Facebook Twitter Google +1     Admin

2009; año de ratas o de esperanzas

20090103111735-burocracia.jpg

(Visita también: Palestina)

Mirado desde el punto de vista sueco, el año 2009 será un año de mierda. Y esto porque asi lo han decidido los ”expertos” en la materia.
Porque las reglas, las normas, las definiciones, las leyes – sobretodo aquellas dictadas por la malparida Unión Europea – son respetadas y seguidas hasta en sus puntos y comas, por el conjunto del aparataje estatal sueco, como en pocos otros países europeos.
Y si se dice que hay crisis pues asi tendrá que ser! Porque de lo contrario no seria una crisis, sino otro fenómeno que habria que denominar de otra manera, con otras reglas, otras definiciónes, pero sobretodo, con otras consecuencias para la "iletrada" población del reino sueco, que nada entiende y que todo acepta.

Es muy revelador por ejemplo, comparar a dos naciones que estan bajo el mismo techo unionista, pero que funcionan totalmente distintas. Suecia y España.
Porque si existen las mismas reglas, leyes y principios en esos dos países cómo es posible que en España aún exista la espontaneidad, la flexibilidad y el cáos ordenado en su sociedad, mientras que en Suecia todo eso ya es materia de historia contemporánea que se enseña en las escuelas de este país.

En mi ultima visita a la peninsula ibérica, le hice esa pregunta a un español dueño del cibercafé en donde yo iba ha diario a enviar mis señales de vida al resto del mundo, y con el cuál, por supuesto! hice buenas migas sin mayores presentaciones formales. El problema, me dijo con ironia en su voz, es que mientras en Suecia se aplican todas las estupideces que aprueba el parlamento europeo, nosotros las aceptamos también porque tenemos que hacerlo, pero nos las metémos por el culo! Y los parlamentarios europeos creen que nos engañan mientras nosotros les hacemos creer que somos engañados, y todos muy felices!

Y para muestra un botón. Hace unos cuantos años atrás, la comisión de agricultura del parlamento europeo resolvió, después de méses y méses de debátes, conferencias, apasionados discursos en pro y en contra, que los pepinos verdes deberian ser derechos y no semicirculares como los plátanos. Y esto no es broma! Y mientras los agricultores españoles se matában de la risa, en los invernaderos suecos, cientos y cientos de investigadores científicos se daban a la tarea ardúa de cosechar pepinos verdes muy derechitos, asi como lo dictaba la resolución tanto y tanto del honorable parlamento europeo.

Con el correr de los años, algún burócrata aún pensante de ese conglomerado llegó a la genial conclusión que esa medida era un tanto erráda, pues a los consumidores les importaba un carájo si los pepinos verdes eran redondos, cuadrados, derechos o triangulares. Llegó a la conclusión, ese personáje que lo unico que interesaba a la población europea era el sabor, y el precio y la medida se abolió, con el agregado muy importante, que esa decisión solo se refería a los pepinos verdes y no a otras frutas o verduras.

A la clinica en donde yo trabajo, nos llegan ropas de hospital de esas que comunmente usan los pacientes, entre otras cosas calzoncillos con piernas hasta los muslos. Y son justamente estas prendas las que más se usan en nuestro pabellón. Tanto por mujéres como por hombres. Un día descubrí que la lavanderia que nos surte de ese tipo de prendas intimas, nos habia comenzado a enviar otro tipo de calzoncillos, a saber de esos sin piernas y muy parecido a la parte inferior de un bikini. Prenda que todos los pacientes se negaban a usar.

La próxima vez que llegó ropa a la clínica tuve la suerte de encontrar a una mujer de la lavanderia que estaba descargándo su pedido, y aproveché entonces de decirle lo que pasaba con esa ropa interior, que en el fondo, solo causaba problemas tanto al personal como a los pacientes. Y con tono de experta y muy sabionda – porque los expertos y sabiondos en este país, sobran – me dijo que esta es una norma que ha establecido la Unión Europea! Y claro; como ya estoy algo acostumbrado a este tipo de imbecilidades, no me sorprendió en absoluto su respuesta, pero quise ir al meóllo de la cuestión y le pregunté entonces que en qué se basaba tal determinación tomada en Bruselas, el corazón de Bélgica. Pues en la igualdad de los hombres y mujeres! me dijo como si yo fuese un retardádo mental. Pero como tocado por un rayo de espontaneidad que aún ha logrado sobrevivir despues de tres decenios en este reino escandinávo, le dije y si alguno de nuestros pacientes es homosexual? O lesbiana?... se quedó calláda y siguió con furia clasificando calzoncillos con piernas y otros sin, en los cajónes antisépticos de la brillante clinica de futuros fiambres, en la cual yo trabajo desde hace ya un lustro.

Y como los expertos no siempre tienen razón, esperemos entonces que el año 2009 no sea un año de ratas, sino algo mejor, en donde los pepinillos verdes sigan siendo como siempre han sido y los calzoncillos y calzónes también.

Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris