Facebook Twitter Google +1     Admin

A solas

20111017152613-a-solas.jpg

En el híbrido, invierno de mis días,

invernaban mis sueños alocados,

nada di, ni dejé ni fue pedido,

hasta el final, inercias sin sentidos,

esa energía conseguida a plazo,

para un mundo que subyace, en sus bostezos.

Hacía el espacio huye mi delirio,

a consultar el estallido en su origen,

acelerada, expansiva, se dilata

en las galaxias ralas y sin sentido,

palabras labrando su propio, camposanto,

diccionario para  locos, sin sentido.

 

La distancia, es tan solo un accidente

el abajo y arriba, es campo incierto,

no existe el norte, el sur, ni los caminos

estrellas solas, soles escondidos,

agujeros negros y mares de aerolitos.

La galaxia interior que me acompaña

tiene su medioevo, su pasado,

la eterna discusión sobre las cosas,

-¿quién derrota al oro y sus pecados?

Saturno cuestionando a Salomón,

o Sancho ironizando a su señor,

el tiempo va haciendo y deshaciendo

la bufanda que Penélope nos teje.

En la longeva soledad que me acompaña

me escapo hacia el planeta de los solos,

aplanizo, en rocas milenarias

ahí tan solo, me espera el Principito,

juntamos arena con la lengua,

somos turistas en nuestros propios corazones,

no hay referencias de tiempo,  

ni sonaran las cuerdas de la mejor guitarra.

Mi onírico bostezo que niega a desflorar,

como el artista que se quedo sin público,

en la inmensidad de un cosmo incierto

como  un discurso, para salas vacías.

 

Somos el mundo que llevamos adentro,

en donde estemos, vamos, o nos toque llegar,

haremos de las rocas, nuestro mejor amigo

y aunque no exista el agua, las haremos al llorar.

 

Héctor Díaz

hectordiaz2000@hotmail.com

 

2011-10-13

Comentarios » Ir a formulario

guillermiadas



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris