Facebook Twitter Google +1     Admin

CONTRAVERSO

20071227212610-contraverso2.jpg

Algunos perdieron la partida, 

descuidos, contratiempos

tardes en que el amor,

repetía sus rituales

la lluvia sonaba como angustia

 y tus ojos cansados

pensaban en la nada.

Me mirabas sin ver,

y yo corría,

por la calle sin sueños

buscando un jardín

para esconder mis miedos.

El hilo de tu voz

dejó vapor en los cristales:

- Somos de piedra

olfato, instinto

y a veces de rezongos

- No tenemos tiempo

ni para armar

nuestra querida inteligencia.

La noche esconde los recuerdos,

y no comprendo bien

si fuimos, si somos, o seremos,

o todas las formas, al mismo tiempo.

Tampoco sé si somos del Sur o el Norte

de arriba, abajo o del costado

nuestra barca navega en mar abierto, 

siguiendo a la distancia

el misterio de cielos y de astros.

Si tu cielo, es mi cielo

ya hemos purgado demasiado,

transitar en tus venas,

en tu triste mirada,

donde el sudor y el llanto

se hagan mármol,

lápidas y epitafios sin memoria:

muriendo en el exilio de sí mismo,

por su continuidad en las mañanas.


Héctor Díaz (para todos)

Navidades del 2007 

                                                                                                                                                                                                                                            


Comentarios

Jueves, 27 de Diciembre de 2007 20:59. Guillermo Ortiz-Venegas Ver como artículo separado. Héctor Díaz

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris