Facebook Twitter Google +1     Admin

Impotencia obligada

20070807234830-resignacion11.jpg

La magia de un momento es tan efimera como el orgásmo de un buen polvo. Y el orgásmo de un buen polvo es tan efimero como la magia de un buen momento. Qué es una repetición de lo mismo? Ya lo sé! Y vaya entonces como un consejo para todos aquellos que no tienen nunca un rato agradable en sus vidas: o follan y lo pasan bien, o dediquense entonces  a la botánica y a coleccionar mariposas de todos los colores que nos ofrece el arcoiris de nuestra imaginación sin limites, porque la posibilidad de un orgásmo natural les está excluida.  

Lo siento! Pero la vida es asi. O al menos algunos – los señores que detentan el Poder, la ideología de moda y la religión dinosaurica – piensan que tiene que ser de esa manera. Y son ellos los que deciden. Pero siempre hay una salida. Y si la masturbación te permite ser feliz en tu intimidad, pues a  practicarla que el Universo es infinito.

 

El día de hoy, fue un buen día.

Y mañana de nuevo al laburo, para financiar nuestros pequeños buenos momentos en esta vida. Ah! Y para además poder pagar las malditas cuentas que se deslizan més a més en nuestro buzón, más el pago sagrado del arriendo de nuestras vidas que le debemos a cualquier manera de pensar. Como que si el solo hecho, de que nuestra pobre presencia en la Tierra ya nos hace culpables de su agonizar, no fuese mas que suficiente.

Y todos nacemos con un déficit irremediable en nuestras escualidas billeteras cada vez que expelimos nuestro primer chillido. Porqué será?

Háganle esa pregunta al cura de turno, la próxima vez que se vayan a confesar.

 

Carpe diem!



Cartas al autor

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris