Facebook Twitter Google +1     Admin

Sobre bandidos y cosas similares

20130223132641-sobre-bandidos.jpg

Muy en general, se podría afirmar que el mundo está compuesto por bandidos, y no bandidos. Los primeros son las clases políticas de todo el mundo, las monarquías caducas y parasitarias, los militares, la policía, los abogados, los notarios, el Poder Judicial de cualquier país, la mayoría de los curas, obispos y sacristanes, e incluso los monaguillos que cortan las hostias sin lavarse las manos, los financistas de toda laya, los directores de bancos, los secretarios generales de cuanto partido político existe, los alemanes del sur de Chile, los latifundistas, los presidentes de todos los pobres países del mundo, de la FIFA, de la UEFA, de la ONU y de la UE, los dueños de la información televisiva, escrita, hablada o digital, los taxistas, mi jefe, los jefes de él, el que me arrienda el departamento, y el director del Registro Civil chileno, por haber aceptado que me inscribiesen en la comuna de Independencia, después que se enteró que me dio por dármelas de exiliado, cuando mi madre me parió en Santiago Centro, y el Homosaurio decidió que era hora de cortar mis vínculos familiares con mis padres, y que empezase a volar con alas propias, muy lejos del país que me vio nacer.

Como ven , la lista no es corta! Pero a pesar de eso, los “no bandidos” son la abrumadora mayoría de los ciudadanos comunes y corrientes de todo el mundo que, mes a mes tienen que dar vuelta cada centavo, y estirarlos para hacer que la economía casera funcione de manera más o  menos digna. Dentro de este contexto entonces, la olla de corrupción que se está destapando en España, con el reyecito de juguete (cual monarquía sueca) Juan Carlos a la cabeza, es una muestra más de la arrogancia de la “clase pudiente” que, vez por vez, utiliza su poder para hacer lo que le de la gana. Es una provocación sin nombre, si se tiene en cuenta que, muchos ciudadanos españoles y griegos han elegido el camino del suicidio como único desenlace a sus problemas económicos.

Solución? Hmmm… si la tuviese, queridos amigos, ya estaría dirigiendo la protesta mundial contra el capitalismo salvaje, con el riesgo de tener privilegios que, no harían - tal vez! - más que corromper mi débil alma de ser humano algo despistado e ingenuo. Pero un tsunami de protestas populares en todo el mundo, que ahoguen para siempre al sistema político que nos intenta destruir, es algo que considerar. Y mientras esperamos que llegue - o que lo provoquemos! - amar no es una mala idea, digo yo...

Ama et qod vis fac!

 

Comentarios a:

Guillermo Ortiz-Venegas ®

guillermo_suecia@hotmail.com

Comentarios » Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris