Facebook Twitter Google +1     Admin

Pensando

20101110183703-zapatos.jpg

En la suela de mis zapatos

mal habidos,

tantos kilómetros hechos

 a destajo,

persiguiendo la nada,

pensando en el comienzo

en el ocaso.

Enroscándome en la muerte,

en la nostalgia de la garúa,

en la letra imaginaria de algún tango,

en algún amor entreverado,

en el arminio de la luna  sumisa,

que se esconde entre las nubes negras,

de las más negras tormentas

de otros tiempos.

 

Desprolijos  botines viejos

te imaginabas estar en tantas guerras,

con otros zapatos mal habidos,

en otros bailes de milonga y canto,

en otros encuentros de bandoneón

y  tango.

En otras cargas de lanzas y caballos,

cuando la patria chica pegaba el primer grito

y la libertad era historia de cuchillas.

 

Fueron promesas, arrebatos,

los dueños de palabras,

y de botas lustradas,

te arrinconaron,

donde se guarda el alma,

y pasaste a ser orgullo,

palabra suelta, protesta,

malevo suelto de las pampas.

Y te hechaste a ser camino,

vagabundo, chirimica, aventurero,

sendero largo al mundo nuevo,

donde cada paso es un comienzo.

 

La historia anónima de los zapatos

 viejos,

el sendero y siempre el horizonte,

la utopía por meta,

la libertad como proyecto de conjunto,

un mundo nuevo de zapatos sin agujeros.

Héctor Díaz

7/11/2010

Comentarios

(Visita también:
Reflexiones desde las cloacas)

Miércoles, 10 de Noviembre de 2010 18:37. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Comentarios » Ir a formulario

guillermiadas



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris