Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2007.

La verdad tiene siempre dos caras

20071202124310-doscaras.jpg

 

La necesidad tiene cara de heréje, me dijo Pelle con algo de culpa en el tono de su voz, cuando lo encontré en una calle central de Estocolmo, en la dura tarea de engullir una hamburguesa pre-navideña. Andaba en compras de regalos, me dijo, y esa actividad estimula mis jugos gástricos. Es algo asi como el reflejo de Pavlov, agregó tratando de bromear pero no logró estimular ni mis propios jugos gástricos, ni menos mi humor.

Y se me vino a la memoria que, a pesar que según el ranking que cada año lleva a cabo la organización Gender Gap Index, es Suecia el país más “igualitario” en lo que respecta a la situación del  hombre y la mujer, todavia hay muchas desigualdades.

  

En la ciudad de Halland, cuatro policias femeninas fueron obligadas a cambiar sus funciones “normales” porque quedaron embarazadas. Lo cual en si no seria nada inadecuado sino fuese por el hecho de que, sus horarios de trabajos son ahora más largos, pero siguen recibiendo el mismo salario anterior.

  

Y si las cosas estan asi en el “paraíso sueco”, a mi personalmente me da lo mismo si Pelle se hecha al vientre un par de hamburguesas yanquis o un sushi japonés o unos cuantos kebab orientales, cuando sale a comprar para contribuir a la tradición cristiana navideña de consumir en forma histérica, sin otro sentido que el demostrarle a sus vecinos que está en condiciones de hacerlo.

Yo personalmente, prefiero un buen plato de cochayuyo con papas cocidas y un diciembre sin navidades que celebrar.

Y a las policias femeninas suecas, les recomendaria que lo piensen dos veces antes de hecharse un buen polvo sin condón.


Cartas al autor

Marea roja en Caracas

20071202182800-porelsi.jpg

 

Por: http://www.abn.info.ve/

Caracas, 30 Nov. ABN (Mariana Serrano)

Desde tempranas horas de la mañana de este viernes, una magnífica marea roja integrada por cientos de miles de seguidores del proceso revolucionario cubrió de punta a punta la ciudad capital para dar apoyo contundente al Sí,Sí a la reforma constitucional.

Las avenidas Bolívar, México, Universidad, Lecuna, San Martín y todas las estaciones del Metro de Caracas se vieron repletas del pueblo venezolano, tanto de esta capital como del interior del país, quienes se trasladaron a esta ciudad para mostrar su apoyo contundente al presidente de la República, Hugo Chávez Frías, y al Proyecto de Reforma Constitucional.

 

Cartas al autor

Domingo, 02 de Diciembre de 2007 18:28. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Venezuela


Observaciones espontáneas

20071208022910-observaciones.jpg

 

Solitario en un paradero de buses, me percaté con algo de desagrado que un par de mujeres jovenes empujando modernos coches en los que descansaban sus respectivos hijos, interrumpieron mis pensamientos. Y no porque tenga algo contra las mujeres y sus hijos, sino porque mis reflexiones quedaron colgando cual babas de cincuentañero admirando cuerpos de adolescentes femeninas, y no me quedó otra alternativa sino observarlas.

El parecido entre ambas es algo que remarcar, pensé. Las dos son rubias. Más o menos de la misma edad. Sus hijos son casi mellizos, para no describir los coches. Idénticos!

Y mientras mis pensamientos corrian ya por cuenta propia, bajo el techo del paradero nadie intercambió palabra con nadie. Todo sucedia en cámara lenta, mientras la lluvia se empecinaba en caer sobre la pequeña capital del reino de juguete sueco.

 

A los pocos minutos llegó otra madre jóven, también con su coche a cuestas. Las tres se miraron de reojo, valorando vehiculos, ropas y también sus respectivas criaturas. Todo seguia en silencio y la presencia de esa ultima pareció molestar a las que habian llegado antes que ella. Pero su aparición despertó las opiniones expertas de una de las rubias que, casi de inmediato, comenzó a deliberar sobre la calidad de los pañales desechables, que hoy día son ofrecidos por canales televisivos a madres ingenuas.

  

“Ya no compro Pampers”, dijo decidida y agregó con acento de experta en la materia que “la humedad de los orines no son absorvidas en un 100%, lo cual provoca irritaciones en la piel de mi hijo”, y cerró con fuerza la tela impermeable que protegia su coche, y también a su hijo. Y hasta casi la pude entender pues la lluvia seguia cayendo de manera torrencial, sobre las cabezas de los habitantes de este país.

 

La segunda rubia se quedó sin nada que decir, lo que asegura que su criatura tenia su cuerpito enterrado en las maravillas de los pañales Pampers y solo se logró escuchar un ligero ”hmm”, de su boca bien pintada. Porque si son madres, no por eso dejan de ser mujeres! Qué mierda!

 

La tercera recorrió con su mirada el paisaje matriarcal que la rodeaba y miró con simpatia y algo de solidaridad a ambas contendientes. Y constató con algo de desilusión que su coche era igual al de las otras, pero que sus pantalones no era exactamente lo que exigia la moda actual, lo cual la puso triste y algo deprimida, pero se recuperó rapidamente al pensar que le iria a comprar a su hijo, un biberón turbo y digital con termometro incluido.

 

La llegada del bus puso termino a mis reflexiones y no pude sino sentir algo de satisfacción un tanto sadista se podria suponer, cuando constaté que el bus estaba repleto de otros coches para niños, lo cual significó que no pudieron subir al mismo.

  

Agregar debo, para que no se me mal interpréte, que yo soy uno de los pocos “papás” en este país que llenan la pobre estadistica de hombres que han tomado libre de su trabajo para cuidar a sus hijos, despues que han dejado la edad mamaria. Un año en total, estuve haciendolas de nodriza, de lo cual no me arrepiento sino muy por el contrario me llena de un orgullo, tal vez exagerado.

  

Porque despues de cinco hijos y cincuenta años, eso de limpiar culos y lavar pañales es una bicoca, me dijo Pelle y se fue a una sesión de sauna para suavizar su piel de dinosaurio con escamas.

 

Cartas al autor

Misión cumplida!

20071209104617-salem.jpg

Y bien, ya pasó el 8 de Diciembre – día en que los nazis suecos se apelotonan en Salem – y pasaron también los cabezas calientes por las calles de nuestro municipio. Algunas constataciones: son cada vez menos, en su gran mayoria tienen caras de simios y sus ”lideres” son todos criminales con diversas condenas y penas judiciales.

 

Durante nueve horas caminé por las húmedas calles de Salem con mi máquina fotográfica a cuestas, para documentar lo que la prensa oficial ha dado por llamar ”la batalla de Salem”.

Me camuflé entre distintos grupos de jóvenes antifascistas sin que nadie cuestionara mi presencia, y durante un par de horas comparti con la policia sueca, que parece que ayér tuvo un buen día, y se comportó de manera ejemplar. Al menos con nosotros, el pequeño grupo que trata de combatir de manera permanente y consecuente, la presencia de los nazis donde quiera que aparezcan.

Y en medio de la marcha xenofóbica, sacamos los afiches que llevabamos escondidos, y los levantámos para darles a conocer lo que pensamos. A parar el nazismo! decia en ellos, y muchos de sus “guardias” intentaron agredirnos pero fueron rápidamente detenidos por la policia.

Reconocer debo, que nunca me habia sentido tan seguro al lado de las fuerzas represivas suecas.

Y qué sigue a continuación? Pues bueno, la ceremonia de la entrega de los premios Nobel el diez de Diciembre, fecha que coincide con el cumpleaños de mi lejána hija Tania. Pero eso es  capitulo de otro cuento.   


Cartas al autor

Domingo, 09 de Diciembre de 2007 10:43. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Antiracismo

NOSTALGIA

20080708233347-nostalgia2.jpg

 Arrímate a la noche

ahí todos podemos añocheciar,

arrimados al acodado mármol de Carrara,

con sus vetas de azufre,

y la faz reflejada en el espejo

de un bolichero con cara de aburrido,

repasador al hombro,

para borrar olvidos

o memorias del tiempo de la nada.

El gato es parte, integración, silencio,

sortea las botellas, sacándole brillo

con su cola de estropajo,

a etiquetas gastadas

que sueñan con los ebrios

del tambor y la lonja

y el barrio de la Lata.

El taco de casín

suena seco en el espacio,

por la ventana abierta,

se oye el grito lejano

son las voces del viento de la playa,

dioses que trabajan frenéticos

en el mes que dios Momo

visita los tablados.

Sentados en el otoño longevo,

de nuestro mundo sin regreso,

nos preguntamos,

por la foto amarilla

de ese Gardel cansado,

por la foto del cuadro de mi barrio,

la copa que ganamos,

cuando yo y otros pibes,

garabateábamos el espacio.

Total no cuesta nada,

estar con cara de nostalgia,

ojos de libros, aquél de orejas largas

alegría en el gesto, que le queda al pelado,

y aquel flaco largo, siempre pensando

con cara de revolucionario.

Arrímate a la noche,

las polillas no pican,

las moscas volando siempre para el mismo lado,

la vida es un sueño, que debemos gastarlo,

total la noche a veces es corta,

y otros muchas veces, demasiado larga. 

Cuando nos fuimos nos saludó aquel charco,

un sapo rompe noche se acordó de nosotros,

un silbido, un bote, un puerto disparando,

la última lamparilla

de la ventana abierta

con un gato pensando,

y un Gardel cansado.

  

Héctor Díaz

2007-10-12


Comentarios

Domingo, 09 de Diciembre de 2007 16:05. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

EL GRITO DE LA TIERRA

20071209180753-el-grito.jpg

Querido amigo,

el grito de la tierra,

la taurina voz

de una grieta sin fondo,

un viento,

que guarda todos los mensajes,

y el jazmín solitario

que se quedó a vivir

en la galaxia perfumando

con su aroma de oriente y luna

en un suelo sin comienzo ni fin.


 

Este viaje tan lleno de misterios

vaga acumulación de contenidos,

la locura del diablo,

de inventarse a sí mismo,

y el angelito bueno,

pirinchando la bóveda celeste,

ahora que a fecha fija,

tenemos que ser buenos.


 

Tan solo eso, El Principito

un solitario, bello niño,

eslabón de un momento,

buscando la palabra

y el milagro,

la flor, el jazmín, el asno,

la calle, el adoquín grisáceo,

la mariposa que anuncia los veranos,

con sus cometas de sueños y de espacios.


 

Te amé tanto, que tu piel

no me alcanzaba,

recorrí tanto tu epitelio

que de tus pies y de tus manos

en mi memoria se impregnaban,

besé tanto tu profundo yo

que descubrí mi yo entre tus manos,

te dije amor, muerte, locura,

madre, puta, hembra, aborto, mierda,

continuidad sublime, ancestro, orto,

fuente, amanecer, mañana,

dejadme en este árido desierto,

donde el pensamiento se extravía

y el volcán irrumpe de la nada.


  

Dios por dentro,

los que son y serán larvas,

los malditos, los satánicos

los titánicos geniales,

no se lloran así mismos,

ni se quejan de sus ansias,

se desgastan en su tiempo,

se disparan como flechas

como fuego consumiendo,

la energía de la brasa milenaria.


 

A veces voy a la montaña

otras al río,

al pie del precipicio

siempre un bosque,

voy del pájaro a la rama,

del águila al pez de escamas blancas,

de la arena y la tortuga

a la sapiencia,

al comienzo y al final

de toda alma.


 

La tierra,

el grito titánico de la tierra,

el primer hombre, la cueva,

la tierra sin dios ni amo,

la tierra con dioses, ecos y rebaños,

la barba larga de un filósofo meditando

sobre el quejido ancestral de la palabra,

el amor entre el granito y la célula,

la noche, la tarde y la mañana,

el hombre con la tierra,

la tierra con el hombre,

el primer grito, el último fonema,

la forma más perfecta de mi verbo,

el cosmogónico jazmín solitario

susurra del espacio,

-         : descubrid la Libertad,

sed libres

y dejad que el amor siga avanzando.


Héctor Díaz

2007-12-06


Comentarios

Domingo, 09 de Diciembre de 2007 17:43. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Cumpleaños desde la distancia

20071210225541-tania75.jpg

Un diez de Diciembre del año 1973, nació en Neuquén, Argentina, mi hija Tania Loreta. Dió luz a su vida en un país que si bien es vecino, no era el suyo ni el mio tampoco. Nuestra vida en común alli fue escaza, pues ganarse el pan de cada día era lo fundamental. Las hice de manzanero en los fundos de los grandes latifundistas argentinos y chilenos, intenté ser mecánico en un garage de autos en reparación, fabriqué adobes de tierra pampina con la espalda al sol y los dedos endurecidos por la greda de la madre tierra que a lo mejor se queria vengar de la violación a la que es sometida a diario por el ”ser humano”, y después de cada jornada de trabajo, me tiraba un rio que por ahi pasaba, para ablandar mi cuerpo y dejarlo flotar entre corrientes de masájes naturales, para poder soportar el día siguiente.

 

Y el diez de Diciembre de 1973, año de la muerte en Chile y tamben de mis esperanzas de ser tu padre, y en medio de una tormenta pampina argentina, que nos llenó de alacranes y otros bichos desconocidos, decidistes que era tu hora de aparecer al mundo. Y lo hicistes con gritos y chillidos, tanto de tu madre como mios, que como padre primerizo, aun no sabia como funcionaba eso de como una hija se desprende del cordön umbical desde el utero de una mujer.

  

Hoy día se celebra com pompa y fuegos artificiales, la entrega de los distintos premios Nobeles en la bien pulida casa municipal de Estocolmo. Y todo terminará con una cena de lujo en sus salas de comilonas sin razón, porque asi como millones de mujeres en el mundo, mi hija no tiene nada que celebrar. Salvo un año más o un año menos en su vida, pero un premio Nobel no le da nadie, ni aun por el hecho de ser una mujer conciente de su rol como ser humano es este puto planeta llamado Tierra.

  

Feliz cumpleaños lejána hija! Y no es tu culpa ni la mia, que el Homosaurio haya separado nuestras vidas. Pero desde la distancia, estaremos siempre unidos. Tú y yo.

  

Cartas al autor

Lunes, 10 de Diciembre de 2007 22:45. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Tania Ortiz

AMOR

20080708232823-amorpsique1.gif

Amar, amor, amar hasta el colapso,

hasta que dios y Trosky,

se averguencen.

Ella era atea, él era cristiano,

cubrían las máscaras,

con la libertad de un trapo,

y copulaban gritando y sudando.

Dejar que el subconsciente se libere,

la revolución espermatozódica,

la entrada genial en la vorágine

de una vagina hambrienta y despiadada.

 

Libera el alma,

A cada Trosky con su Mercader

a cada Judas con su Cristo victimario,

media cara al viento,

una de risa y otra de tristeza,

embriagados de besos y caricias,

dejaos ir, por la llanura eterna

de contemplar al otro, de saber esperarlo.

La máxima expresión del respeto bien logrado,

el otro agradece la escapada,

y viceversa, fuerzas equilibradas

el Diablo riendo a carcajadas

por las tierras tan anchas de la pampa.

Galopando los potros retumbando,

enhiestos cascos dejarán la marca,

en la tierra árida del tiempo,

y ese olvido de fatuos fuegos consagrados,

vencerán tan solo en un instante

el fondo del miedo ancestral

que desde el comienzo nos viene acompañando.

Dios por fuera, ni premios ni castigos

por dentro el Diablo y Aristóteles esperan,

la tierra arada, la semilla fermenta,

el abono promueve, la lluvia hace,

y en las noches de viento

el amor se introduce y sale,

por todas las ventanas.

 

Héctor Díaz

2007-12-06 


Comentarios

Martes, 11 de Diciembre de 2007 19:01. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Privatización de los hemorroides

20071214122140-hemorroides.jpg

 

Según las noticias financieras, la bolsa de Estocolmo presenta una baja de un 2,46%, el dólar está algo débil y ofrece 6,5 corónas suecas en su cambio artificial, el euro a su vez acentúa su estabilidad y continúa entregando 9,4 corónas en las transacciónes del reino que nos ofrecen los tiburones hambrientos de la globalización actual, a traves de oficinas establecidas en todo el mundo.

 

 

 

Y los medios oficiales gritan a todo pulmón que “los asalariados” pagaran menos impuestos por sus sueldos, y que nuestras billeteras seran llenadas con unos cuantos cientos de coronitas más.

 

Y nos pagan qué?  Nuestra fuerza de trabajo?  Nuestro tiempo libre?  Nuestras noches de insomnios?  Nuestras vacaciones frustradas?  O nuestras angustias dominicales?  O es que tal vez depositan dinerillos insignificantes en nuestras pomposas cuentas bancarias, por servicios prestado al reino sueco, mientras tenemos dos manos, dos pies, una rigida espalda, un par de ojos, dos orejas, y una mente algo sana en que confiar.

 

Porque una coronilla por aqui u otra por allá, al final de cuentas los unicos que ganan son los que nos obligan a trabajar, porque esos ”aumentos de sueldos”  o ”aguinaldos de fin de año”, van directamente dirigidos a promocionar el consumo de articulos innecesarios, cuya consecuencia directa es la nutrición del mercado de consumo navideño cristiano-occidental, de productos, sobretodo electrónicos o digitales, que supuestamente nos ofrecerian una vida mejor.

 

Más desde qué punto de vista, me pregunto yo? Porque un par de sopaipillas recien salidas de su fritanga, o un chapalele, como complemento de un exquisito curanto, no tiene nada que envidiarle a una puta hamburguesa del McDonald. Y al uso de una primitiva radio a pilas que transmita música clásica, blues protestatarios de la USA negra, o tonos gitános del flamenco español influenciado por los cantos árabes de su cultura milenaria, no le haria el quite. No yo. 

 

Lo que estos cabrones de la derecha reaccionaria no dicen, es que esta es una política paliativa y no preventiva. Porque mientras cierran clinicas municipales y ofrecen “libertad de opción” a los que tienen los medios económicos suficientes como para ser sanos, el resto se puede seguir rascando los hemorroides sin guantes desechables.

  

La primera clinica privada, especializada en operaciones cancerosas, se inauguró con pompa y salsa, hace una par de semánas atrás. El precio por una operación? Entre 50 000 y 150 000 corónas, dijo su director sin que ni un misero músculo facial demostrase su arrogancia.

  

En la actualidad, y según el sistema de seguros estatales que la derecha en el poder pretende cancelar, cualquier operación – por complicada que sea – no cuesta más que una visita a un  médico especialista, es decir: 260 corónas.

  

Destruir es siempre más fácil que construir. Y es justamente por eso que cualquier imbécil puede ser general, pero no artista arquitectónico.

     

Cartas al autor

LOS “FALSOS ESPEJISMOS” DE BERNALES

20071215145706-pacos1.jpg

Montajes: de que los hay los hay

Ante la detención de tres hombres sindicados como “red logística” del Movimiento Lautaro, el opinante Bernales, declaró a la prensa que ya nadie cree en montajes y que serían “falsos espejismos”. Sí, es falso que sean espejismos… Y lo de que en Chile ya nadie cree en los montajes, no es verdad, lo que pasa es que ya nadie se inmuta.    

Hace algo más de un año, el 26 de septiembre de 2006, este mismo director de Carabineros, Bernales, acusaba a unos okupa de tener “abundante literatura subversiva”, “poseer elementos sospechosos” (como aserrín para el baño del gato), “ser anárquicos”, “derivar de una corriente con influencias europeas” y para peor: “¡Los cuales son vegetarianos!”, porque así habla él, algo flojo de lógica. Nada se les pudo probar a esos peligrosísimos veganos finalmente, pero pasaron por allanamientos, malos tratos, detención, y fueron protagonistas involuntarios del show de la prensa.    

OTROS MONTAJES MÁS BIEN MISERABLES

En el $hile de la Concertación, una a dos veces al año, parecen haber grandes montajes, ardides muy falsos que no son espejismos, pero cotidianamente se ven otros montajillos, más bien miserables, aunque no por eso menos dañinos. Suceden al amparo y para la protección de minúsculos poderes. Son abusos de semi-incógnitos agentes de la Ley y algunos amigos suyos que no pueden disimular su rape, aunque se paseen con jeans por las calles de nuestras poblaciones.    Por ejemplo, un par de obreros jóvenes van en el maravilloso transantiago, el día 30 de noviembre, recién pagados, de buen humor tal vez por la plata en el bolsillo, ven a un rapado y se ríen. El rapado se indigna y como el bus va pasando por fuera de la Décima, llama a sus amigos.      

Los carabineros de la Décima Comisaría de La Cisterna, la misma donde el 5 de octubre pasado, los agentes de la ley y el orden, observaban plácidamente como un hombre pateaba a una mujer en plena calle sin hacer nada (¿otro amigo de ellos?), esos mismos, ante la llamada de un colega burlado por unas cuántas sonrisas en una micro, salen corriendo con una dotación de unos 5 carabineros. Un número respetable que jamás merece ninguna mujer con medida cautelar a su favor por riesgo de violencia. Digamos que, en realidad, cuando llegan a “protegerlas”, van dos y a un ritmo de dos noches por medio o más distanciados... Bueno, corren ellos entonces, como si hubieran estallado las torres gemelas, detienen la locomoción colectiva y bajan a punta de empujones y golpes a uno de los obreros. Los demás pasajeros se preguntan por qué, nadie entiende, pagaron la micro, no iban robando, eran unos pasajeros más. Igualmente, nadie hace nada, la gente pasa silenciosa, acostumbrada a los montajillos, desensibilizada ante ellos, y la única tonta que se atreve a preguntar por qué, es “invitada” a pasar a la comisaría, registrada y fichada (yo). Entretanto, la razón aducida, para detener al obrero tironeado y golpeado es que “está en estado de intemperancia”, que significa falto de tino en el comer o en el beber, pero ellos igualan a borracho.

PRETEXTO RECURRENTE

Los carabineros destituidos por no socorrer a una mujer agredida fuera de esa misma Décima comisaría, en octubre, cuando fueron descubiertos, alegaron también que la víctima estaba “en estado de intemperancia” (¡de nuevo!).    Si me pongo psicoanalítica, da la impresión que tienen un trauma no resuelto con el trago, lo que es legítimo y requiere terapia, pero la cuestión es que no se baja a un hombre a golpes de una micro en marcha por haberse tomado unas copas, y no se contempla con las manos en los bolsillos, una golpiza y puntapiés en la cabeza a una mujer inconsciente en la vía pública, y no se hace complicidad en claras conversaciones con el agresor (¿un rapado?), aunque ella hubiera estado más que borracha. O sí? Tres carabineros de la 10ª Comisaría de la Cisterna, identificados como Miguel Angulo, Sebastián Miranda y Víctor Alarcón, fueron removidos de sus cargos, después que ignoraran la violenta agresión que recibía una mujer en las puertas del recinto. "Ellos dejaron de lado sus deberes, por lo tanto no pueden seguir en nuestra institución. Es gravísimo, ahora la Justicia Militar tiene que tomar parte en el asunto", sentenció el general director de Carabineros, José Alejandro Bernales. Además, agregó que "estoy alertando a los demás carabineros, que jamás debemos incumplir nuestros deberes militares y (menos) la negación de auxilio". Durante la madrugada del pasado 5 de octubre, un hombre agredió a su pareja en la vía pública, con golpes en diversas partes del cuerpo y un brutal puntapié en la cabeza. A pesar de que la mujer quedo inconsciente en la vía pública y cerca de ser atropellada por un vehículo, los uniformados sólo miraban los acontecimientos. 

Un video registrado en Terra.cl muestra cómo los efectivos se acercaron a los involucrados, con las manos en bolsillos y sin reacción alguna. (Cooperativa.cl) orque ahora, 13 de diciembre, detuvieron a supuestos “encubridores de los asaltantes al Banco Security”. Las complicidades suman y siguen. Este es de los grandes montajes, a otro nivel. Como dice Bernales, no parece un espejismo. Son tres hombres, dicen, “vinculados” “al asesinato del cabo segundo de Carabineros Luis Moyano”. A todos les inventan alias como le gusta a los medios masivos que en $hile son casi uno solo, dirigidos y sustentados por las dereSShas. Y prosiguen los ¿incautos? periodistas: “se estableció que si bien no corresponden a los ex lautaristas que fueron sindicados como los autores del atraco, formarían parte de la red de protección…”… El fiscal Cristián Fuenzalida dijo que los detenidos "tienen un grado (¿cómo lo mide?) de conexión con los hechos”… y Harboe, bajo cuyo principado no se mueve ni una sola hoja, señala que "se está avanzando en la ubicación y la detención de aquellas personas”    

El OS9 de Carabineros, dicen los periodistas entusiasmados, les reveló (nótese, la revelación) que los tres detenidos forman parte del “apoyo logístico” y “mostró evidencias como una subametralladora y una pistola, más dos millones de pesos en dinero en efectivo”. Pero ahí ya comienzan a repartirse las versiones: en una “el armamento estaba siendo ocultado por los detenidos y fue hallado en uno de sus domicilios” (terra.cl), en otra, “ayer en la noche (miércoles 12 de diciembre) cerca de las 22:30, efectivos de Carabineros detuvieron en la estación La Cisterna del metro a Cristián Godoy, quien portaba en su mochila una subametralladora, tres cargadores metálicos, un revólver Taurus y cartuchos” (La Tercera). ¡La de cosas que puede alguien llevar en un mochila subiéndose al último metro de la noche en una estación a media cuadra de una comisaría!

¿QUÉ CONFLICTO MAPUCHE?

Uno de los detenidos, Axel Osorio, quedó en libertad –aunque con arraigo nacional y firma semanal-. Los reporteros de la tele que poco discriminan entre información nacional y farándula, se mostraron sorprendidos de que el recién liberado, ante el acoso periodístico aprovechara de decirles que se preocuparan, ¡mejor!, del conflicto mapuche. “Ya ha sido vinculado antes”, dicen las reporteras, este subversivo “con el conflicto mapuche”… Pero ¡qué conflicto mapuche! primera noticia que tengo, por Chilevisión, por el canal Católico, por el Mega y por TVN, sobre que habría un conflicto mapuche en $hile. No se dieron las señoritas periodistas, sin embargo, la molestia de explicarlo, ni tampoco los locutores, ni los editores dijeron ni pío. Referencia de la dimensión desconocida en la pantalla idiotizante, a un conflicto negado, silenciado y criminal de parte de un Estado terrorista como el de Bachelet, la presidenta de la Ley VIF, Lagos, el emperador transantiaguino, Frei, el empresario, y Aylwin, el golpista.    

En resumen la Fiscalía, dice que “hay escuchas telefónicas que comprobarían los nexos entre los arrestados y los supuestos “prófugos”… Son la pruebas…    

Bueno, cuando no te puedas comunicar con alguien y escuches ruidos en el auricular, ya sabes de qué se trata, y capaz que tengas el honor de ser blanco de algún montaje de los grandes. Pero si no te sucede, no te aflijas, porque a los montajillos insignificantes, a esos que algunos miserables poderosos inventan, estás cada día vulnerable. Así se vive en un país donde el estado de derecho es un chiste de galapanes, o sea de fraudulentos tipos de estado (en mapudungun).

Los “falsos espejismos” como les llama Bernales, están a la orden del día.

Victoria Morales Aldunate    


Comentarios

Buen apetito!

20071215193410-buenapetito.jpg

Hace un par de semánas atras el programa televisivo sueco ”Encargo: inspección” (Uppdrag granskning ) desenmascaró con ayuda de una cámara oculta, el manejo de la carne molida en cuatro supermercados de la cadena ICA, supermercado que cubre toda la geografia sueca. Todos y cada uno de esos negocios, presentaron el mismo resultado. A saber, manipulación de la fecha del termino de validez del producto presentado como ”fresco”, y otras delicias. Como por ejemplo, recoger carne del suelo y empaquetarla para ser vendida a los ingenuos consumidores. Yo, entre otros.

  

El director general de esa cadena de supermercados pidió disculpas a través de uno de los periódicos más leidos en Suecia, pero ni siquiera eso ha logrado que el consumo de la carne molida en el reino de juguete sueco, esté en los niveles que antes de esa revelación pavorosa.

  

Y para comprobar en la práctica como está el asunto de la higiéne también en los restaurantes, busqué trabajo en una casa de comidas, como lavador de platos. Y por supuesto que me lo dieron de inmediato, sin necesidad de mostrar referencias ni curriculum vitae. Mi pelo negro bastó como garantia, y el pago seria a la negra. (Porqué el color negro siempre es relacionado con cosas negativas, me pregunto…)

  

Trabajé durante un fin de semána, y como pagaban por día no perdi nada cuando no apareci más por alli. Aparte por supuesto que el estado sueco se quedó sin recibir los impuestos por salario recibido, pero a otro perro con ese hueso que de complicaciones ya tengo más que suficientes.

El restaurante de marras cerraba a las once de la noche, lo cual implicaba que a eso de las diez y media los cocineros comenzaban a tirar restos de comidas a las bolsas de basura, o las guardaban para el día siguiente, dependiendo de que alimento se trataba.Y para mi suerte, pero no para el visitante, sucedió lo que no deberia pasar. Llegó un cliente a eso de las diez y media y pidió un pedazo de carne con salsa de mayonesa. Salsa que minutos antes habia ido a parar a uno de los basureros que adornaban esa cocina.

El cocinero entró en pánico y sin dudarlo dos veces, tomó una cuchara y raspó los restos de entre miles de mierdas acumuladas para ser tiradas, y lo incluyó en el jugoso biffe que le sirvió al pobre hambriento que quiso disfrutar de un buen plato de comida.

  

La próxima vez que vayan a un restaurante, lleven su propia comida en una bolsita porque uno nunca sabe…

Bon apetit!


Cartas al autor

20071218171119-accionprotesta.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentarios

Pensamientos desde el silencio

20071219164339-pensamientossilentes.jpg

 

Nuevamente cae implacable el atardecer, y con el, el sofocante calor. Y el silencio, que aunque no es tan callado como el de Salem, en Mosshagestigen, ni el de Estocolmo, de  vehiculos y transeúntes silentes, es lo unico que escucho... silencio!

 

Y cae la tarde, y yo continúo sin pronunciar palabra alguna, y cuando la noche espanta mi sueño, vuelvo a mi realidad y advierto la soledad. No hay nadie en la otra habitacion, ni tampoco en mi cama de sábanas semiplanchadas por falta de compañia.

 

 

 

Nadie a quien observar, criticar, corregir. Nadie con quien llorar, reir, discutir, o simplemente amar. Y que más queda por hacer, al final de otro absurdo dia? Sino fumar unos cuantos cigarrillos, beber una helada cerveza de cuando en cuando, o en el mejor de los casos, entretenerme contemplando el afiche negro-amarillo que pegué en la entrada de mi desganada habitación, y en el que se puede leer Cuidado, el machismo mata! para de ese modo callar el estremecedor silencio de mis pensamientos!

 

Mas pronto todo llegará a su fin, para bien o para mal...

 

Tania Ortiz


Comentarios

Miércoles, 19 de Diciembre de 2007 16:43. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Tania Ortiz

Diestra y sinestra. Contradicciones más que idiomáticas

20071221012730-diestrosiniestro.jpg

 

Tomar una tijerilla o un tijerón para disminuir la presencia de uñas incómodas en los dedos de las manos, es cosa fácil cuando para tal efecto se usa la mano más diestra. Es decir, si se es  diestro con la diestra, no es difícil aguillotinar el crecimiento incontrolable de las mismas en la siniestra con métodos siniestros. Pero la cosa se complica un poco cuando la mano más diestra es la siniestra y se pretende de manera delicada y algo torpe, cortar el avance de las uñas en la diestra, que por tradición y filología, siempre es más diestra que la siniestra, aunque los hechos demuestren lo contrario.

  

Pero lo curioso es que según la sinonimia de la lengua castellana, que nos presenta el “Diccionario de sinónimos y antónimos” de Enrique Fontanillo y Maria Isabel Riesco, del Instituo Ibérico de Lexicografía de España, editado en Barcelona en 1995, la palabra diestra significa derecho, hábil, habilidoso, experto, maestro. El vocablo siniestro en cambio, es mucho más largo en sus sinónimos. Van aqui algunos de ellos, malvado, malo, funesto, nefasto, trágico, fúnebre, tétrico, sórdido, deprimente, espantoso, terrible, catastrofal, infortunio, desgracia y calamidad.

  

Y según el mismo diccionario, el término derecho quiere decir diestro, justo, directo, recto. Mientras que sus antónimos son izquierdo y torcido.  La palabra izquierda por otro lado, presenta dos significativos, zurdo y siniestro con solo dos antónimos, derecho y diestro.

  

No es raro entonces que la Derecha haya detentádo el poder por siglos en los países hispanoparlantes, después de esa descripción tan académica y convincente, en donde el Bien es diestro, y el Mal siniestro, por “cuestiones naturales” de la morfología castellana.

  

Desde que nos páren, somos bombardeados con la imágen prejuiciosa de que nuestras vidas serian lo que son, porque estarian sujetas a una supuesta identidad cultural  por secolum seculorum a nuestra “idiosincrasia”. 

  

Pero como todo esto es demasiado banal como para meterle el diente, y ya tengo ganas de irme al sobre, me conformo con aseverar que los catecismos de mi infancia en donde la izquierda seria la malvada con gusto a leche en polvo y vino tinto, en tanto que la derecha la  benévola, con gusto a Whiskey y leche vacuna con azúcar blanca en sus mamaderas de comerciales televisivos, a lo mejor es verdad. Pero no en lo que respecta la descripción de la izquierda o la derecha, sino de que nuestra sociedad está simplemente dividida en dos sectores: los pobres y los ricos. Los pudientes y los no pudientes. Los con recursos y los sin recursos. Los hombres y las mujeres. Los homofóbicos y los homosexuales. Los nazis y sus antibitóticos. La conciencia solidaria y tolerante – abierta y flexible – contra la oscuridad del individualismo egoista, deprimente e inquisicionista de los que usufructan del poder temporal y de todos los arribistas que languetean sus pasos, para lograr beneficios personales.

   

Un consejo sano. Si quieren cortárse las uñas de la mano derecha no usen la mano izquierda para tales propósitos, sino los dientes que les quedan. Y si en vez de uña cortada el resultado es un incisivo pulverizado, pues pidanle a sus amántes de turno o a las voluntarias de la Cruz Roja que lleven a cabo tan noble trabajo de pedicuras solidarias y comprensivas.

   

Cartas al autor

FENIX HUMANA

20071222101349-pajaromuerto.jpg

  

Viene en picada y cae inerte sobre la tierra.  Tiene las alas quemadas y el espinazo quebrado por una excesiva realidad.

  

Aletea sobre el suelo, su respirar es corto como los momentos de una larga vida.  Aletea con los inviernos de cada siglo incrustados en su médula.

  

El plumaje enlodado le pesa tanto, que presiente que es el mismo infierno quien le ha matado.

  

Se hunde, se ovilla, se hunde en los pliegues de su grito y aletea, corre y vuela dejando atrás las cenizas de otra muerte consumada.

Silvia Rodriguez

Profeta de bares

 

Comentarios

Sábado, 22 de Diciembre de 2007 10:11. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Silvia Rodriguez

ULTIMA HORA

20071222122709-stress1.jpg

 

Estalló la guerra!. Pánico cunde en la ciudad, las personas afectadas padecen de heridas múltiples, hematomas y algunas mutilaciones en sus cuerpos.

 

Desde hace décadas la gente sale en dirección al trabajo o al centro de la ciudad y regresa mordida, arañada y con cuchillos en la espalda. Durante las primeras semanas no se dan cuenta de su estado, pero al cabo de un tiempo, comienzan a presentar diversas patologías como insomnio, stress, depresión y úlceras nerviosas.

 

Psiquiatras estudian como tratar los diversos síntomas psicosomáticos de estos individuos.

 

¡Estalló la guerra!. Un contingente de soñadores se dirige al frente con municiones de utopías, bombas fraternas y alforjas llenas de conciencia para ayudar a los heridos y enfrentar al contrincante con misiles cargados de humanidad.

Silvia Rodriguez

Profeta de bares

   

Comentarios

Sábado, 22 de Diciembre de 2007 12:27. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Silvia Rodriguez

Neliz Fanidad!

20071223165255-santaclaussolitario.jpg

Hoy día 23 de Diciembre, suceden algunas cosas que hacen de la vida algo interesánte. Es el día antes de las Navidades. Son trece días desde que mi hija mayor cumplió años, el Reál Madrid se enfrenta con el Barça en lucha de titanes, la tarde está un minuto más clara que la de ayer, día en que el equinocio de invierno llegó a su fin, y la ocupación en Iráq continúa a pesar de las fiestas navideñas. Yo estoy solo y me fumo un pitillo en la puerta de mi casa,  mientras la oscuridad de la tarde envuelve mi existencia. Mañana trabajo, y mi reloj digital sigue marcando los segundos que ya vendrán. No es interesánte?

 

Felices Navidades entonces a todos los consumidores de esta fecha, que ya es el décimo año que baten el récord de dineros gastados en regalitos navideños.

Y al resto, un gran abrazo también!

  

Canta Slaus

 

Cartas al autor

CABALA

20080504000014-mujersolitaria.jpg

  

Cuento para José Luis ¡Joder!

José Luis, se acercó al avión con la idea fija de pisar el primer escalón con el pie derecho. Su cabalismo era endémico y esas ideas se le aparecían de improviso. Odiaba los siete sin saber porqué y a los tres los miraba con cierto recelo. Sin embargo al uno lo contemplaba como un número neutro, no lo consideraba un número impar.  Se salteaba las horas impares y había logrado estos impases, con impíos ejercicios de concentración que le enseñara un tío amante de filosofías orientales. Con las mujeres que tienen casi todo duplicado no le pasaba lo mismo. Le gustaban las rubias cuarentonas y con plata. Por lo menos él lo había reiterado en distintas oportunidades. Creía que subir al avión pisando el primer escalón con el pie derecho era señal de “ buena suerte” . Cuando María Kuisa lo llamó desde París con esa forma de hablar a lo húngaro, el le contestó porque estaba seguro que eran las cuatro de la mañana . Ella le contó que había soñado con él, que había soñado cosas que no se podían comentar ni en  privado ni mucho menos por teléfono. -¡ Joder !, llegó a exclamar José Luis. Ella no lo dejó continuar. - Creo que te quiero ver. Lo que te dije la última vez fue una reacción incontrolada, tu te mostrabas remolón aquella noche  en ese cortijo de mala muerte,  en esa zona de la ciudad de Zaragoza, donde yo me sentía irritada porque el tiempo se me iba y tú te negabas a contemplar mis impulsos .

José Luis en contra de lo previsto pisó el primer escalón de la escalinata con el pie izquierdo. La culpa fue de la azafata,  que lo contemplaba desde la altura de sus sedosos muslos,  con su edad indefinida, sus ojos azules, el uniforme ajustado a una gracia corpórea que hacía época y una sonrisa de representación comercial que violaba todos los códigos del entendimiento. Su subconsciente le hizo perder momentáneamente el control de sí mismo. Le ocurría casi siempre cuando su libido recubierto de romanticismo se extraviaba en la contemplación. La viejita simpática que jadeaba con su bolsito de mano le empujó con esa fuerza de quien está apurado porque tiene menos tiempo para vivir o porque no puede contener sus movimientos. José Luis giró suavemente la cabeza, simultáneo que la azafata se apresuraba a ayudar a la anciana. Instintivamente José Luis tomó el bolso de la señora con una amabilidad desconocida en él y cediendo lugar permitió que la señora ascendiera primero. La azafata que se había aproximado quiso tomar el bolso de la señora y José Luis sintió como la mano de ella le transmitía una energia térmica que le produjo un estado de timidez y excitación al mismo tiempo que puso en alerta a todas las neuronas de su entendedera. La azafata siempre sonriendo ayudó a la anciana en el ascenso. De reverso el espetáculo era maravilloso. Anonadado en ese magnetismo de formas y contorneadas carnes, que dejaban vislumbrar una sensualidad madura, sin un solo descuido provocativo, José Luis se dejó llevar por las circunstancias y aspiró ese endiosado perfume que había extraviado sus sentidos. Cuando asentó sus posaderas en el asiento número treinta y ocho retomó una especie de apariencia de señor que tenía civilizado al otro yo que le hostigaba el espíritu. La azafata dejó posar sus pozos azules desapercibidamente en el ya extraviado José Luis que intentaba esconderse detrás de una novela titulada “ Historia de dos Mujeres ”. Abrió la página indicada por la tirita dorada y leyó con toda la concentración que pudo.

  

“En el año 1492 Jacobo, consecuente con la tradición judía esperó el advenimiento de la primera estrella. Tenía preparado el pan sin sal, el mismo que Moisés y sus seguidores habían amasado en la víspera del viaje hacia el Sinaí en búsqueda de la tierra prometida. Como mal converso y buen  marrano se sabía de memoria extensas partes del Talmud. Esa noche no esperó a ninguno de sus vecinos y en el primer ocultamiento de la luna detrás de los negros nubarrones,  Jacobo se deslizó subrepticiamente por la puerta trasera de su vivienda que lo conduciría hacia la lejana tierra de Cádiz. A Jacobo le dolía Sara, sabía que le iba a doler todo el viaje, sabía que le dolería a donde los barcos de Cristofes lo llevaran. Sabía que le dolería hasta el último día de su existencia. Todo había sido estrictamente planeado por el patriarca zarogozano que gozaba temporariamente del beneplácito del reino. Jacobo había memorizado todas las indicaciones que en forma de códigos le hicieran llegar sus mayores. Caminaría cuarenta minutos evitando ser visto por los transeuntes y junto al puente viejo del Ebro encontraría una carroza. La contraseña sería: “ dos lunas y un puñal ”, el cochero contestaría: “ cuatro ruedas y un andar ”.  Jacobo subió al carruaje y sorprendido contempló a alguien que ya estaba instalado en el carromato. Los caballos circularon lentamente, aumentando la velocidad en la medida que se alejaban de Zaragoza. La companía de Jacobo tenía el rostro cubierto con un velo sedoso.” 

  Cuando José Luis despegó los ojos del libro, el avión sobrevolaba los Pirineos. El tiempo había desaperecido y la realidad del viaje se confundía con las ideas que se escapaban de la lectura. -¡ Joder!, exclamó José Luis , ya estamos en territorio francés. La azafata con sus abismales ojos azules invitaba con su exhibicionismo corpóreo a informarse lo que se debería de hacer en caso de emergencia.

 Morir juntos pensó maliciosamente José Luis, sobrevivir en uno de estos valles profundos, luego de un pésimo aterrizaje forzoso, quedar incomunicados por las despiadadas inclemencias naturales, refugiarnos en alguna gruta de Altamira, y crear la estrategia de un rescate tardío.

  “El carruaje penetraba en parajes desconocidos para Jacobo, países desconocidos en una península que le costaba todavía ser España. Llegarón a una posada, el carrero estacionó el carruaje en la cuadra y por primera vez la Dama del Velo hizo sentir su voz . A Jacobo le pareció que la voz era como la  suave música que se escapa de una cascada no muy alta, donde las aguas juegan con las mariposas y las retamas  reflejan su amarillo en el espejo del remanso. -Me llamo Rebeca, estoy encomendada a transportarlo a su destino y ayudarle a salvar los peligros que se presenten en nuestro viaje. Tengo una detallada información sobre su forma de ser, por lo tanto le pido colaboración sin reticencias, ajustándose estrictamente a lo que yo le sugiera. Desde este momento usted es mi marido y como tales debemos comportarnos. Esta es la documentación que certifica nuestro matrimonio en forma legal y el objetivo de nuestro viaje es encontrarnos con vuestro padre que temporariamente se encuentra en Cádiz atendiendo los menesteres de la fundición y  fabricación de armas que posee en esa ciudad.

 La oscura noche escondía los detalles, la luna no había reaparecido, ningún destello permitía hacer luz en la curiosidad de Jacobo, que decidió concentrar sus pensamientos en Sara.”

  Un sobresalto distrajo a José Luis de la lectura. La voz del capitan del avión, con su tono profesional,  comunicaba a través del parlante,  que se volaba en zona densamente nublada y con una neblina que entorpecía la visibilidad.-Los pasajeros deben de abrocharse los cinturones de seguridad porque nos encontramos con turbulencias.

 José Luis observó que el rostro de la azafata se había transformado. Sa sonrisa se había convertido en una contraída y dura expresión que reflejaba inquietud. Una violenta vibración sacudió todo el largo corredor de DC 9. La sacudida fue tan fuerte que el personal decidió instintivamente sentarse en los asientos libres. José Luis tuvo la impresión que el avión perdía rápidamente altura, se le ocurrió pensar que podía ser un pozo de aire, pero la sensación de descenso no se interrumpió. Sintió la suave mano de la azafata tomando la suya. Sentada a su lado la mujer había perdido su actitud profesional y se preparaba mentalmente para lo peor. José Luis la dejó hacer. Ese calor espontáneo, inesperado, lo transportó al tiempo de la niñez cuando la hija de los vecinos le lavaba la cabeza, le peinaba y todo aquello se convertía en ese péndulo que va del juego a la caricia. Un último llamado conminaba a apoyar la cabeza en el asiento delantero, José Luis sintió como la mejilla de la azafata buscaba la proteción de su propia mejilla. Hombro a hombro y con la respiración casi al unísono José Luis llegó a pensar que si llegaba a pasar algo, entraría feliz por la puerta grande del paraíso.

 -¡ Joder !, si esto es el fin, bienvenido sea . Alcanzó a pensar en el libro como si tuviera necesidad de ideas inconexas y también sonrió pensando en la desilución que viviría María Kuisa cuando no lo viera llegar al Charles de Gaulle. La mejilla y la sien de la azafata le transmitían una fiebre esperanzadora. Le pareció sentir como que el metal de la nave producía un ruido desconocido y que la noche era más oscura que nunca. Cuando despertó, la azafata todavía estaba a su lado. El silencio era total, y todo era tan inesperado que José Luis no quiso hacer el intento de forzar el momento. El destino tiene ese misterio, nos planeamos grandes cosas y los ingobernables actos de nuestra existencia nos llevan a otros escenarios. Estamos espuestos a la soberbia de los juegos de la tierra, una metafísica de la galaxias que no llegamos a comprender, un juego implacable de los elementos, que nos ponen a prueba y ponen en tensión nuestras neuronas. Giró la cabeza lentamente y la besó en la boca, ella lo dejó hacer, la besó como si hubiera nacido nuevamente. El sintió que ella también lo besaba profundamente, lo besaba desde las otras generaciones, desde el miedo y el agradecimiento, el beso crecía como un compromiso silencioso, como un deseo insoldable de permanecer así una eternidad. José Luis no podía reflexionar, no quería tampoco hacerlo, sentía que no tenía miedo, ninguna angustia lo atormentaba, había crecido un poco más de golpe y había aprendido que cada fin es un comienzo. Algo se movía, la luz de una linterna quebró la oscuridad. Contra su voluntad José Luis siguió los descubrimientos que producía el rayo lumínico. La anciana del paquete había dejado de respirar, el capitán la sacudió suavemente hasta que decidió cerrarle los ojos. Dejó sentir su voz, haciendo reclamo por el personal . Varias voces contestaron al unísono. -Debemos evacuar la nave lo más pronto posible,  manifestó el capitán en forma segura, exigente y casi autoritaria.

Dos azafatas luchaban con una puerta de emergencia; lograda esta operación se descolgó un tobogán inflable que permitió a los primeros pasajeros deslizarse a una hipotética tierra, puesto que la superficie estaba cubierta de nieve. La azafata se separó de José Luis sin una sola palabra, un último cálido apretón de manos fue como una despedida y un agradecimiento.

  -El solitario viaje de los humanos, meditó José Luis, el deseo, los acercamientos, las despedidas, las múltiples formas de decir adios, la muerte fingida, la verdadera muerte.

 

Fue de los últimos en descender, ya no le importaba París, ni el Charles de Gaulle, ni Maria Kuisa, que nunca le importó mucho. Emprendieron juntos, como el eterno rebaño humano, una marcha lenta hacia lo indefinido de la noche oscura. Algunos pasajeros intentaban telefonear a sus familiares con sus celulares . El frío acusiaba, la noche seguía siendo noche, el grupo se apretujaba más y más. Detrás,  el avión tomaba fuego, en él quedaban entre otros muchos enceres el cuerpo de la anciana del bolcito y el libro con la historia de Jacobo, Sara y la Dama del Velo. Delante, la noche, los reflejos del incendio que se iban haciendo más leves en la medida que el compacto grupo se distanciaba de la nave, lo imprevisto y el AMOR.

  

Héctor Díaz   

2007-12-18

Domingo, 23 de Diciembre de 2007 18:58. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Nada nuevo bajo las nubes escandinavas

20071227111917-escalaespiral.jpg

 

Carlos Gustavo XVI, el monarca sueco, pareció estar más despierto que de costumbre cuando hizo su tradicional discurso de Navidad. Aunque aparte de algo de retórica populista por aqui y por allá, poco hay que rescatar de sus palabras, a una nación que estába más impaciente por abrir sus regalos navideños e intalárse frente al televisor a ver el programa que desde hace más de treinta años, transmite un Canal estatal, “Una feliz navidad les deséa el Pato Donald y sus amigos”.

  

Entre otras cosas y según su majestad, la inmigración es positiva pero evitó nombrar las partes negativas, pues sin lugar a dudas dejaria desnuda la cruda realidad en que viven las ”minorias” en este país.

 

Trató de dárselas de ecológico y se refirió también en su discurso a la amenaza que sufre nuestro clíma – como si nadie se hubiese dado cuenta de ese problema! – pero sin proponer  tampoco ninguna solución por tibia que fuese.

 

Tocó lo de la violencia en las escuelas, en las calles y plazas del reinito, llevada a cabo por jóvenes de cada vez más corta edad, pero por supuesto que no agregó – porque no se atrevió o porque simplemente no entiende – que existe una intima relación entre ese fenómeno (la cada vez más cruda violencia juvenil), y los problemas sociales (discriminación y racismo institucionalizado, cesantia crónica, marginación, etc) que rodea a esos jóvenes, a menudo habitantes de los ghettos dispersos en las ciudades más grandes de Suecia.

 

Y por supuesto que terminó acentuando la importancia del individuo en el avance exitóso del colectivo. Pero no será lo contrario? O a lo mejor, una vez más se le enredaron los conceptos a Carlos Gustavito, después de unos cuantos champagnasos de más.

En fin; todo este lío ya pasó y con unas miles de coronitas menos en los bolsillos, y con una resaca de puta madre, nos vamos con paso seguro a la otra patita de esta cueca. A saber, la terrible celebración del Año Nuevo, con bombos y petárdos, más alcohól y más comida para enfrentar otros 365 días con las cuentas bancarias más vacias que nunca. Porque al fin y al cabo, todo sigue igual de viejo asi como ha sido desde que el capitalismo y su verdad absoluta, la sociedad de consumo, dirige nuestras vidas.

Cual escala espiral, en descenso inevitable.

 

Cartas al autor

CONTRAVERSO

20071227212610-contraverso2.jpg

Algunos perdieron la partida, 

descuidos, contratiempos

tardes en que el amor,

repetía sus rituales

la lluvia sonaba como angustia

 y tus ojos cansados

pensaban en la nada.

Me mirabas sin ver,

y yo corría,

por la calle sin sueños

buscando un jardín

para esconder mis miedos.

El hilo de tu voz

dejó vapor en los cristales:

- Somos de piedra

olfato, instinto

y a veces de rezongos

- No tenemos tiempo

ni para armar

nuestra querida inteligencia.

La noche esconde los recuerdos,

y no comprendo bien

si fuimos, si somos, o seremos,

o todas las formas, al mismo tiempo.

Tampoco sé si somos del Sur o el Norte

de arriba, abajo o del costado

nuestra barca navega en mar abierto, 

siguiendo a la distancia

el misterio de cielos y de astros.

Si tu cielo, es mi cielo

ya hemos purgado demasiado,

transitar en tus venas,

en tu triste mirada,

donde el sudor y el llanto

se hagan mármol,

lápidas y epitafios sin memoria:

muriendo en el exilio de sí mismo,

por su continuidad en las mañanas.


Héctor Díaz (para todos)

Navidades del 2007 

                                                                                                                                                                                                                                            


Comentarios

Jueves, 27 de Diciembre de 2007 20:59. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Norma cero

20071229183427-transeunte1.jpg

Mientras la morfología de la poesía esté compuesta por el poeta y la manera como el lector interpreta sus palabras, el rol del escritor estará siempre definido por las reglas gramaticales del idioma y su propia fuerza inicial. La morfología, desde el punto de vista gramatical, es una parte de la gramática que se ocupa de la estructura de las palabras. Es decir, con los terminos que cualquiera puede usar.

Pero la palabra morfología tiene tambien un significado biológico. Y es el que describe una parte de la ciencia que trata de los seres vivos y la forma en que esos seres orgánicos y las modificaciones o transformaciones biológicas o corporales, que experimenta.

  

Por ejemplo, la transformación del bullo a la mariposa, o la transformación del Primate al Homosapiens, o la única e increible transformación del HomoSapiens al Homosaurio. Porque según cuestiones biológicas y gramaticales, todos los seres creados por la CIA estan más cercanos a Nosferatus que a Blanca Nieves. Lo que en buen castellano significa más cercano a soldaditos con medallitas, que a un ser racional y pensante autónomo.

  

Y por pudor y otras razónes, eligo entonces la filología de la morfología porque me encanta la poesia que he descubierto en mis años. Lugar en donde ni Pablo Neruda ni Gabriela Mistral tienen cabida. Un consejo: lean la poesia y prosa de Charles Bukowski, John Fante, Ernest Hemingway, John Reed, Silvia Rodriguez o Héctor Díaz. Todos esos escritores y sus obras, son una prueba de que la literatura le ha ganado a los obstáculos que nos impone el Prejuicio, puesto que el impresionante impacto que produce en todos los que los leen, es infinito e imperdurable

. 

Y si no tienen nada que hacer en estos días, les propongo una lectura del escritor irlandes Joseph O´Connor y su ultima creación literaria “La estrella del mar” (Star of the Sea).

  

Yo por mi lado, me dedicaré a buscar el libro rojo de Mao, que una de mis hijas quiere tener en su biblioteca personal por cuestiones de curiosidad. Y a mi me parece bien, que tal librillo sea hoy día artículo de museos, dificil de conseguir. Y no porque su contenido sea retrógado sino por que simplemente la globalización del capitalismo nos obliga a nuevas estrategias para combatirlo.

  

La transformación del trabajo en dinero, es la morfología actual del capital financiero. La sensación de transformarse, de Salvador Dalí, y El rol de la mano en la trasformación del mono al Hombre de Friedrich Engels, son otras transformaciones que, a lo mejor, deberiamos tomar en cuenta, para lograr sobrevivir. Y si no logran  metamorfosearse con sus lecturas, pues tomense un buen trago de fin de año, que el próximo ya está por venir.

 

Salúd!


Cartas al autor



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris