Facebook Twitter Google +1     Admin

Suma y sigue

20090409162301-sumasigue1.jpg

(Visita también: Palestina)

El grupo de los 20 (G-20) constituido por los países más ”ricos” del mundo, se reunió en Londres para intentar solucionar la crisis económica por la cual atravieza una gran cantidad de países de esa conglomeracion, o dependientes de la misma. Y a qué conclusión llegaron? Los países pobres deberan conformarse con un subsidio de 160 mil millónes de dólares a repartirse entre ellos, para intentar sobrevivir.
Un cuestionamiento estructural de fondo y serio al sistema neo-liberal capitalista que está haciendo agua por todos lados, y que ha sido el causante directo de la llamáda “crísis financiera”, no apareció en ningún documento emitido por esos privilegiados.


La miseria de millónes y millónes de seres humanos que intentan sobrevivir en Africa, Asia y Latinoamérica es en la actualidad, cuestión que no tiene prioridad. Lo que si tiene prioridad, en cambio, es el apoyo de los estados y de las organizaciones mundiales financieras, hacia los bancos y las actividades borsatiles del neoliberalismo imperante.

En la gran mayoria de los países capitalistas dependientes o ”subdesarrolládos” como los llaman algunos con algo de desprecio, la población vive con 1 ó 2 dólares al día!
Y cuánto es lo que el estado de esos países invierte en sus habitántes? Absolutamente nada, puesto que la concepción neoliberalista de que todos los servicios de un país, ya sean sociales, de salud, vivienda o educación, deben estar en manos privadas, ha dejado a la gran mayoria de sus habitantes al márgen de las posibilidades de obtener los derechos que le corresponderian, ya que no cuentan con los recursos económicos como para poder comprarlos.

Uno de los medios que el capitalismo salvaje utiliza para medir el nivel del desarróllo económico de un país es el llamado BNP (Producto Nacional Bruto). Y se logra sumando el valor de todos los productos y servicios que un país produce durante un año. Y ese valor, a su vez es dividido por la cantidad de habitántes de un país cualquiera.

De esa manera el BNP en Chile es de 5 856 dólares/per capita, lo cual haria creer a cualquier no iniciado en esto de las cifras económicas, que a cada ciudadano le corresponderia entonces una ”inversión” sobre si mismo de alrededor de 6 mil dólares por año. Es decir, algo asi como 30 millónes de pesos anuáles.
La realidad sin embargo es muy distinta. Porque como ya decia más arriba las grandes masas populares de los países pobres, viven con 1 ó 2 dólares diarios. Es decir, entre 30 ó 60 dólares al més. 20 ó 40 mil pesos por més, en el caso chileno. O séa algo asi como 380 000 pesos por año. Cifra algo distinta de la que muestra el BNP de ese país.

Cabe hacer notar también aqui, que esos 1 ó 2 dólares por día no es el resultado de una inversión conciente del estado hacia cada ciudadano, sino que es producto en primer lugar, de trabájos esporádicos y mal remunerados que la población misma se ingenia para sobrevivir.
Tenemos todo el derecho a preguntar entonces, adónde van a parar todos los millónes que no se invierten en cada ciudadano.
Y la respuesta a esta pregunta es muy simple en su frialdad.

La deuda externa de Chile es una de las más grandes del mundo: 21 millónes de dólares por habitánte! Lo cual significa que las divisas salen del país en forma de interéses hacia los bancos privados que ”financiaron” el boom económico creado por la dictadura del Homosaurio y que hoy día todo el pueblo chileno debe cargar sobre sus hombros.
La gran mayoria de las industrias chilenas estan en manos de capitales extranjeros, y las ganancias que generan van indiscutiblemente, a dar a los bolsillos de esos especulantes despiadados.

Durante la década del 80, tanto en Chile como en otros países ”subdesarrolládos”, las industrias nacionales solicitaron grandes préstamos a bancos extranjeros, y cuando estuvo más que claro que nunca podrian pagar esa deuda, fueron sometidos a chantájes, si es que el estado respectivo no se hacia cargo de esas deudas.
Cualquier ”inversionista” pudo entonces comprar el crédito de la banca privada extranjera otorgado a industrias chilenas, con una rebaja de un 30% o a veces más. Para los bancos era mejor que nada.
El ”inversionista” a su vez exigía el pago de un 100% de la deuda, condición que las industrias nacionales no podian satisfacer viendose ante una sola alternativa: permutar la deuda a cambio de la totalidad de las acciónes que iban a parar de esa manera a manos de esos especulantes.

Este tipo de chantájes ha sido normal en toda Latinoamérica y en el sureste asiático a partir de 1997.
La enorme deuda extranjera de Chile significa que, gracias a la política de ”créditos generosos” otorgados por la banca internacional a los industriales chilenos durante la década de los 80, ha provocado que la gran parte del capital generado en el país, va a bolsillos extranjeros, lo cual a su vez ha resultado en una falta de capital inversionista, sobretodo en el sector público, que continuará quien sabe hasta cuándo.

El estado chileno no toma ningún tipo de responsabilidades respecto a sus ciudadanos, permitiendo con su pasividad y complicidad, que el pueblo de ese país viva en total desesperación, sin un futuro claro y en la miseria más absoluta.

Solución a la crísis financiera? Abolir el capitalismo salváje de las páginas de la historia de la Humanidad!

Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris