Facebook Twitter Google +1     Admin

Septiembre

20070908101633-borrachos.jpg

Para muchos es Septiembre un més maldito, para otros digno de celebrar. Y claro, victimas y victimarios ven un mismo hecho de manera algo distinta. Este més en mi ya no despierta ningún sentimiento, pues el paso de los días con su sucesión continua, ha logrado borrar el contenido negativo que alguna vez tuvo.

Para otros, es el “més de la patria”. Vaya imbecilidad chauvinista baráta! Como si el concepto patria fuese algo de que preocuparse demasiado. Nacionalistas ignorantes, patrioteros intolerantes, historiadores oscuros, sociólogos falsos, politiqueros parlamentarios bien pagados, y los confundidos de siempre preparan la mesa del festín que una vez al año, logra la “unidad” de toda una nación colonizada a través de empanadas y trajes de raíces españolas, vino tinto que alguna vez llegó de las vendimias francesas, cumbias de Colombia y cuecas de origenes no claros. 

La unidad se logra entonces através de una bacanal masiva que dura algo asi como un més, en donde una minoria privilegiada se emborracha con güisqui y otros mostos delicados, mientras la gran  mayoria lo hace con vinos de procedencia no especificada.“Viva Chile, mierda!” gritan todos con voces ebrias, abrazados desde Punta Arenas hasta Arica y sienten latir en sus corazones con algo de aritmia por los efectos del alcohol, lo que significa “ser chileno” (?). 

En fin; el primero de Octubre la minoria le volverá a dar las espaldas a la mayoria, y estos quedarán como siempre, esperando las limosnas que la patria les soltará asi como una campesina pobre le tira granitos de maíz a sus raquiticas gallinas. 

Pero por unos cuantos días seguirán unidos por los efectos de una resáca monumental, cuyos vómitos y gemidos se escucharán hasta en el Golfo de México. 

Hágame una sopita pa parar los tiritones, mijita!


Cartas al autor

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris