Facebook Twitter Google +1     Admin

Tatiana

20070719204302-tatiana1.jpg

O inspiración furtíva en noches de insomnio  

 

Tatiana, llora tu río

de animal corrido,

extramuros, fronteras

exilios prolongados,

recuerdos agotados,

y nostalgias perdidas

de aquel niño que un día,

dejamos olvidado.

Yo no sé de tu pelo,

de tu luna corrida,

de tu calle extraviada,

de tu mutismo ido.

Tus derrotas y encuentros,

tus alientos sufridos,

tus occios constructivos,

tus bostezos, tus noches

pies descalzos y olvidos.

 

 

Y no sé de tu vino,

ni la cólera roja

de tus ojos heridos,

ni el daño de la ausencia,

de esa flor perseguida

cajita de los sueños

que tuvimos un día.

Solo sé que tu viaje,

se inscrustó en rebeldías,

el proyecto que fuímos

transformado en mentiras,

y mentiras que apuntan

al amor en la vida.

 

 

Sueño, amo, pienso, escribo

y admiro tu soledad

el poeta y su desgracia

que crea su  libertad

Te comprendo,

y me comprendo,

me contento de tu ser.

cuento onírico del bípedo

que busca un amanecer,

de la vida que debiera

ser como ahora no es.

 

 

Habrá que matar al hombre,

y matar a la mujer,

creando la vida nueva,

utopía por nacer.

Tu rebeldía y locura,

no la dejes fenecer

es libertad la que trepa

en tu formas de mujer.

Mientras se quejen tus manos,

mientras protesten tus pies,

hay esperanza en el mundo

de que podamos crecer.

                                             

Héctor Díaz

18 de Julio del 2007



Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris