Facebook Twitter Google +1     Admin

¿CUERPOS CON CICATRICES O DUEÑAS DE UN CUERPO POLÍTICO?

20070829082924-patriarcado.jpg

Sobre TV y política patriarcal 

 

Heridas abiertas, rostros quemados, cuerpos doloridos, mujeres sufrientes como santas católicas, víctimas, y luego: la explicación de las expertas... ¿Las propias agredidas no pueden explicarse? ¿Una sobreviviente de violencia no puede reflexionar sobre ética o política? ¿Una sobreviviente de violencia es “ignorante” de sí misma? Entonces ¿por eso “aguantó” y se sometió al agresor? Entonces, ¿el agresor es “enfermo” y “loco”, producto de la dictadura y la sociedad capitalista? Las víctimas siempre son vistas con benevolencia, perdonadas al fin y al cabo porque están muertas o medio muertas. Pasan a ser inofensivas. Y resulta que las mujeres menstruantes, copulantes, orgásmicas (multiorgásmicas según los expertos en sexualidad femenina) y sobre todo, pensantes, lucimos como amenazas (eso dicen, aunque yo no lo veo). Entonces pareciera que los comunicadores -como las emergentes comisiones de género de los partidos políticos de izquierda- vienen hoy a implorar el perdón para nosotras.  

¿Perdón por qué? Por el pecado original que nos envuelve como las “inmundas”, las pécoras, las brujas, las maracas, las locas, las lesbianas y las “satánicas” que somos -y que juran que somos-. ¿O perdonarnos por nuestro pecado pequeñoburgués de ser feministas? Ahí vea usted la opción que calza según la ideología.

La cosa es que para perdonarnos, nos victimizan. Somos en la imagen televisiva “pobres mujeres maltratadas”.

Y es que como amantes abandonadores, no pueden querernos ni un poco sino nos ven sufrir. Sólo desean la sangre, sudor y lágrimas nuestras, jamás el placer, la organización, la rebeldía o la propuesta política. La TV no es tan distinta a los malos amores, ni a los varones de las izquierdas que no quieren que hablemos de Feminismo, pero nos palmean la espalda si escribimos “femeninamente” de dolor y sufrimiento. El concepto Femicidio vende como los implantes de alguna bella, como los precarios escandalillos de un futbolista, como alguna batalla legal entre una joven diva y su ex marido anciano político y turbio. El concepto “Femicidio”, unido al último aliento de vida de una mujer que tuvo un cuerpo, sueños y una vida para vivirla, se adhiere a los productos de consumo social. Se incrusta en las horas televisivas que llenan el vacío de las mujeres regalando su trabajo doméstico, “acompañadas” por los matinales. Se revela reaccionario y chato en los programas nocturnos de reportajes que tantas mujeres ven, tal vez, para postergar el lecho violento, por simple aburrimiento o porque no pueden pagar cable.  

¿El Neoliberalismo no es Violencia contra las Mujeres? Lo elevamos de “crimen pasional” a Femicidio y lo hurtaron junto con otras producciones feministas, para reciclarlo como el rostro del Che Guevara en una sudadera comprada en grandes almacenes y con tarjeta de crédito.  De la Violencia Estructural Contra Las Mujeres, lo recortaron, lo editaron como el cuento de aquellas que nada entienden ni pueden decir sobre lo que les pasa sino es para relatar detalles dolorosos y exudar el miedo. La Violencia contra las Mujeres entonces, en esa media hora, en las conciencias de las televidentes, deja de ser un problema político, de política cultural de una sociedad patriarcal que se ensaña con las mujeres -como con otros grupos humanos esclavizados- y se vacía de contenido.

La Violencia de Género deja de ser una herramienta ideológica de dominio y control que desde la economía hasta el matrimonio busca someternos. Ya no es ideología que penetra en nuestras venas desde los cuentos de hadas hasta la publicidad de cerveza. Y sobre todo, en ese reflejo deformado y traicionero de un espejo que últimamente usa pantalla plana, no es un flagelo que enfrenten las activistas feministas, ni una problemática que mujeres sobrevivientes de violencia reflexionan en grupos de autoconciencia, desde sus propios discursos.

 Así las cosas, en tv como en la psiquis hegeliana de las izquierdas, el Patriarcado se diluye, desaparece y ya no le da los peores trabajos a las mujeres pagándoles sólo el 70 por ciento del salario masculino (en $hile). Tampoco usurpa los tiempos de las mujeres que subvencionan con trabajo doméstico hasta el 40 por ciento del producto nacional bruto (PNB) en países desarrollados, mientras que del total del tiempo de trabajo femenino, sólo un tercio obtiene remuneración -en contraste con las tres cuartas partes remuneradas del trabajo masculino-. También se niega que de los 815 millones de personas que pasan hambre en el mundo, el 56 por ciento son mujeres y el 36 por ciento, sus hijos e hijas (FAO). En definitiva, si la Violencia contra las Mujeres no es un problema político, entonces ¿qué andan haciendo unas cuantas mujeres en las calles, interviniendo el espacio público con sus megáfonos, con sus brigadas muralistas, con sus absurdas instalaciones, con sus poemas resentidos, con sus discursos de duros lenguajes, con sus pancartas moradas, con sus panfletos descarados? ¿Qué creen que hacen en sus grupos de autoconciencia bailando para sanar sus heridas, reconociendo su cuerpo para apropiárselo y hablando de feminismo para llevarle la contra al mundo? ¿Para qué escriben ensayos, artículos, libros, para qué producen saber desde sus cuerpos sexuados y políticos? Nada que ver con nada, el Feminismo es un vicio pequeño burgués, la política no vende, el discurso radical asusta y baja el rating… 

¡Hay mujer, si te han crecido las ideas, de ti van a decir cosas muy feas!

O en realidad, no van a decir nada, ¡nada de nada!

Victoria Morales Aldunate

Memoria FeministaFeministas Autónomas

memoriafeminista2004@yahoo.es

feministautonoma.blogspot.com   

Memoria Feminista

feministas autónomas.

¡NI UNA MUJER MENOS NI UNA MUERTA MÁS!


Comentarios

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris