Facebook Twitter Google +1     Admin

La doctrina del shock

Y mientras dejo que un tibio sol de la primavera escandinava acaricie mi rostro, a través de la ventana de la cocina que temporalmente ocupo, reflexiono sobre el puto mundo en el que me tocó vivir, sin opción de elegir otro. Y concluyo que el principio básico en el cual se basa el sistema capitalista actual es uno solo: “la ganancia”. Sin” ganancia” no hay capitalismo, sin “ganancia” no hay sistema. Y en nombre de un régimen económico que no hemos elegido, sino que se nos ha impuesto como el único legitimo, aceptable y normal, la “ganancia” se vislumbra como la panacea que todo sana, y – lo que es peor – como el mito de que ese seria el único motor que permitiría el desarrollo económico del mundo entero. El otro concepto que va mano a mano con el anterior es la “competencia”. Según ese principio, la “competencia” crearía - gracias a la dialéctica de anteponer un producto o un servicio contra otro - las condiciones necesarias para crear algo nuevo, más rentable, beneficioso y de mejor calidad que produciría las “ganancias” necesarias para crear nuevos puestos de trabajo, productos de mejor calidad, etc, etc. Pero todo esto, no es más que una farsa.

Porque el principio en el cual se basa el sistema financiero capitalista actual es muy primitivo. Comenzó con el intercambio de SERVICIOS: yo talo tu bosque y tú me das a cambio, un par de vacas. Pero todo cambió cuando apareció el DINERO para VALORAR esos servicios. A las vacas se les otorgó un valor, y a la tala de bosques también. Y si no se podía pagar con cosas concretas se creó entonces el “interés”. Es decir, si yo te presto cien unidades en metálico, tú me devuelves ciento cinco. Y de ahí a la creación de las firmas de préstamo, los bancos y las financieras, el paso fue muy corto. Y gracias a una tala de bosques y a un par de vacas, estamos como estamos, con una “crisis” ficticia en España y en Grecia - entre otros países - creada por la troika constituida por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Para no hablar de Latinoamérica, Africa, parte de Asia, y sus crisis económicas permanentes y crónicas.

Que tengan una buena semana! Y les recomiendo que lean el libro de Naomi Klein “La doctrina del shock” y entenderán mejor la aparición del Homosaurio en la historia de Chile, y también que lo que sucedió en ese país a partir de 1973, no fue más que el primer experimento creado por el neoliberalismo de Milton Friedman y sus “chicago boys”, y no una “lucha para liberar a Chile del comunismo internacional” como lo quisieron hacer parecer los gorilas uniformados chilenos.

Guillermo Ortiz-Venegas ®

Comentarios a:

guillermo_suecia@hotmail.com

Comentarios » Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris