Facebook Twitter Google +1     Admin

Porqué?

20101213224125-bomber5-1350001t.jpg

Foto: Peter Wixtröm

www.aftonbladet.se

 

Los recientes acontecimientos sucedidos en el centro de Estocolmo, donde una persona murió al estallarle una bomba adherida a su cintura, han ocasionado un abanico de opiniones. Según se especula en fuentes oficiales, ese individuo en cuestión tenia la intención de ocasionar el mayor daño posible, pues aparte de las bombas alrededor de su talle, llevaba también una mochila llena de explosivos. Algo falló y solamente una de las cargas explosivas detonó en su cuerpo, logrando su muerte inmediata.

Pero, aparte de las noticias que se suceden hoy día, como granizadas continuas al pueblo sueco con más y más detalles de todo esta locura, hay una pregunta que queda vibrando en el aire: porqué ocurrió esto? O, como  fue posible que esto sucediese en la capital del reino de juguete sueco? Según mi opinión la respuesta es una sola. A partir del asesinato de Olof Palme en 1986, el estado y el conjunto de la sociedad sueca dio un fuerte vuelco hacia la derecha. Viraje que afectó también al propio partido de Palme, la Socialdemocracia. Desde ese entonces y hasta ahora ha pasado casi un cuarto de siglo en donde los principios del neoliberalismo se han enraizado, la creación de la nefasta Unión Europea se concretizo, la globalización del capital financiero – y sus crisis - por sobre las economías nacionales son una realidad, la debilitación paulatina de la ONU en cuestiones de seguridad en beneficio de los intereses del  Pentágono son cotidianas (los frustrados intentos de abolir el campo de concentración de Guantánamo Bay, por ejemplo), el reforzamiento de la OTAN como fuerza militar supranacional y sus bombardeos a Serbia, la invasión a Afganistan y la anexión en la practica de Iraq y todas sus riquezas petroleras, el desconocimiento de Judas contra aliados pasados como Al-qaida, Osama bin Laden, y otros muhajedines que lucharon  contra la invasión soviética de Afgahnistan, Sadam Hussein en la guerra irano-iraki, etc, etc , englobaron también al estado sueco, el cual enterró para siempre en algún rincón de su historia, su “famosa” neutralidad.

 

La presencia militar sueca en Afganistan  data del 2001. Fecha en que el parlamento sueco – con los votos de la socialdemocracia incluida – aprobó un decreto impuesto por el segmento yanqui en la ONU, el Consejo de Seguridad de la ONU,  la creación de así llamado ISAF (International Security Assistance Force) según la resolución 1386 de ese mismo órgano. Y cuyos objetivos  fueron ”contribuir con el gobierno afgano al mantenimiento de la seguridad en Kabul, la capital del país”.

Pero con el correr de los años, y así como siempre sucede cuando los yanquis entierran sus garras en el corazón de cualquier organización o país que puedan utilizar para sus propios lucros, en el 2003 la ISAF pasó a estar bajo la conducción de la OTAN. Y esto por “milagro y obra” de una nueva resolución de la ONU – organismo internacional totalmente manejado por los intereses bélicos yanquis – y su apéndice más vergonzoso, el Consejo de Seguridad, que en el 2003 aprobó por mandato de la ONU que “actuará en Afganistan con el acuerdo formal y explicito de su gobierno.” Y es más aún, en el año 2004 sancionó ese mismo Consejo de Seguridad que el mandato de la ISAF comprendería todo el país (Resolución 1510). Y como si no quedasen dudas sobre la firma yanqui en esos dictámenes, su presencia se “prolongo” en forma indefinida, a través de la resolución 1890 del Consejo de Seguridad de la ONU, en Octubre del 2009.

Este es el trasfondo de lo que sucedió en pleno Estocolmo, el Sábado 11 de Diciembre a las cinco de la tarde, a un día después de la entrega del premio Nobel a todos sus galardonados, y el mismo día en que los nazis transitaron por el municipio de Salem por decima vez consecutiva, con complacencia de toda la sociedad sueca. Porque mientras yo y otros setenta militantes antinazistas desafiábamos los menos 8 ó 9 grados de temperatura de este frio invierno sueco, en el centro de la ciudad, alguien entregaba su vida en intento fanático y desesperado de expresar su odio contra una sociedad que lo discriminó y lo despreció. Por ser musulmán.

Hoy día Suecia, tiene presencia militar activa en Afganistan y un pequeño grupo de familiares de “muertos en combate” suecos se esta formando, y crece poco a poco. Que viva el recuerdo de los veteranos de Vietnam! Y las madres de la Plaza de Mayo!

El fallido atentado en Estocolmo hay que situarlo en ese contexto. Una persona que no acepta más que su pueblo y su religión sean avasalladas como lo esta siendo hoy dia la suya. No justifico estas acciones, sino simplemente intento entenderlas y darles un trasfondo. Porque quien echó andar toda esta enorme maquinaria diabólica de odio es EEUU de Norteamérica con su política de agresión militar, contra todos y cada unos, que se opongan a sus propósitos colonialistas.

 

Estocolmo está intranquilo y yo también. Y son justamente en estos instantes, en donde hay que entender el motivo de toda esta demencia mundial que creó Bush-el Ignorantón  y todos los de su calaña. Que lo único que han logrado es que nos odiemos los unos a los otros. Dividir para gobernar, dijo alguien. Y ese alguien, tenia razón..

Un cuerpo quedó destrozado en el centro de Estocolmo. Muchos otros pudieron haber sido mutilados. Un descuido de su agresor/victima, no lo logró. Y lo que tenemos que entender entonces, en estos momentos de dudas e interrogaciones, no es solamente el cómo pudo pasar? sino porqué este hecho trágico sucedió? Pues toda acción provoca una reacción, y tras cada reacción hay una decisión. Y tras cada decisión hay un convencimiento. Y tras cada convencimiento hay un pensamiento que lo provoca. Y ese pensamiento es manejable. Y desde ese punto de vista, temo una reacción irracional de las tendencias más xenofóbicas de esta sociedad.

 

Guillermo Ortiz-Venegas ®

Comentarios

(Visita también:
Reflexiones desde las cloacas)

Comentarios » Ir a formulario

guillermiadas



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris