Facebook Twitter Google +1     Admin

Veinte amores derrotados y unos versos sin terminar

20110617170510-felicia.jpg

Se trata de buenos momentos

de escribir y sentir el carraspeo del papel,

de escribir para no estar solo,

de envidiar la calle, con sus postigos rotos

los balcones viejos, llenos de sueños nuevos

y los sueños viejos, llenos de esperas.

 

Le escribo a cualquiera,

al que ponga la oreja, el ojo, el índice, el sentido

a la carcajada del disfrute, la lágrima de la nostalgia,

al pescador que nunca conocí, y me ganó el alma

sobre el muelle aquel de Baires, procurando pescar el tango

que escapa del fondo del río, hecho de luna y barro.

 

Amor número inconfeso,

 viajar desde la lluvia a la neblina,

insólita tristeza,

cuando las gotas de agua bajan por la espada de los monumentos,

los guerreros se preparan, en corceles de bronce

a bañar en rojo, el mármol blanco de la muerte.

En esta plaza estuve antes

retazos de otros seres, al que se les rajaba la cara de humedad,

pensando en un mundo sin regresos,

cementerios de palabras, palabras perdidas, palabras que pudieron ser, diccionario

anónimo de los desheredados.

un boliche a la vuelta de la esquina, copas compartidas

hablaban del amor universal,

intento de un mundo sin muertes y atropellos.

Noche, onírica fantasía de los ebrios,

mitos de  la ciudad, con sus colores, sus olores, sus miedos

que clausuraron las palabras

y el pincel verde que hizo crecer los uniformes

donde se guarecen los batracios del pantano,

 

Tu nombre confundido en los perfumes,

juntabas sueños, contabas pececitos dorados en la fuente,

eras las palabras buenas de los otros,

escribías a pulso en el aire, o en la tierra,

con un carbón, un cincel, una mirada

la palabra aquella que te trajo el mar,

arrastrada por la quilla de algún barco,

o en el ala larga de una gaviota,

cuando el verano hace la aventura eterna,

de salpicar la costa repetida, renovando  los sueños,

de aquella juventud, expresada en candentes búsquedas,

desafiando al miedo y la tristeza,

ofreciendo a la noche, amor, amor de luna

camino que conocieron tus nostalgias.

en esas mil formas de dar y hacer la letra.

El papel se esconde, la tinta se hace borrón

suena un bandoneón su barullo de noche,

de bulín cerrado, un gato se asocia en el paisaje

el boliche llora sus viejas ausencias,

el alma de una ciudad se esconde en una música,

gime el diapasón, su desafío al cielo,

el trigal susurra algún secreto

y la palabra LIBERTAD sigue insistiendo.

              

 

Héctor Díaz

13 de Junio del 2011

 

hectordiaz2000@hotmail.com

 

Comentarios » Ir a formulario

guillermiadas



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris