Facebook Twitter Google +1     Admin

La verdad nunca miente…

20090513081100-laverdad.jpg

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)

... y la mentira nunca dice la verdad

Cuando se levantó, el mundo habia cambiado de lado mas no de contenido.
Lautaro fue un héroe mapuche del sur de Chile que pasó a la historia por su audacia en la lucha contra la ocupación española del siglo XVI. Fué asesinado por los conquistadores de esos años y una pequeña ciudad del sur chileno lleva su nombre por servicios prestados a la nación.
Caupolicán, otro famoso de la historia indígena de ese país fue obligado a sentárse en una picana que le ofreció la religión católica, y hoy día existe en Santiago un monumento a él, pero claro simbólico, pues eso de atravezar ciudadanos con bayonetas u otros instrumentos similares se hizo popular mucho más tarde, cuando el Homosaurio intervino en la historia de esa pequeña franja de territorio austral.

Algunos intentan reformar lo que reformar nunca se puede, y terminan sus vida bajo el fuego de los cañones semioxidados y tercermundistas que EEUU no tiene donde tirar y vende a bajo precio a las naciones de su patio trasero. Porque cuando a un caballo le cortan la cabeza despues de carreras corridas, no son muchos los que sáben que con su carne se fabrican hamburguesas para surtir al McDonald y sus cadenas internacionales.


Se sintió satisfecho de vivir en una democracia y supuso con algo de razón que a todos los neoliberales como la Bachelett les viene como anillo al dedo eso de resolver conflictos étnicos a punta de balazos, cuando les ponen gruesos billetes en sus bolsillos en vez de contralores estatáles que de manera independiente verifiquen decisiones tomadas a alto nivel, me comentó Pelle con sarcásmo y abrió la última edición del “Playboy” que le habia llegado por correo, enfrascandose en las fantasias de su lectura.
Y porqué no lées mejor a “Mafalda”? le pregunté con ironía. Porque no entiendo el idioma argentino, me dijo y se rió. What about “Condorito”? I don’t speak chilean either!, respondió con un suspiro más profundo que aquél que emite un prelado ante la última confesión de un condenado a la horca, y miró hacia el cielo raso de su techo, pensando que los “idiomas latinoamericanos” eran una verdadera peste.


Le conté que me habia hecho contribuidor económico de la organización “Médicos sin fronteras” y que los habia autorizado para que me sacásen una cantidad de dinero al més, directamente de mi cuenta bancaria. Su mirada siguió recorriendo las páginas del “Playboy” y le acentué entonces que también existe otra organización llamáda “Periodistas sin fronteras” con los cuáles habia establecido contácto, pero tampoco logré captar su atención. Serán las mujéres jóvenes y semi en pelótas algo que enturbia la razón del hombre?, pensé Pero la respuesta ya la sabia. Por supuesto que sí! Pero su indiferencia molestó mi ego y le solté con furia que si sabia de la existencia de otra organización llamáda “Payásos sin fronteras” cuyo objetivo principal es el de llevar algo de alegría a los niños que viven en zonas azotadas por conflictos bélicos, como Palestina, por ejémplo. “Payásos sin fronteras”? respondió Pelle con voz interesáda. Ese nombre me parece más adecuado para describir a la Unión Europea, sentenció con erudicción y siguió concentrado en su lectura de páginas eróticas.


Ayer fue todo tranquilidad, alegría, optimismo y confianza. Has pensado en eso? me soltó Pelle de improviso, y agregó con su vista todavia clavada en su revista exitánte, ”Hoy día sin embargo, no hay más que angustia, tristeza y pesimismo”. “Y porqué? Pues porque la derecha está en el poder.”
No se deberia permitir que ningún bufón le haga trizas la vida a nadie, me dijo. Porque el pueblo pobre no le hace daño a nadie, pero sí, amenaza con sus planes libertarios, la sobrevivencia parasitaria de los señores del Poder. Y por supuesto que sus estrechas mentalidades de primates, no llegarán nunca a entender nada más que no satisfaga sus propias y primitivas necesidades, me dijo en voz baja y dando vuelta una hoja de su revista, dió por terminada su alocución. Actitud, por otro lado, que caracteriza a los bohemios.


Entendí su mensáje mas no lo comenté, pues nada habia que comentar. Me acordé que hace unas cuantas semánas atras fue mi cumpleaños, pero a quién le interesa que le borren 365 días de su vida, sin ningun reconocimiento en los puntajes de una jubilación que fluctúa según los principios de la Oferta y la Demanda.


Al menos a mi nadie me ha pagado por mis ya casi cuarenta años en el exilio, me dije y dando vuelta la página de mis pensamientos, me fui a caminar por los lagos de mi ciudad adoptiva.
Al fin y al cabo, tampoco tengo cuenta bancaria para depósitos extranjeros.

Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris