Facebook Twitter Google +1     Admin

Federico en setiembre

20100927125842-enlamierda.jpg

Estamos en el medio de la mierda...

 

 

Federico, tengo miedo

estamos en medio de la mierda,

me duelen los zapatos,

las noches sin lunas,

el recuerdo del mar,

el suave baile

en el balcón de los cipreses,

los caminos largos,

hechos con sudor y lágrimas,

la roja historia de los ladrillos,

el cansancio de las horas de espera,

el no haber sabido decir Te quiero,

el llegar a viejo y que del vino añejo

no podamos sentirle el gusto

 al vino nuevo.

 

La luna muere de estaña timidez,

esconde su inocencia en el manantial,

se escabulle en el parral del abuelo

golpea suavemente en mi ventana,

disimula las plantas de mis pies,

que no cubren las frazadas,

y se revienta,

 en el filo de la almohada blanca

donde están guardados mis secretos,

mis sueños de hombre,

mis proyectos de mañana.

 

Creo que lo habíamos anotado,

estamos en medio de la mierda,

en la superficie de la calle,

llegamos al “mañana”,

nos ausentamos de nosotros mismos,

no llegamos a tiempo,

se acumularon las calles perdidas

las sonrisas tristes de las despedidas

la absurda idea, de nuestro mejor momento,

el compromiso con la lenta muerte,

a la cual llegamos sin regreso.

 

Y no nos duele tanto eso,

estamos en medio de la mierda,

porque nos quedamos sin protesta,

ya no somos proyecto,

“se nos aguó la fiesta”,

seguimos en la superficie húmeda

de la barricada de la calle incierta,

y la espera irrenunciable

aun no se qué de las mañanas.

 

Estamos en medio de la mierda,

se juntan los pies y las manos,

los zapatos blancos y los zapatos negros,

las noches sin sueños,

los recuerdos de uno y los de los otros,

los tiempos viejos y los tiempos nuevos,

los vientos del mar y la montaña,

con los vientos del desierto,

los harapos de los pobres de la tierra,

con las largas carnicerías de las guerras,

un dios de mierda que bendice los “entuertos”,

el recomenzar del llanto de un niño nuevo,

pidiendo clemencia

 por llegar a un mundo “viejo”.

 

Estamos en medio de la mierda,

y sin embargo me rebelo,

algunas cosas quedan,

el recorrido de tu piel,

tus ojos negros,

el olor de tus nostalgias,

tus manos, sin saberlo,

tus luchas sin pretenciones

haciendo y construyendo

 el hombre nuevo

el de la utopía,

el de todos los momentos.

 

Juntamos las partes de las artes,

valió la pena,

el haber esperado en el hastío,

el apuro, guardando el tiempo a usar,

de los zapatos de suela agujereados

donde pusimos a prueba,

el sueño loco de la libertad,

de un mundo sin trabas ni condenas.

 

Héctor Díaz

2010-09-26

Comentarios

(Visita también:

Reflexiones desde las cloacas)

Lunes, 27 de Septiembre de 2010 12:58. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Comentarios » Ir a formulario

guillermiadas



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris