Facebook Twitter Google +1     Admin

Reflexiones sobre mi visita a Villa Grimaldi

20080614131217-grimaldi.jpg

Reflexión de un representante de la nueva generación en Chile, que me conmovió hasta las lágrimas. Mi propia reflexión es, cuantas generaciónes más deberan ser afectadas por la irracionalidad del Poder, antes de lograr eliberarnos de sus garras.


Por, Claudio Pinto Palma
Edad, 16 años
Alumno del Liceo Experimental Artístico
Santiago de Chile.


Villa Grimaldi ha cumplido a través de la historia diversas funciones, y algunas de ellas, aparentemente irrelevantes. Pero, ha sido testigo también, de los hechos más sórdidos de la historia de Chile. Las aberraciones más atroces capaces de perturbar al más impío de nuestros tiempos, acaecieron en este lugar.
Fue el momento en que los terrenos infernales, tal como si fueran lava de un volcán, brotaron y se posesionaron en nuestras tierras cuales esbirros de Satán, vistiendo uniforme y con nuestra bandera en sus brazos, sometiéndonos a lo impensable.

Hoy en día, se intenta luchar contra ese aberrante fantasma que nos asoló en otros tiempos, y se enaltece la memoria de los que murieron por querer algo mejor. En base a esto y a la memoria de nuestros caídos, se enmarca el Parque por la Paz Villa Grimaldi, que es uno de los registros históricos y monumentos a los torturados y desaparecidos, más importantes de Chile.

Descripción del lugar
Es un parque realizado con una arquitectura simbólica pensada para conmemorar a las víctimas del régimen militar. Más específicamente a los asesinados y desaparecidos en ese lugar específico.
La intención de este lugar es crear una instancia de reflexión, y dar un testimonio a las futuras generaciones para que nunca más en Chile, ni en todo el mundo, vuelvan a suceder hechos como los aquí ocurridos.

Cuando realizas una visita guiada al Parque por la Paz, la primera estación a la que llegas es la maqueta; que es un modelo a escala de lo que fue la Villa Grimaldi en los tiempos en que era una casa patronal.

Luego viene el Patio Deseado, que consiste en una plaza central con una pileta. Todo este terreno esta cubierto por un mosaico, y desde este lugar puedes ir directo a cada una de las estaciones, ya que es el centro del parque. Está pensado en la realización de un sueño que posiblemente tuvieron los prisioneros. El de un lugar de encuentro. De esparcimiento. De reflexión.

La siguiente estación es la Entrada clausurada, en la cual se encuentra una escultura realizada con los restos cerámicos y adoquines del antiguo recinto que jamás se volverán a pisar. El motivo por el cual se usaron estos materiales, es el de hacer resaltar que los detenidos, lo único que pudieron ver en su periodo de detención, fue el suelo. Particularmente los adoquines.
El viejo portón negro ha sido cerrado por niños y jóvenes, hijos de personas desaparecidas y ejecutadas en Villa Grimaldi.


Luego eres guiado hacia el sector del muro, lugar donde se llevaba a almorzar a los prisioneros y en donde vivenciaron mucha solidaridad. Este lugar se llama Patio de los Abedules el cual es el sector donde antiguamente estaban las caballerizas y donde, más adelante se improvisarían las celdas. Es también el lugar de las llamadas casas Corvi, casas Chile, celdas de mujeres y salas de tortura. En ese mismo terreno, hay un entramado de ladrillos muy estrecho, con la intención de que uno transite en fila tal como lo hicieron los prisioneros en este lugar.

Luego pasas al pie del Ombú o árbol de la esperanza, que es uno de los árboles que datan de la época en que villa Grimaldi era una casa patronal. Este árbol fue testigo silencioso de las atrocidades cometidas en la villa. Sus ramas sirvieron de soporte para colgamientos, tortura y asesinato de personas.

Después pasas al Muro de los nombres, en el cual se encuentran grabados los de todos los ejecutados y desaparecidos en la villa. Es un gran muro de metal y aparte de los nombres tiene también representaciones de fósiles que simbolizan el paso del tiempo.
Los nombres están divididos por años, ya que, la villa durante el régimen militar tuvo diversos periodos. Tales como el de cuartel Terranova de la dirección de inteligencia nacional (DINA). Durante esos periodos, Villa Grimaldi tuvo un ordenamiento en cuanto a sus detenidos, y los periodos se separaron en organización a la cual reprimían. Por ejemplo, la represión al MIR.

Siguiendo con la visita, nos dirigimos al Jardín de rosas; que es un jardín simbólico en el cual cada rosa representa a una mujer, y consta de una placa conmemorativa con el nombre de cada ejecutada en Villa Grimaldi. En el centro se encuentra una fuente redonda, la cual tiene escrito en el fondo la frase “Todas íbamos a ser reinas”. Probablemente, uno de los momentos más sobrecogedores de la visita a la villa.

Siguiendo el transcurso de la visita, somos guiados a la Zona de la torre la cual está reconstruida en base a los testimonios de los sobrevivientes. Esta torre consta de cuatro pisos; los dos pisos centrales cuentan con celdas de confinamiento individuales, cuyas puertas de guillotina están ubicadas a baja altura. En este lugar se realizaron distintos tipos de torturas. Además desde allí, se podía oír a los agentes durante los fines de semanas, recreándose con sus familias en el sector de la piscina. Ciertamente para los prisioneros, esta era la última estación en la villa. Desde allí, gran cantidad de prisioneros desaparecieron.

Y ya terminada la visita, nos dirigimos al único sector que no fue demolido; los dos locales que servían de laboratorio fotográfico, la sala de falsificación de documentos y la piscina.
La sala de fotografía, se ha transformado en el camarín para diversos artistas que participan en actividades de la Corporación.
La sala de falsificación de documentos fue transformada, el 11/09/04 en la Sala de la Memoria, sala que responde a la necesidad de personificar a los detenidos desaparecidos. En tal sentido, se destinaron vitrinas para que los familiares crearan, con fotografías y objetos personales de las víctimas, un pequeño espacio físico que contuviera lo más representativo de su familiar.

Reflexión personal
La experiencia vivida en Villa Grimaldi, es realmente una de las más fuertes que he sentido, y es realmente impresionante el hecho de que muchos de los sobrevivientes a este centro de tortura, que fue prácticamente el infierno en la tierra, se hayan logrado sobreponer. Pero pienso en la gente que no se ha logrado sobreponer, y comparo estos dos grupos. A mi propio juicio, encuentro que es de un egoísmo tremendo de parte de estos "superpuestos" como Insulza intentar difundir esta famosa frase que dice "perdonar y olvidar".
Es realmente impactante que se tenga siquiera la idea de esto, existiendo personas que aun a más de treinta años del golpe de estado y a miles de kilómetros de distancia de Chile, tengan todavía miedo de salir por las noches y que no puedan dormir tranquilos, si son ellos las víctimas. Mientras sus victimarios se dan la gran vida en total impunidad, en este país donde si uno quiere que las cosas se hagan, debe hacerlas uno mismo. Y lamentablemente cuando los otros notan que lo que uno quiere es algo justo para todos, harán lo posible por impedirlo desde la omisión, errores forzados, hasta los más viles descaros.

Pero bueno, creo que he perdido un poco el norte en cuanto al tema principal que es decir mi opinión en base a lo sentido y reflexionado en Villa Grimaldi. Pero creo que todo lo antes mencionado, refleja un poco la impotencia que sentí.
Más el hecho de enterarme de las atrocidades ocurridas de la boca de alguien que las sufrió, y pensar después que hay perpetradores de estas aberraciones que hacen su vida entre nosotros, y es más, algunos hasta ocupan cargos públicos de importancia como el ex coronel DINA Cristián Labbé, actual alcalde de una de las comunas más pudientes de Santiago.

Comentarios



Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris