Facebook Twitter Google +1     Admin

Soñar

20090524121759-sonar.jpg

(Visita también: Héctor Díaz )

Ayer te busqué en la plaza
cuando cazabas estrellas,
en los charcos que la lluvia,
iba dejando en la arena.
Y pensé que era tu voz
la que del éter se oía,
mientras lloraban las cañas
cuando el viento las mecía.
Una rana hacía croar
las fibras del alma mía,
y tu mirando lejano
la vida con sus porfías.
Hablabas de libertad,
“ y las muertes mal habidas “
las voces que atrás cantaban
de tu vida y de la mía.
Anónimas voces del tiempo,
que nos vienen con la brisa,
equiparando silencios,
entre lanzas y despedidas.

Murmullo de los recuerdos ,
de ese banco que nos mira,
se van mezclando extrañezas,
y otras veces geografías.
Se van cambiando uniformes,
se va sintiendo la muerte
y se ve venir la vida.
Seguimos buscando charcos,
recuerdos de las sonrisas
cuando sin saber quién éramos,
comenzamos el camino.

Tu voz que sigue diciendo,
“ Queda el consuelo, la vida
es eso de seguir pensando,
entre estrellas peregrinas”.

Siempre va haber tiempos nuevos,
semillas de viejos idos,
en busca del “ hombre nuevo”,
el que va en descontento.
Somos jóvenes de nuevo,
si aún vibra el alma mía
porque los sueños que ofrece ,
el néctar de la utopía,
me magnetizan las ganas,
de esto que llamamos vida.

Héctor Díaz

Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris