Facebook Twitter Google +1     Admin

Tradiciones respetables

20071007102119-kopenhamn.jpg

Y producto de los mecanismos biológicos de la vida, se me acabó el sueño de la noche y desperté, como siempre, en mi cama de cuatro patas, colchón algo duro, sábanas arrugadas y cubrecamas en el suelo.

”Dormistes bien?”, me preguntó Pelle cuando me lo encontré en la cafeteria de turno.

“Dormi a la antigua”, la dije y agregué mientras bebia el primer café del día, “Asi como dormian los vikingos”.

“Y como dormian los vikingos?”, me preguntó sin levantar la vista de las estupideces del diario dominical que leia.

“Con los ojos cerrados”, le dije mientras me enteraba que en Copenhague, las fuerzas represivas de la policia habia arrestado ayer a 436 manifestantes de una marcha pacifica de más o menos tres mil personas, que protestaban por el cierre de la Casa de la Juventud de esa ciudad.

 “A los palos y lacrimógenas?”, preguntó Pelle.

“A los palos y lacrimógenas!”, le corroboré

“Ah!”, dijo y agregó dando vuelta la página número siete de su periódico, ”Es decir a la antigua”.

“A la antigua y de manera clásica”, le dije y prendi el primer pitillo del día para satisfacer a mis pulmones negros, mientras pensaba que las fuerzas policiales de cualquier país son la muestra más pura de las tradiciones de la sociedad que las engendra.


Cartas al autor

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris