Facebook Twitter Google +1     Admin

Cuestiones del 10 de Diciembre del 2011

Este 10 de Diciembre ha sido un día de hechos memorables: Paul McCartney dio un concierto en Estocolmo, fue la gala anual del Premio Nobel, también en la capital sueca, los nazis dejaron Salem y demostraron en el centro de esta ciudad, en donde se llevaron a cabo al menos cuatro contramanifestaciones en su contra, se jugó el Clásico en el Bernabeu, el estadio del Real Madrid, y mi hija Tania estuvo de cumpleaños. No fueron pocas cosas las que sucedieron en esa fecha, no, no, no!

El premio Nobel de literatura, que dicho sea de paso es el único que me interesa, lo ganó este año el lirico sueco Tomas Tranströmer, totalmente desconocido para mi, admirador de prosistas y no de poetas, un anciano de ochenta años que se moviliza en silla de ruedas. El concierto de Paul fue fantástico, y el ex­-beatle de setenta años, dejó demostrado que a pesar de sus decenios, todavía le queda cuerda para rato! La manifestación nazi dejó sus victimas – por supuesto! – una muchacha atropellada por un vehículo de los estúpidos parásitos de la policía sueca, diecisiete detenidos, de los cuales – sin lugar a dudas! – once fueron activistas antirracistas daneses que  viajaban en un bus hacia la contramanifestación, y que fueron detenidos por la “eficiente” policía sueca, acusándolos de “peligro para la seguridad interna del país” y sin más tramites los expulsó del reino de juguete sueco. Uno se podría preguntar cuál es la validez del famoso tratado de Schengen según el cual todos los ciudadanos de los países miembros, tienen garantizado el libre movimiento dentro de los mismos, sin necesidad de mostrar pasaporte.  Y también cabe preguntarse si los neo-nazis no son un peligro para la seguridad interna del país. Y pareciera que no es el caso, según la manera que tiene la policía de interpretar quienes son o quienes no son, un riesgo para el resguardo doméstico de Suecia.

Un xenofóbico resultó herido de cierta gravedad  cuando recibió un petardo en un ojo, y esperemos que haya influenciado parte de su cerebro para hacerlo más racional. Y por supuesto, la típica hipocresía de los medios de comunicaciones suecos y sus representantes se hizo presente por voz de una periodista que declaró muy alarmada, que “esto nadie tiene que ver con la lucha anti-nazi que llevamos a cabo!”. No me cabe ninguna duda que esa distinguida dama en cuestión jamás ha sido huésped de un campo de concentración, con torturas, asesinatos y maltratos con la graciosa alternativa de ser alimento de hornos o cuya piel o pelo servirán para hacer ropas o pantallitas de lámparas eléctricas.

De la ceremonia de los premios nobeles con el parásito número uno del reino como repartidor de medallitas y cheques suculentos, nadie se enteró. Paul McCartney estuvo a la altura de lo esperado, y fue obligado por los aplausos del público – más de 10 mil personas! – a salir dos veces más luego de finalizada su actuación. El ex–beatle todavía se las trae! Pero eso ya lo dije, aunque valga la redundancia, porque en  este caso, es más que justificada.

El BARÇA le ganó 3-1 al Real Madrid en el Bernabeu, y dejó demostrado que los catalanes de Guardiola son infinitamente superiores a los del payaso Mourinho. Y que Cristiano Ronaldo precisa de ayuda psíquica ante tales eventos, pues cada vez que juega un partido de esta envergadura, desaparece como si se lo tragase la madre Pachamama.

Y mi hermosa hija cumplió años, aun cuando me encarga de no decir cuantos, y lleva ya más de dos primaveras con su presencia en mi vida. Y ya veremos hacia donde nos llevan sus vientos: al Sur o hacia el Norte. Aunque tampoco está excluido que nos empujen hacia el Este o hacia el Oeste. O que simplemente nos dejen varados para siempre en el reino de juguete sueco. Who knows?

Ab imo pectore!

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

 

 

Comentarios » Ir a formulario

guillermiadas



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris