Facebook Twitter Google +1     Admin

Imagenes

20070618171230-espejo.jpg

Es muy penoso ver como una persona se va apagando paulatinamente, y si además es muy querida. Es lo peor. Es un sufrimiento que parece que no va a acabar nunca.
Jaime y Claudio parece que decidieron darnos un golpe similar, pero opuesto. Claudio repentinamente, pero con una muerte inmediata e instantanea; Jaime repentinamente, pero con una muerte mediada y graduada.

Nos queda el consuelo de que ambos, como imagenes de un mismo espejo, el día anterior estaban llenos de proyectos, de vida por construir y no sufrieron el desgaste de una enfermedad penosa.


Javier Figueroa



Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris