Facebook Twitter Google +1     Admin

Amanecer hipócritacristiano

20070524042709-extravagancia1.jpg

Quise escribir sobre un amanecer en mi ciudad, y me encontré que problematicas aparatosas distraen mi atención. Tal vez lo mejor es irme a descansar para, dentro de unas horas, entender mejor qué es lo esencial. Pero con toda seguridad que cuando me despierte, los quehaceres mundanos volveran a enturbiar mi descripción de no sé qué y todo quedará igual.

La falta de control sobre lo que sucede a mi alrededor, es algo que me irrita. Y a veces me parece que la posibilidad de crearnos enemigos es más fácil que la de tener amigos. Y porqué? pregunto. Pues porque la amistad exige esfuerzos, entrega y hasta sacrificios. En cambio el odio no necesita mas que ser encendido para que siga su propio camino, casi independiente de nuestra capacidad de controlaro. Es más fácil entonces tener enemigos. Y a veces son hasta necesarios para desahogar todas nuestras frustraciones. La proyección, según Freud.

Pero si mi vecino no puede pagar mi alquiler y todas mis otras cuentas, por supuesto que lo odio, o...? Y la próxima vez que venga a pedirme prestada la máquina electrica para cortar pasto, le diré que... si! por supuesto! como no? Y hasta le daré consejos de como obtener un césped mejor que los que puedan ofrecer los clubes de golf, cuando en el fondo lo unico que quiero, es que no use más mis pertenencias. Frustración? tal vez. Time out entonces que me voy a dormir, a ver si mañana todo es más claro que el confuso día de hoy.

Y ella estará como siempre rodeada en su aureola de blanco y negro, esperando que le diga "buenos días" o simplemente nada. Asi como siempre. Pues no hay nada mejor que el callar para aprobar, reprimir, aceptar o condenar. Buenas noches entonces, music lovers,  que el verano es corto y el invierno larguiiiiiiiiiiiiiiissssssssssimo.


Cartas al autor

Comentarios » Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris