Facebook Twitter Google +1     Admin

AMOR

20080708232823-amorpsique1.gif

Amar, amor, amar hasta el colapso,

hasta que dios y Trosky,

se averguencen.

Ella era atea, él era cristiano,

cubrían las máscaras,

con la libertad de un trapo,

y copulaban gritando y sudando.

Dejar que el subconsciente se libere,

la revolución espermatozódica,

la entrada genial en la vorágine

de una vagina hambrienta y despiadada.

 

Libera el alma,

A cada Trosky con su Mercader

a cada Judas con su Cristo victimario,

media cara al viento,

una de risa y otra de tristeza,

embriagados de besos y caricias,

dejaos ir, por la llanura eterna

de contemplar al otro, de saber esperarlo.

La máxima expresión del respeto bien logrado,

el otro agradece la escapada,

y viceversa, fuerzas equilibradas

el Diablo riendo a carcajadas

por las tierras tan anchas de la pampa.

Galopando los potros retumbando,

enhiestos cascos dejarán la marca,

en la tierra árida del tiempo,

y ese olvido de fatuos fuegos consagrados,

vencerán tan solo en un instante

el fondo del miedo ancestral

que desde el comienzo nos viene acompañando.

Dios por fuera, ni premios ni castigos

por dentro el Diablo y Aristóteles esperan,

la tierra arada, la semilla fermenta,

el abono promueve, la lluvia hace,

y en las noches de viento

el amor se introduce y sale,

por todas las ventanas.

 

Héctor Díaz

2007-12-06 


Comentarios

Martes, 11 de Diciembre de 2007 19:01. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris