Facebook Twitter Google +1     Admin

Eduardo Rapiman, un pintor mapuche trascendental

20091106114028-eduardorapimaneltun2.jpg

(Visita también: Azkintuwe. Periódico mapuche)

La discriminación estructural existente en Chile contra el pueblo mapuche, no ha logrado callar las distintas expresiónes artísticas con que algunos integrantes de su nación, muestran trazos de su vida y la de su pueblo.
Dentro de ese contexto les presento entonces al pintor mapuche, Eduardo Rapimán.



Eduardo Rapimán Marín más allá de su juventud, es un artista de amplia experiencia y trayectoria y que hace rato viene trascendiendo las fronteras. En estos últimos años, Eduardo viene haciendo escuela con un arte expresivo e intenso, siendo ya un importante referente para varios nuevos artistas que vienen incursionando en la pintura.

Eduardo o “Lalo”, como le dicen sus amistades y familiares, tiene como residencia la localidad de Pitrufquén, en la región de la Araucanía, donde viven sus padres y hermanos, pero pasa gran parte de su tiempo en Temuco, donde se desarrolla profesionalmente y participa activamente de la agrupación de jóvenes técnicos y profesionales Mapuche Konapewman.

Más aún, en su incesante búsqueda de nuevos horizontes e inquietud constante, Eduardo se ubica transitoriamente en Castro, en la mítica Isla de Chiloé donde intenta desarrollar algunos proyectos relacionados con la producción de arte audiovisual, según él “para la supervivencia” ya que el arte pictórico no deja dividendos, solo satisfacciones.

Su origen territorial, al cual está estrechamente vinculado, es Huilío, sector Mapuche en las proximidades de la comuna de Freire, cuya población mantiene viva la tradición de un milenario encuentro, el Kamarikún, donde participan cada 4 años más de cinco mil mapuche y que es organizado por su comunidad, manteniendo estrictamente las tradiciones bajo el apego social, cultural, filosófico y espiritual, del cual Eduardo se siente profundamente orgulloso, ya que participa activamente de él junto a su familia.

En relación a los elementos que utiliza Eduardo en sus obras, el mismo señala al respecto:

“Muchos elementos convergen en mi pintura a modo de formas, volúmenes, colores y texturas que unidas a la vitalidad espiritual originaria me sumerge en el relato y testimonio de un ciclo único, subjetivo pero existente. La presencia de mascaras, personajes antropomorfos y animales responde a la comunión con un mundo ancestral poblado de seres fabulosos, los que revelan su mensaje a partir de gestos, ritos y ceremonias. Por tal motivo busco la integración de esta percepción ancestral en un lenguaje del presente, así nace la composición intensa de estas realidades en mi pintura.”

Para varias personas del medio artístico, las obras de Rapimán, son de gran formato, las que trascenderán con el tiempo, ya que en su puesta en escena a través de sus pinturas han aparecido genialidades y que marcan la proyección de un gran artista, con grandes posibilidades de consolidarse y en todos los niveles.

Al ser consultado sobre sus primeras obras, responde lo siguiente:

“Mis primeras obras las realicé al inicio de los años 90, en ellas se despliegan seres desde la negación, muchos de ellos involucrados con la carácter contestatario de la juventud urbana, posteriormente se produjo un encuentro con la poética contemplativa de las creencias comunitarias desde las reducciones (reservas de territorios mapuche), validar esta temática me llevo a indagar en la historia y en los relatos donde el rito y la ceremonia se entremezclaron con el acto de pintar.

Complementando los planteamientos anteriores, en la actualidad mi trabajo se dirige a comprender el nuevo territorio que la lógica de la reducción versus la oralidad a construido para la colectividad indígena contemporánea, en el mundo moderno y entre la tecnología la dignidad de una sociedad originaria reclama el derecho de heredar en la urbanidad una memoria y una verdad. Aquí, las imágenes que a mi juicio capturan la esencia de este mensaje son los actos fragmentados de seres cuya vida solo encuentran justificación en la entrega litúrgica a la tierra. Estos seres rondan también en una atmósfera superterrenal donde la vida es solo una fracción de segundo y su gesto solemne cobra relevancia aun entre la muerte”

Eduardo se ha destacado por su excelente calidad artística, inspirado principalmente en la temática Mapuche, quizás por la inspiración que le da su origen territorial en Huilío, al que acude periódicamente.

Varios de sus trabajos han sido motivo de ilustraciones en revistas, libros, como también en diversas exposiciones locales en diferentes comunas en Chile, como también en diferentes lugares del mundo, tanto en Asia, norte América y Europa, las que han sido muy bien acogidas y con excelentes opiniones de crítica especializada.

¿Qué es lo que hace inspirar a un pintor con esas características? ¿Qué es lo que trasciende en la existencia para él?. Sobre esto, Eduardo se explaya:

“La existencia se me presenta como una revelación permanente y no soy indiferente a la señal que ilumina y da forma a lo que mis ojos ven y que mis manos interpretan. Aquí tengo la impresión de que mis obras hablan de una conciencia sin tiempo, donde los signos del imaginario visual mapuche asumen su relevancia de representaciones animistas y espirituales, en señales donde descansa el afecto y la sensibilidad de quienes se descubren día a día en la tierra”.

Continúa diciendo... “La naturaleza creativa indoamericana y el mundo precolombino pasa a ser más que un referente a la hora de definir la inspiración de mi oficio, mi vida gira en torno a la concepción y la practica cultural de una sociedad mapuche vigente, sociedad que enfrenta no solo la problemática de una sujeción sociopolítica sino también una crisis identitaria frente a un medio indiferente que nos valida solo en un lenguaje mestizo. Ante estas circunstancias la pintura surge como un nuevo cimiento que sostiene las energías emotivas de los signos, el espacio pictórico me ofrece posibilidades reveladoras de la naturaleza cultural del territorio mapuche”.


Tomado de Rebelión

Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris