sin un futuro claro y en la miseria más absoluta.

Solución a la crísis financiera? Abolir el capitalismo salváje de las páginas de la historia de la Humanidad!

Comentarios



Mujeres mapuches en la Feria Pinto de Temuco, Chile. Región de la Araucania

20090411215745-mujeresmapuches.jpg

Foto: AZKINTUWE

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)


“NO NOS MOVERÁN!”
por PEDRO CAYUQUEO – Temuco – 23/03/09

Cada mañana, cientos de mujeres mapuches del sector Truf Truf arriban hasta la Feria Pinto de Temuko, en el sur de Chile, esperando no ser detenidas y sus canastos con productos agrícolas confiscados. Víctimas de una millonaria remodelación que no las contempló, luchan hoy por mantener su principal y a ratos única fuente laboral. En proceso de organización como gremio de productores, advierten darán dura batalla al municipio local. He aqui parte de su historia.

Por décadas han comercializado sus productos agrícolas y hortalizas en la tradicional Feria Pinto de Temuko, capital del País Mapuche. Al por mayor y al detalle, ya sea abasteciendo a los feriantes “establecidos” o instalándose ellos mismos en alguna vereda con sus productos. Hoy, más de 100 pequeños productores mapuches, en su mayoría mujeres campesinas de la comuna de Padre Las Casas, ven peligrar su principal fuente de trabajo por disposición municipal. Son ellas quienes cada mañana nutren a la popular Feria de lechugas, tomates, cilantros, zanahorias, choclos y repollos de temporada. También de quesos, huevos, nalcas, miel, mote, tortillas e infinidad de otros productos típicos de la zona. Sin embargo, víctimas de una millonaria remodelación que no las contempló, cada mañana deben lidiar también con inspectores malhumorados y comerciantes inescrupulosos que, celosos de su clientela, las denuncian sin pudor a Carabineros.

Por estos días, verlas corriendo con sus canastos al hombro se ha vuelto escena habitual. Muy pocas logran escapar de la fuerza pública. En las últimas semanas, al menos cinco veces las han desalojado, denuncia Magdalena Cabral (35 años), dirigenta de la Agrupación de Pequeños Productores Mapuche de Truf Truf, instancia en formación y por medio de la cual advierten darán dura batalla al municipio. “Nosotros por años nos hemos instalado en la Feria Pinto, temporalmente entre septiembre y abril, abastecemos a los feriantes y también, el resto que nos queda, una o dos docenas de huevo o verduras, por ejemplo, las vendemos en la calle. Esto lo hemos hecho por años, décadas, incluso algunas lamgenes (hermanas, en mapuzugun) cuando eran niñas acompañaban a sus mayores desde el campo y ahora ellas continuan esta labor para criar sus hijos. El otro día muchas vendedoras recibimos insultos, nos botaron la mercaderia y luego se la repartían los comerciantes de los locales como buitres”, señala a Azkintuwe.

Magdalena siente rabia. No entiende las razones del municipio local para decretar la expulsión de los mal llamados “feriantes ambulantes”. Culpa al municipio y, principalmente, al actual edil Miguel Becker, del derechista partido Renovación Nacional. “Nosotros el año pasado fuimos a dejar una lista de más de 500 personas al anterior alcalde, don Francisco Huenchumilla, quien al menos dejó libre para que vendieramos nuestros productos. Todo cambió con la llegada del señor Becker, desde entonces no nos han dejado en paz los inspectores y los Carabineros. Hemos pedido conversar con él, pero no hemos tenido respuesta. Queremos que se regularice nuestra situación, si hay que pagar diariamente, estamos dispuestas a hacerlo, pero no nos quieren escuchar. Nos dicen que Truf Truf es parte de la comuna de Padre Las Casas y que debieramos ir a vender nuestros productos a ese municipio. ¡Pero si por años hemos trabajado en esta Feria! Es una falta de respeto lo que pasa”, subraya molesta.


Sitio histórico
La Feria Pinto es el principal mercado al aire libre de Temuko y la región. Ubicada en el populoso sector de Ferrocarriles, fue construida el año 1945 como centro de acopio y comercialización de productos agrícolas generados en la zona. En ese entonces, el objetivo fue facilitar el traslado tanto de personas como de productos a otros lugares de La Araucanía, por el impulso que se generó a raíz de la Estación de ferrocarriles emplazada en el sector. La componen más de 600 locales, distribuidos en los bandejones centrales de las populosas calles Aníbal Pinto, Balmaceda y Lautaro.

Patrimonio Histórico de la ciudad, para muchos es además el principal centro turístico de la capital regional. Lo atestiguan los miles de turistas, chilenos y principalmente extranjeros, que cada año maravillados recorren sus locales plagados de colores, sabores y aromas de los campos de la región. Y es que la Feria Pinto es mucho más que una simple alternativa a las grandes cadenas de supermercados o de retail. Es, por esencia, el principal centro intercultural de la ciudad, el verdadero “rostro mapuche” de una urbe que a comienzos de la década ostentaba una de las tasas de crecimiento más grandes de Sudamerica y que, poco a poco, se ha ido blanqueando hasta volverse casi irreconocible.

La Feria Pinto representa uno de los últimos bastiones de un Temuko mestizo, multicultural y bilingue de antaño. Y son precisamente las pequeñas productoras mapuches, hoy expulsadas del sector, las responsables de que así sea. Pero ello poco pareciera importar al municipio, que acaba de cerrar con bombos y platillos la última étapa de la remodelación del histórico recinto. Esta se acordó el año 2001 durante la administración del alcalde democratacristiano, René Saffirio, y comprendía el mejoramiento de los tres bandejones que componen la tradicional Feria. Con un costo estimado en 2 mil millones de pesos, el proyecto buscaba además garantizar mejores condiciones de trabajo “para todos los pequeños productores mapuches”. Una absoluta falsedad, según denuncian hoy los afectados.

“Aca siempre las autoridades se llenan la boca hablando de los mapuches y de como la Feria es un ejemplo de integración cultural. Eso es completamente falso. Si usted va a la Feria, gran parte de los locatarios son comerciantes winkas (no mapuches) que jamás han producido nada. Son comerciantes, solo compran y venden”, puntualiza Magdalena Cabral. En los hechos, razón tiene Magdalena. Cifras extraoficiales del municipio local estiman en solo un 20% los comerciantes mapuches que tienen “locales con permiso” en la Feria. Para la remodelación, cada locatario con patente debió pagar 100 mil pesos, una cifra inalcanzable para los pequeños productores, reconoce la dirigenta gremial. Si a ello se suman otros 45 mil pesos semestrales por ocupar un espacio de venta, el bajo porcentaje de locatarios mapuches se explica por si solo.


“Parar la olla”
Miembro de la Comunidad Mapuche “Mateo Anton”, del sector Itinento en Padre las Casas, tres días a la semana Sonia Cordova (30 años) madruga con sus hortalizas para instalarse -literalmente- en la cuneta oriente de calle Pinto con sus canastos de mimbre cargados de ofertas. No es la única, nos cuenta. Cerca de 100 campesinos de su sector realizan el mismo periplo desde hace décadas, llueva o truene, en invierno y verano, con el frio calando los huesos o con el sol hirviendo sobre el asfalto. No queda otra. Para la mayoría, es la única forma de generar dinero extra para sus familias. Más aún cuando la agricultura de subsistencia que practican apenas da para “parar la olla”, reconoce. “Yo soy dueña de casa, no tengo profesión como para cambiar de trabajo, vivo de la agricultura, de mi pequeño negocio de hortalizas y necesito un lugar para vender mis productos. Yo tengo tres hijos y cada temporada compro sus cositas con esta plata que me gano. Utiles escolares, uniforme de colegio, todo lo que mis hijos necesitan lo compramos con esta platita”, señala a Azkintuwe.

“Las autoridades dicen que los mapuches son flojos, borrachos, que les dan tierras y no la trabajan, eso dicen siempre. Pero aquí se ve que es mentira, nosotros somos cientos de familias a quienes se nos está quitando la posibilidad de surgir”, reclama Sonia. “Yo salgo a las 3 de la madrugada hacia Temuko, para poder vender a primera hora a los comerciantes y luego encontrar un lugarcito donde instalarme en la Feria para vender otro tanto a la gente. No es un trabajo fácil, es sacrificado para nosotras”, subraya. “Es un trabajo familiar, nuestros maridos son quienes producen en la comunidad, cultivan las hortalizas y nosotras venimos al pueblo a vender, asi lo hemos hecho por años”, agrega Sonia. Los últimos acontecimientos, sin embargo, han modificado en parte esta rutina familiar. “Ahora muchas vendedoras vienen con sus maridos, ellas se instalan en la vereda y ellos se ubican cerquita, caminando por ahi, vigilando que no vengan los inspectores o Carabineros. Parecen leones los caballeros caminando de allá para acá... de repente nos da risa en la situación que estamos, pero también da pena, mucha pena andar así, arrancando una con sus cositas al hombro”, se lamenta.

Comparte su indignación Patricio Llaupe (34 años), también miembro de la Comunidad “Mateo Anton”. “Lo que hacemos solo busca mejorar nuestra condición de vida como campesinos mapuches. No afectamos a nadie, no le robamos a nadie, al contrario, somos nosotros quienes proveemos de productos a la Feria, a los comerciantes establecidos como les llaman. Por eso trabajamos la hortaliza, las frambuesas y eso lo saben las autoridades”, nos señala. “Por una parte ellos nos dicen que trabajemos el campo, que produzcamos hortalizas, INDAP incluso hace una tremenda inversión en riego en esta zona, más de mil millones de pesos invertidos en el Canal Itinento, pero resulta que después no nos dejan vender nuestros productos”, denuncia el comunero. “No es justo que nosotros nos sacrifiquemos sembrando, con insumos que son caros y despúes termine todo en la basura en Temuko”, apunta, visiblemente afectado.

Como dirigente del sector, a Llaupe le ha correspondido ir y venir de las oficinas municipales sin respuesta alguna para su gente. “Nos dicen que sigamos esperando. Ahora hemos pedido una reunión con los encargados de la municipalidad, el INDAP y la Intendencia Regional, porque creemos que es un problema que trasciende el municipio. Es la última gestión que haremos antes de movilizarnos con nuestras familias en Temuko. No estamos solos en esto, hay otras familias afectadas de Freire, Quepe, Lautaro, Vilcún, Chol-Chol... hablamos de 500 a 800 personas que tienen amenazada su única fuente de trabajo”, subraya. “Estamos aburridos de pasar de oficina en oficina. Con esto de la cesantia y de la crisis económica que hablan, es una verguenza que nos quiten nuestro trabajo. Si nos derivan a otro lado, nos condenan a la pobreza. Hay comunas donde ni siquiera existen ferias como ésta, entonces, es una burla que el señor Becker nos diga que volvamos a ellas como solución”, agrega.

“La situación es grave, hablamos de una actividad económica fundamental para las comunidades periféricas a Temuko”, señala Gustavo Quilaqueo, presidente de Wallmapuwen, colectividad política que asesora a los mapuches de Truf Truf. “Ellos generan cientos de plazas de empleo, venden productos sanos que van en directo beneficio de la ciudadania y proveen con sus productos a los propios comerciantes establecidos de la Feria Pinto, de allí que nos parece un contrasentido que en tiempos de crisis se obstaculice de esta forma una dinámica económica, productiva, comercial, tan importante”, subraya el timonel a Azkintuwe. “Por otro lado, aquí se están violando derechos fundamentales, como lo son el derecho de las comunidades al trabajo y a su desarrollo económico, ambos contemplados en diversos instrumentos internacionales firmados por Chile, uno de ellos el Convenio 169 de la OIT”, agrega Quilaqueo, quien recalca la necesidad de avanzar hacia una solución de fondo y no de parche.

“Cualquier solución debe ser pensada a largo plazo. De nada sirve hoy que el municipio entregue autorizaciones y credenciales temporales a un pequeño grupo para que sigan en la calle. Creemos que esto trasciende además al municipio de Temuco, de allí que estemos demandando con las comunidades una reunión con la Intendencia Regional, INDAP y la propia CONADI. Lo hemos charlado con la gente de Truf Truf: lo que se requiere es contar con un espacio permanente en la Feria, donde los pequeños productores puedan comercializar sus productos lejos de cualquier incertidumbre. Hablamos de infraestructura, de un proyecto de inversión de recursos públicos, pero sobre de voluntad política”, finaliza Quilaqueo. Mientras esperan su primer encuentro con las autoridades, cada mañana las mujeres de Truf Truf arriban hasta la Feria Pinto esperando no ser detenidas y sus canastos con productos confiscados. Por décadas el rostro más tradicional de Temuko, hoy luchan por no ser expulsadas de una urbe que -ante tanta modernidad y crecimiento - pareciera estar olvidando sus raices / AZ

Nota: este reportaje ha sido tomado en su totalidad de la edición.digital www.azkintuwe.org del Viernes 10 de Abril del 2009 en su última actualización a las 13.00 PM.

Comentarios

Moral y ética oportunista

20090414140250-moraletica.jpg

(Visita también: Héctor Díaz )


La sociedad capitalista actual, o cualquier otra, debe sustentar de ”valores jurídicos y éticos” para poder seguir desarrollándo su infraestructura de dominación económica, además de proveerse de una superestructura ideológica que justifique y legitime todas sus acciónes o medidas en su propio beneficio.
Pero también precisa de justificativos morales para desviar la atención de ciertos fenómenos sociales – y sobretodo económicos – que nacen y crecen desde la miseria estructural en que se encuentra estancada la gran mayoria de la población mundial.

A menudo se pueden leér en la prensa oficial alarmantes artículos y ver documentales televisivos sobre la situación en que se encuentran millónes de niños, obligados a trabajár desde temprana edad, o sobre la caza ilegál de animales en estado de extinción.

Por supuesto que es lamentáble que esto suceda, y que millónes y millónes de niños, incluso de muy corta edad, no tengan la posibilidad de disfrutar de una infancia digna, con un sistema de salud y escolar que les permita un progresivo paso hacia la adolescencia y a la vida laboral de adulto.
Sin embargo, la pregunta algo cínica pero necesaria de estipular es, quién lamenta esta situación? Son los propios niños afectados? Sus padres? Tú? Yo? O europeos algo inquietos por su pasividad y remordimientos ante los grandes problemas económicos del mundo, los cuáles - desde la seguridad y protección que les ofrece la sociedad de bienestar en que viven desde que nacen hasta que mueren - pareciera que no tuvieran otra cosa que hacer sino “condenar” a otros, sin el más mínimo dejo de autocrítica.

Una familia pobre de un país pobre tiene pocas posibilidades de sobrevivir de manera más o menos digna. Y una de las pocas alternativas que tienen de hacerlo, es permitir que sus hijos menores de edád trabájen para ayudar a la subsistencia familiar. Otra de las posibilidades con que cuentan, es la delincuencia o la prostitución infantil, fomentada y no pocas veces también financiada, por europeos que se aprovechan de esos niños para satisfacer sus propias ”necesidades sexuáles”. Cuál de estas alternativas es peor!?

La caza ilegál de animales en estado de extinción, por otro lado, sucede sobretodo en Africa, el continente más pobre de la geografía mundial, condición a la cual ha sido llevado por la feróz colonización y esclavismo europeos que ha sufrido a travéz de toda su historia.

Y es fácil de deducir entonces que quiénes llevan a cabo esta cacería ilegal, son precisamente los más pobres de esos países los que, por migájas, arriesgan su libertad y también sus vidas cada vez que llevan a cabo tal actividad, mientras que los negociantes que profitan del comercio de esas especies en extinción, ganan miles y miles de dólares sin tener que levantar ni un dedo, ni arriesgar nada.

Si se quiere ”criticar” esa actividad o el trabájo infantil, hay que necesariamente comenzar por entender que esto no lo hacen porque son “cruéles, inconcientes, criminales, etc” sino porque estan obligados por el sistema económico neoliberal actuál, en donde el dinero es su símbolo más egoista, necesario para vivir.

Los responsables de esta situación entonces no son los pobres diablos sucios, desdentádos y de piel morena de los países más pobres, sino los blancos, ricos, bien alimentados y brutales capitalistas europeos o yanquis.
Porque, respondan sinceramente a esta pregunta: no haria cualquiera, cualquier cosa por salvar a su familia de la miseria y el hambre?

Moralizar y condenar es muy fácil. Todo lo que se necesita son unas cuantas frases y ya está! Y hacerlo sin empatia o conocimiento de la realidad que se vive afuera de los patios bien cuidados de esos “críticos”, no es más que retórica vacía y cínica. Algo asi como asesinar a alquien, para luego correr a confesárse a la iglesia más cercána para obtener el perdón y la absolución otorgádos por otro de los pilares del capitalismo actuál; la religión enajenánte.

El capitalismo no puede ser la solución a ningúna crísis que el mismo genéra, puesto que lleva en su núcleo la semilla del individualismo egoista, de la ganancia como piedra de toque fundamental de la sociedad, de la acumulación del capital en manos de unos cuántos y de la opresión como único medio político de gobernar.

O para citar a Héctor Díaz, un gran poéta uruguayo del exilio en Suecia.
”Lo que deberíamos pensar es que siempre estuvimos en crisis y no sola económica. La sociedad de clases, de estamentos, de pobres y ricos, de fronteras, y de todas las formas primitivas de mitos falsamente transformados en religiónes, para el mantenimiento del dominio de unos pocos sobre unos muchos.”

Comentarios

Revelaciónes

20090417150302-revelacion1.jpg

(Visita también: Palestina)


El ex Presidente de Italia, Francesco Cossiga que reveló la existencia de la Operación Gladio, ha dicho al periódico más antiguo y el más ampliamente leído en Italia que los ataques terroristas de sept-11 fueron ejecutados por la CIA y el Mossad (Central de Inteligencia y Operaciones Especiales israelí) y que esto es de conocimiento común entre las agencias de inteligencias globales. En lo que se traduce desde el inglés, Cossiga dijo al periódico Corriere della Sera:
“Todos los servicios de inteligencias de América y Europa…saben bien que el desastroso ataque fue planificado y llevado a cabo por el Mossad, con la ayuda del mundo Sionista para acusar a los países árabes e inducir a las potencias occidentales a tomar parte… en Irak y Afganistán.”


Cossiga fue elegido Presidente del Senado italiano en julio de 1983, antes de ganar una gran elección por mayoría aplastante con lo cual logró ser Presidente de Italia en 1985, puesto en el que permaneció hasta 1992.


La tendencia de Cossiga de ser sincero disgustó al etablishement político italiano, y lo obligaron a que renunciara después que revelara la existencia de la Operación Gladio y de su rol en su preparación. Esta fue una red de inteligencia criminal bajo los auspicios de la NATO, que llevó a cabo atentados con bombas en la Europa occidental en los años sesenta, setenta y ochenta.


La especialidad de la Operación Gladio fue llevar a cabo lo que se pasó a denominar como “Operaciones de Falsas Banderas”, es decir ataques terroristas que fueron cargados a la oposición doméstica y geopolítica.


En marzo del 2001, el agente de la Operación Gladio, Vincenzo Vinciguerra, declaró en testimonio jurado: “Teníamos las ordenes de atacar civiles, al pueblo, mujeres, niños, a personas inocentes, a personas desconocidas que estaban lejos de cualquier juego político. La razón era bastante simple: fue para forzar… a los pueblos, a dirigirse al estado exigiendo medidas mayores de seguridad.”


Cossiga expresó desde el principio sus dudas acerca de los ataques del 11 de septiembre del 2001, y es citado por el investigador de esos ataques, Webster Tarpley quien afirma: “El cerebro del ataque debe haber sido una mente sofisticada, provisto con amplios medios no sólo para reclutar a los fanáticos kamikases, sino también al personal altamente especializado. Yo agrego una cosa: no podría haberse logrado sin las infiltraciones en el personal a cargo de los radares y de seguridad de vuelo.”


Viniendo de un ex jefe de estado ampliamente respetado, la aseveración de Cossiga de que los ataques del 11 de Septiembre fueron un trabajo interno y que esto es de total conocimiento entre las agencias de inteligencias globales, es esclarecedor. Es una más de las confirmaciones que hacen abrir los ojos, pero que no ha sido mencionada por la maquinaria de la propaganda de Norteamérica, tanto impresa como en la televisión. Y por su experiencia y status en el mundo, Cossiga no puede ser desechado como un chiflado.

American Free Press

14.04.2009

Comentarios

Comunión de principios?

20090420150003-comunion.jpg

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)

El racismo estructural

Las iniciativas racistas del partido de los ”Moderados” y de la socialdemocracia sueca, favorece al partido ultraderechista y neo-nazi, ”Los demócratas de Suecia”.
Lo que sucede hoy día en la política sueca, es una pavorosa repetición de la política contingente en este país, de los años 90 y la era del partido ultraconservador y neo-nazi ”Nueva Democracia” que logró representación en el parlamento sueco, pero que murió por si solo a finales de esa misma década.

En la actualidad, los partidos políticos parlamentarios y establecidos hacen suyos los puntos de vista generales de ”Los demócratas de Suecia”, en que la inmigración por si misma seria un problema, y que los inmigrantes son una gran parte del mismo, en vez de considerar a cada individuo por lo que es, con sus condiciones específicas, sus problemas personales, pero también con sus lados positivos, sus recursos intelectuales y sus objetivos en la vida. Ese punto de vista es en el fondo racista, porque agrupa a los ciudadanos de este país entre ”nosotros” (los suecos), y ”ellos” (los inmigrantes), sin considerar a los individuos como tales tras esas denominaciónes.

A menudo se acentúa en debátes públicos, el fracaso de la política de inmigración sueca, pero muy pocas veces se analiza el motivo, o el porqué. La simplificación de este análisis apunta más que nada a la cantidad de inmigrantes en este país y a la exigencia de limitar su presencia en la vida social sueca, pero sobretodo a que no vivan en un mismo lugar.

Y de acuerdo a este postulado, proponen tanto los Moderados como los socialdemocratas, una limitación a los inmigrantes de elegir en que lugar de Suecia se quieren establecer. Conclusión algo extraña si se considera que uno de los principales factores para poder integrarse en la sociedad – al márgen de si se trata de un extranjero o un sueco – es la red social que cada individuo crea a su alrededor y en la cual confia, para lograr un trabájo, un buen consejo para estudiar, o alguien que cuide a sus niños cuando asi es necesario. Entender esto y las dificultades que se presentan cuando alguien emigra a otro país, apunta justamente a que a menudo los inmigrantes no tienen esa red de protección social, tan normal y natural para cualquier ciudadáno nacido en este país.

Por otro lado, se podria uno preguntar cuáles son los criterios que decidiran quién o quiénes son los que tendrian el derecho a vivir en regiónes atractivas como Estocolmo, por ejemplo. Aumentarian esos derechos, si se tiene un diploma universitario? Y en ese caso, se le negará el derecho a establecerse en las grandes ciudades a los ciudadanos suecos que no tienen exámenes académicos? Algo en qué meditar.

Lo que tanto socialdemocratas como “moderados” - cuando se trata del tema de la integración - han elegido, es el no considerar en sus postulados políticos que la política contingente sueca es en si estructuralmente racista. Y que es esta la que detiene a los inmigrantes en su entrada al mercado de trabájo, o a la posibilidad de una vivienda digna, para lograr de esa manera “ser una parte” de la sociedad.

Y si se quiere erradicar el racismo estructural de la sociedad sueca, hay que comenzar por investigar y documentar la discriminación en todos sus niveles. Cuestionar la forma de contratos de trabájo, influir en el Estado de Derecho y en la policia. Pero sobretodo, contribuir a cambiar las bases de los llamados principios democráticos.

El racismo estructural es producto de una visión prejuiciosa y generalizadora en la sociedad, pero también un síntoma de una concepción racista existente en la misma sociedad en que se engendra. Exactamente el punto de vista que se está legitimando, en la arena política de este último tiempo en Suecia.

Desde hace ya un buen tiempo atrás, el partido de Los Moderados ha elegido minuiciosamente a los grupos más desprotegidos como chivos expiatorios. Los cesantes y los que, aún teniendo trabájo están de baja un periodo largo por enfermedad, han sido culpados por la situación precaria en que se encuentra la economía actuál sueca. En vez de concentrarse en investigar y castigar a los que eluden pagar impuestos, a menudo “financistas” millonarios del mundo económico sueco.

Las exigencias salariales de todos los que tienen menos recursos en esta sociedad, se cuestionan o se ponen en tela de jucio, mientras que los miles de millónes de ganancia de las firmas y empresas capitalistas, son consideradas como prueba de ”éxito y estabilidad”.
Hacer suyo el punto de vista del partido neo-nazi ”Los demócratas de Suecia” de presentar a los inmigrantes como chivos expiatorios es, dentro de esta perspectiva, una continuación natural del racismo estructural. Y es profundamente alarmante que la socialdemocracia se suba a ese mismo carro, pues no hacen más que dificultar las posibilidades de una política alternativa real.

En las grandes ciudades, como Estocolmo por ejemplo, vemos una segregación profunda que separa a sus ciudadanos de acuerdo al estrato social al cual pertenecen o, de acuerdo a sus entradas económicas. Enormes diferencias existen entre distintos barrios y sectores de Estocolmo y en su provincia.
Tenemos entonces que combatir esas diferencias, a través de proposiciónes políticas constructivas que ayuden a mejorar la vida cotidiana de sus ciudadanos.
Deberiamos concentrarnos entonces en construir una sociedad en donde todos sus integrantes tengan los mismos derechos, y sean considerados desde un mismo punto de vista.
Porque cuando estos convencimientos comienzan a debilitarse, es entonces cuando los partidos políticos racistas ganan terreno en la vida política sueca.

Pia Ortiz-Venegas

Comentarios



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris