Facebook Twitter Google +1     Admin

Asuntos de fin de año

20091227230507-asuntosdefin.jpg

(Visita también: Palestina)

Tan solo y tan lleno de quietud, dijo el panteonero y agregó algo filosófico que la soledad es la madre de todas las tragedias, pero tambien de creaciones impresionantes.
Hoy hace una año que Israél decidió masacrar a la indefensa población palestina de Gaza. Hay alguien que todavia se acuerda de ese genocidio, o como tantos otros acontecimientos que han afectado a ese pueblo árabe, pasó ya al olvido?
Y en Estocolmo hace frio. La nieve cae, las noches son oscuras, los días tristes, la vida se hace dificil, pero todavia hay pan para mañana. Y también calefacción central para calentar los huesos y las almas solitarias de los que viven aqui, en el paraíso de los corazones destrozados, le contesté algo molesto.

Pero un regalo por insignificante que sea, de todas maneras hace lo suyo, me dijo Pelle mientras levantaba su copa y hacia salúd con el sepulturero. Gran verdad! Corroboró aquél guardian de cementerio con algo de pedantería, y haciendo una pequeña pausa dejó correr por su pescuezo el calor ardiente del licor encerrado en su vaso de cartón. Y aprovechando su involuntario entreacto, le hice notar que no todos los que alli estaban - sin calcio ni pellejo que vestir - habian tenido un deceso natural, de esos que solo se le atribuyen a la vejez. Que no entiendo! Bramó el sepulturero, hombre cuyo oficio era abrir concavidades en la tierra y enterrar a todos los impacientes que se habian cansado de luchar contra la agonía, dejándo el cuidado de sus muertes a los caprichos que arbitrariamente determinaba su señoria, aquél preparador de actos mortuorios, que enterraba a los ex-vivos con el único afán de poder sobrevivir.

Porque, qué tienen que ver las dávidas con el pueblo de David!? Exclamó aquél enterrador lacayo, criado de librea de los amos de catacumbas primitivas, que según decian las malas lenguas, no pocas veces aceleró la muerte de más de algunos de sus clientes al enterarse que estaban cercanos a exhalar sus ultimos gases, pero que ponian a la muerte en situación engorrosa, al empecinarse en seguir viviendo de gracia.
Daba vueltas entonces a sus alrededores, y como peón alrededor de un toro moribundo después de recibir estocada certera, los hacia moverse a capotazos hasta que se rendian ante tan fastidioso quehacer fúnebre, anotándose un punto más de señor de términos de vidas y de muertes sin extremaunción, me contó Angelina la parturienta oficial del barrio bravo en que habitábamos.

Pues a lo mejor no tiene nada que ver, le contesté con la seguridad de aquél que sabe lo que está diciendo, y Pelle me miró con la de aquél que sabe que su contendiente está aseverando estupideces, al tiempo que guiñandole un ojo al panteonero volvió a su actividad de vaciar vasos en su sedienta boca. De la misma manera como dos polos opuestos nada tienen en común, salvo todo lo que los úne, agregué triunfante y cual sibilino de estudiantes indigentes saqué un mazo de naipes pegajosos de la manga de mi frac apolillado, y abriendolo cual abanico colorido, ventilé su narizota de tubérculo enlodado.

Y en Estocolmo aún se mantienen las temperaturas frias, aunque dicen que la amanecida venidera será más templada que un cero. Pero en Gaza y Cisjordania las temperaturas nunca bajan de tormentas y para muestra un botón: ayer los asesinos israelitas mataron a seis palestinos y al igual que el sepulturero de esta historia, que tras su paletada nadie dijo nada, nadie dijo nada, todos tiraron las envolturas de sus regálos navideños en potes para reciclar papel, (porque por aqui somo todos ecologistas concientes, no faltaba más!) y se fueron a la primera tienda que por alli encontraron, a proveerse de un buen champagne para celebrar un happy new year digno de recordar.

Comentarios

Domingo, 27 de Diciembre de 2009 23:05. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Palestina

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris