Facebook Twitter Google +1     Admin

Transeúnte Literario

20081205193357-namnlost-1-kopiera.jpgtranseunte.jpg

(Visita también: Palestina)

Mientras la morfología de la poesía y la prosa está compuesta por el poeta y el escritor y la manera como el lector interpreta sus palabras, la morfología del poeta/escritor deberia estar compuesta por el uso flexible de las reglas gramaticales del idioma materno que lo atan a su bagaje cultural propio, más lo que – por supuesto - le otorga su imaginación y creatividades libres, desligadas de prejuicios historicos y culturales.
La morfología, desde el punto de vista gramatical, es una parte de la gramática que se ocupa de la estructura de las palabras.

Mirar la televisión chilena y escuchar hablar a conductores famosos de programas televisivos en donde entrevistan a gente por las calles, me hace pensar - desde treinta y cinco años de ausencia de mi país de orígen - que el idioma no solo se enriquece y se renueva con el paso de los decenios, sino que también retrocede, se desfigura, se empobrece y pierde su esencia, creando una suerte de dialecto pueblerino que nace, crece y se desarrolla como producto del crimen de leza linguistica que entre otros tantos cometidos por los lacayos del Homosaurio, que se llevaron a cabo durante el período más negro de la historia de Chile.

El rol de los trabajadores de la Cultura Comprometida en ese rincón perdido del Cono sur latinoamericano no es fácil. Han tenido que empezar de cero obligados a dar dos pasos atrás y medio adelánte, cada vez que publicaciones vergonzosas como pasquínes del tipo “La Cuarta” u otros parecidos, ganan las calles de Chile frenando - con sus mensájes banáles y escritos en una suerte de esperanto de Babel moribundo y patético - el avance cultural de la gran mayoría de los integrantes de la sociedad de ese país.

Y cuál es la argumentación? Pues una supuesta necesidad de medios de comunicaciónes que estén al alcance y entendimiento, sobretodo, del "pueblo pobre e ignorante". Gran falacia! Porque esa estrategia lo unico que consigue es fomentar un pseudo-idioma, en vez de conseguir desarrollar un correcto manejo del idioma castellano, justamente a través de los medios de comunicaciónes, cuyo papel pedagógico de enseñanza masiva entretenida e interesánte deberia estar dentro de sus prioridades no solamente polítco-sociales, sino también de ética periodistica.

El uso del idioma castellano en Chile pareciera no tener reglas gramaticales o fonéticas específicas, a la par que la cantidad de vocablos del asi llamado idioma cotidiano, se reduce más y más a unas cuantas “palabras claves” en donde la única diferenciación distinguible es a través de las distintas entonaciónes que se le dá a esas escazas “expresiones idiomáticas”.
Los idiomas más primitivos, usan esa forma de entonar para diferenciar cuando las reglas gramaticales no existen. El retroceso entonces es manifiesto.

Los instrumentos supraestructurales con los que cuenta una sociedad para desarrollar su infraestructura de dominación som múltiples. El idioma es uno de ellos, y como instrumento de dominación, tal vez uno de los más efectivos.

Pero por supuesto que hay excepciones. Y un movimiento de globalización política desde las bases, a menudo grupos autónomos o anarquistas descolgados de los partidos políticos tradicionales, se está formando al márgen del sistema político establecido. Y no menos, gracias también a las distintas formas de dramaturgica protestataria, de los gupos feministas y mapuches.

Desde este punto de vista, Chile tiene un largo camino que recorrer, pero nunca es tarde para comenzar aún cuando destruir sea siempre más fácil que construir. No es difícil entender entonces, porqué la cantidad de generales es infinitamente superior a la de los poetas, en un país en donde la prosa y la poesia fluyen de forma natural y espontánea de cordillera a mar, y de desierto a hielo.

Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris